Buena oportunidad para la prevención del dengue

La creencia de que el dengue se combate con químicos, perjudica la real solución, que es la limpieza completa de reservorios en cada manzana

«Estas semanas son clave para controlar la presencia de criaderos de mosquito», afirmó el Grupo de Estudio de Mosquitos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA

La creencia de que el dengue se combate con químicos, perjudica la real solución, que es la limpieza completa de reservorios en cada manzana
La creencia de que el dengue se combate con químicos, perjudica la real solución, que es la limpieza completa de reservorios en cada manzana

El mosquito domiciliario aedes aegypti, capaz de transmitir y amplificar los virus dengue, chikungunya y zika durante el último período estival, dejó huevos latentes que pueden limpiarse de los recipientes domiciliarios antes de otro ciclo de nacimiento, afirmó el Grupo de Estudio de Mosquitos.

«Estas semanas son clave para controlar la presencia de criaderos de mosquito», afirmó en la columna de reflexiones urbanas este grupo de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA).

Durante fines del otoño y el invierno las temperaturas frías afectaron la actividad de los insectos adultos y la epidemia se detuvo, quedando la población de mosquitos «representada principalmente como huevos de resistencia pegados en las paredes de los recipientes», advirtió el biólogo Nicolás Schweigmann.

Los huevos suelen morir por exposición del recipiente al Sol, por depredadores artrópodos que se los comen, o porque los recipientes fueron descartados o lavados por el hombre.

Sin embargo, «huevos sobrevivientes en la temporada invernal serán los progenitores de las nuevas generaciones de mosquitos en la primavera siguiente», describió el investigador.

Así, la inacción humana redunda en que las poblaciones de mosquitos vuelvan a aumentar a niveles riesgosos.

«Es por ello que debemos celebrar las iniciativas de prevención invernal, que debieran sostenerse solidariamente a escala de manzana durante todo el año», alentó Schweigmann.

La recomendación para clima frío es «eliminar todo posible criadero y controlar los huevos pegados en las paredes de las rejillas de desagües con agua hirviendo».

«Los vecinos de cada manzana tienen que asegurar la ausencia de criaderos y el estado debe hacer lo mismo para que las manzanas donde se encuentran los edificios públicos, como escuelas y hospitales, se encuentren libres de aedes aegypti», enfatizó.

 

Por los viajes al exterior

La aparición temprana del dengue en 2015 derivó en un aumento de casos autóctonos cercanos al 53%.

Es el aumento de casos respecto a 2009, informaron expertos del Grupo de Estudio de Mosquitos, quienes aseguraron que el crecimiento se debió a que por el incremento de viajes al exterior, la circulación del virus comenzó a mediados de noviembre de 2015, tres meses antes que hace siete años.

Según el boletín de vigilancia del Ministerio de Salud de la Nación, 41.207 casos fueron confirmados como autóctonos, contra los casos de 2009 que habían alcanzado un total de 26.923.

«El año pasado muchos argentinos viajaron fuera del país en 2015, un dato epidemiológico a tener en cuenta que sumado a las dificultades del ‘paradigma químico’ que aún padecemos terminó elevando los casos en un 53%», señaló Schweigmann.

Para el experto «no hay un solo factor para que la epidemia de dengue en Argentina haya trepado el 53% este año; a más casos importados (por la movilidad que hubo en el país) también debe incluirse que continúa afectando la creencia de que ‘todo se soluciona con químicos'».

«Esta tendencia ha retrasado el éxito de la excelente consigna ‘sin mosquito no hay dengue’ porque la manera de combatir el vector del virus no es fumigando parques ni limpiando cada uno su patio», explicó Schweigmann, quien aseguró que conocer la biología del insecto es fundamental para evitar su proliferación.

Para el GEM, «sólo un acuerdo solidario con los vecinos en favor de la salud colectiva permitirá limpiar las casas de una misma manzana simultáneamente, porque el mosquito vuela en ese radio, no cruza la calle. Eso es lo que va a garantizar el éxito y en agosto estamos justo a tiempo para evitar otra epidemia el próximo año».

El informe del boletín de vigilancia señaló que las primeras 30 semanas epidemiológicas de 2016 (del 3 de enero al 31 de julio) en Argentina se notificaron 76.803 casos con sospecha de dengue incluyendo probables, confirmados, descartados y en estudio.

De ellos, 41.207 corresponden a casos confirmados o probables autóctonos distribuidos en 15 jurisdicciones del país, mientras que 2.681 a casos confirmados y probables importados, distribuidos en 23 provincias.

Print Friendly, PDF & Email