El “Zurdo” López y su vida apasionada por Unión Central

Detrás del alambrado. EL “Zurdo” se emociona con el fútbol y no es para menos. Su querido Unión Central volvió a una final tras 27 años

El exjugador y entrenador se refirió a la última final de la Liga y su llegada al club que lo vio crecer. Un campeón del fútbol y un emocionado de contar la historia como él la vive

Detrás del alambrado. EL “Zurdo” se emociona con el fútbol y no es para menos. Su querido Unión Central volvió a una final tras 27 años
Detrás del alambrado. EL “Zurdo” se emociona con el fútbol y no es para menos. Su querido Unión Central volvió a una final tras 27 años

Miguel Angel López reconoce que el paso del tiempo hace que el fútbol vaya tomando distintos sabores. Será quizás que con más tranquilidad para ver y analizar es posible llegar a otros puertos donde el fútbol también tiene lugar para la reflexión.

El “Zurdo” habló de su querido club y dejó sus impresiones:

-¿Cómo nació el amor por Unión?

-Me vine de Ticino a Villa María desde muy jovencito. Tenía apenas 10 años, y a los 12 ya había firmado para Unión Central para iniciar las inferiores. Lógicamente que desde aquel entonces los colores “aurinegros” quedaron marcados para toda mi vida, como así también los grandes amigos que este club me permitió tener y mantener.

-¿Qué cosas se le vienen a la cabeza cuando habla de Unión Central?

-Muchas. Quizás me olvide de varias importantes si menciono alguna. Así como he vivido mi vida a través del fútbol, Unión Central es parte de todo esto. Se quedó en mi corazón para siempre y es uno de los tantos amores que me ha dado el fútbol, pero tenerlo desde muy chico sin dudas que lo hace muy especial. Me quedó registrado en el alma.

-¿Cómo vivió la última final de la Liga Villamariense?

-Nosotros los de Unión siempre nos hemos caracterizado por sufrir bastante en todo sentido. En realidad, Unión nunca ha sido un club que tuvo facilidades en la parte económica para emprender grandes cosas. Todo lo contrario, siempre vivió continuas dificultades para armar un equipo, ser regular y esas cosas que todo club desearía… De todos modos, eso siempre lo reemplazó con el “punto norte” que siempre ha tenido, con la esperanza e ilusión de alcanzar con esos recursos los objetivos. Recuerdo que cuando jugaba también hemos perdido algunas finales, incluso injustas. Cuando digo injustas me refiero a que pudimos haberlas ganado, pero por esas cosas del fútbol no se dio. Me remontó a esto porque si analizo la segunda final con Yrigoyen, donde Unión ganó el partido agónicamente y sobre la hora, parecía que la historia podía tener otro destino. Lo cierto es que en esta última final había un gran equipo del otro lado, por eso no se puede hablar de injusticias. Yrigoyen además de haber jugado muy bien las tres finales creo que reflejó en la definición, la fortaleza que tuvo durante todo el campeonato. Es un bicampeón más que merecido.

Más allá del desarrollo del último partido, me significó en lo personal algo muy emotivo. Reencontrarme con viejos amigos, con viejas ilusiones, con viejos sueños de ser campeón… de veras que me ha causado mucha satisfacción. Volver a Unión Central, estar con toda la gente nuestra, y en medio de este contexto, me ha dado una emoción que hacía muchos años no sentía. En ese aspecto, el reencuentro de tantas cosas, principalmente espiritual, me llenó de felicidad y mitigó en parte la derrota.

-¿Qué creé que pasará con Unión Central en 2016?

-Soy optimista y vamos por la revancha. Creo que esta vez será la nuestra.

“Beto” Arce

Print Friendly, PDF & Email
FacebooktwitterFacebooktwitter