Soledad Frola: “Sin mosquito no hay dengue, zica ni chicungunya”

Gabriel Plaza y Soledad Frola, durante la entrevista concedida a EL DIARIO

El director médico y la infectóloga de la Clínica de Especialidades proponen medidas al alcance de la mano para prevenir las tres enfermedades que transmite el mosquito y explican a qué síntomas hay que estar atentos

 

Gabriel Plaza y Soledad Frola, durante la entrevista concedida a EL DIARIO
Gabriel Plaza y Soledad Frola, durante la entrevista concedida a EL DIARIO

“El dengue, el zica y la chicungunya son transmitidos por el mismo mosquito: el Aedes aegypti, por lo que debemos tratar de erradicarlo y prevenir su presencia. Sin mosquito, no hay dengue, zica ni chicungunya”, sañala con claridad meridiana y sin vueltas la infectóloga Soledad Frola, de la Clínica de Especialidades de Villa María, quien, junto al director médico del mismo centro de salud, Gabriel Plaza, dialogaron con EL DIARIO con la intención de realizar un aporte para la prevención de estos tres males que ya están instalados en el país y son epidemia.

Aedes aegypti, el único mosquito transmisor de las tres dolencias
Aedes aegypti, el único mosquito transmisor de las tres dolencias

“La primera medida que hay que tomar es descacharrar los patios y terrenos donde pueda haber recipientes para agua estancada y desmalezar; además de usar repelente, en el caso de los adultos; tejido mosquitero para los bebés, que no pueden usar repelente, recurrir al tul para evitar que los mosquitos los piquen”, aporta Plaza, apelando a medidas que están al alcance de la mano de todos.

Ambos porfesionales no dudan en recomendar, a coro, que “ante el menor síntoma, hay que recurrir al médico para realizarse pruebas, sobre todo, pacientes viajeros que hayan ido al norte del país o al resto de Lationoamérica”.

 

Los síntomas

En el caso del dengue, los síntomas ya han sido largamente difundidos pero, como es mejor prevenir que curar, volveremos a enumerarlos para los desprevenidos: cuadro febril agudo (más de 38 grados); dolores articulares o musculares; náuseas y vómitos.

“Cuando hay una combinación de dos o más de estos síntomas, hay que consultar al médico y hacer los análisis, para descartar o agarrar la enfermedad a tiempo”, apunta Frola.

“Detectadas a tiempo, el dengue y la chicungunya son efermedades tratables y curables”, abunda Plaza.

“Además, no sólo hay que analizarse por uno mismo, sino por quienes lo rodean, familiares y vecinos, porque el mismo mosquito que pica a uno puede picar a otros”, señalan.

“En el caso puntual de la chicungunya, a los síntomas anteriores hay que agregar que, especialmente, se manifiesta con dolores articulares muy, muy fuertes, que obligan al afectado a guardar cama. En el idioma africano de donde proviene la dolencia, la palabra chicungunya significa el que se dobla de dolor. Eso lo dice todo”, explica Frola.

Ambos profesionales recomiendan sobre todo estar atentos a las poblaciones de riesgo, que son los niños, las embarazadas y los pacientes con problemas crónicos.

Estamos en estado de alerta, aunque esto no quiere decir nada catastrófico, sólo que debemos estar atentos y reaccionar ante el primer síntoma.

 

Asintomático

En cambio, en el caso del zica, la infectóloga señala que “es una enfermedad asintomática, que podemos tener y no darnos cuenta que la tenemos. Por lo tanto, al menor síntoma febril, en pacientes viajeros, se recomienda hacer los análisis, porque así se puede diagnosticar”.

“Por el momento, para el zica, sólo existe la prevención, aún no se ha encontrado la cura, pero es importante detectar la anfermedad”, concluye el director médico.

 

Print Friendly, PDF & Email