Brown prueba con su estilo. El norteamericano dio pelea en todas, pero también sintió el desgaste del final

En un partido parejo, Unión de Santa Fe fue más efectivo en los últimos tres minutos y venció 94 a 86 al León, que siga con la espina por no poder ganar de visitante

Brown prueba con su estilo. El norteamericano dio pelea en todas, pero también sintió el desgaste del final

Ameghino estuvo a pocos minutos de quedarse con algo bueno como visitante, pero se desinfló sobre el final de su partido ante Unión de Santa Fe, en un polémico partido, que terminó finalmente con el triunfo de los locales (94-86).

El equipo dirigido por Pablo Castro se vuelve entonces sin alegrías en su visita a Paraná (cayó ante Echagüe) y Santa Fe (Unión), por lo que ahora pondrá la cabeza en retomar la senda del triunfo en condición de local.

Precisamente, en su cancha, Ameghino le había ganado a Unión por un punto (85-84) y esperaba una revancha similar en Santa Fe.

Tal como se pensó, el partido se dio peleado, con altibajos por parte de los dos equipos, aunque con un Ameghino más enfocado en su posición de ataque que en el partido ante los paranaenses.

En ese contexto, Unión se llevó apenas por dos puntos el primer parcial (25-23), pero Ameghino salió con todo en el segundo, poniendo en órbita a la figura de Juan Abeiro, quien otra vez volvió a ser el goleador del equipo (22), apoyado por un Tyrrel Brown efectivo también, en ciertos pasajes. Entonces el León ganó 20-14 el segmento y se fue a los vestuarios con un triunfo importante.

El segundo tiempo tuvo a Unión lanzado por descontar, lo que pudo hacer gracias a la eficiencia de Cambronne. Sin embargo, cuando el partido estuvo más parejo, se dio la polémica salida de la figura de Ameghino hasta entonces, Abeiro, por cinco faltas cometidas.

Eso debilitó la performance del León, que si bien mantuvo la paridad hasta el inicio del último cuarto, careció de argumentos para ganar.

Unión supo ampliar la ventaja con un triple de Miguel Isola y eso terminó por liquidar al León, ya sin Abeiro y con un desgaste físico que sienten más los visitantes.

El bajón deberá quedar atrás rápidamente, mientras Castro y los suyos preparan lo que se viene, que será un nuevo duelo contra Echagüe, pero en Villa María, el próximo sábado.

Print Friendly, PDF & Email