Aarón, el perro pescador

El pescado es una excelente fuente de proteína para los perros y al mismo tiempo es bueno porque es bajo en grasas saturadas. También, el pescado es una fuente natural de omega 3, un aceite que ayuda a las articulaciones de los perros, previene la artritis, hace maravillas por la salud de la piel y el pelo y refuerza su sistema inmunológico, especialmente en canes viejitos.

El pescado también es una gran opción cuando estás tratando de que tu perro pierda un poco de peso.

El más usado en las dietas de perros, ya sea en croquetas o en latas, es el salmón. El salmón es uno de los pescados con más omega 3 y además es delicioso, por lo que a tu perro le encantará probar este nuevo sabor.

¿Sabrá todo esto el protagonista de esta historia?

Para más detalles, hablamos de Aarón, ya considerado el “perro pescador” de Villa María, que días atrás sorprendió a su dueña llegando a casa con un pez vivo en la boca, moviendo la colita.

Según relató quien tiene al perro todos los días, Aarón es un perro muy especial en su manera de desenvolverse, más allá de que no deja de ser uno más en la calle.

“Aarón se levanta muy temprano y me va a despertar con su hocico húmedo para que le abra la puerta para ir a jugar, para dar inicio a una nueva a ventura. Y como vivimos cerca del río sale a caminar por la costanera con su banda de amigos, ya que le encanta”, comenta ella.

Con los perros del barrio, Aarón se pierde por las mañanas y se transforma en callejero, fundiéndose con los verdaderos callejeros que muchas veces lo miman y otras lo pelean. 

“Juntos salen a recorrer el río y a disfrutar sobre todo los días de sol”, dice su dueña. 

Sin embargo, una vez la aventura empezó transformarse en un día de pesca para Aarón.

El perrito, de aproximadamente 1 año y medio de vida, volvió a su casa -a más de 150 metros de las aguas- con un bagre en su boca. “Y para sorpresa mía y de mi querida vecina, estaba ¡vivo!”, comentó la mujer, que prefirió que no trascienda su nombre.

“El pescado no tenía siquiera un rasguño, así que con mi vecina tuvimos que regresarlo a las aguas del Ctalamochita”, añadió. 

“Con este tipo de situaciones, Aarón, un perro simple de pelo color marrón dorado, juguetón, cazador, cariñoso y osado se incorporó a mi vida para llenarla de un amor genuino y sincero, transformándose en un gran compañero dispuesto a sorprendernos con sus aventuras”, afirma su dueña.

Curiosamente, Aarón es un perro mestizo que, prácticamente desde el nacimiento, vivió con su dueña. Se destacaba por su inteligencia desde pequeño, aunque es desde hace poco tiempo que pasó a convertirse en pescador, buscando siempre la costa del lago.

La facilidad de su pesca se puede explicar en su buen olfato, su velocidad con el hocico y su facilidad para el nado, ayudado en su cuerpo liviano.

En cuanto a las razas, un auténtico campeón supo ser el conocido como perro de aguas portugués, que posee un cuerpo robusto y muy musculoso, y se destacó siempre para la pesca. No obstante, en la actualidad no es utilizado para ello, aunque es una lástima, dado que tiene un excelente olfato y nada estupendamente.

Aarón desconoce este tipo de cosas. A él sólo le gusta que le abran la puerta para escaparse un ratito al río.

Print Friendly, PDF & Email