Anuncian la construcción de 100 mil casas por año

La línea que se incluiría para compra de viviendas ya construidas se habría pensado para frenar el efecto de incremento de precios de los terrenos

Habría una mayor diferenciación según el nivel socioeconómico de cada familia. Además se incluiría una nueva línea para permitir la compra de viviendas ya construidas

La línea que se incluiría para compra de viviendas ya construidas se habría pensado para frenar el efecto de incremento de precios de los terrenos
La línea que se incluiría para compra de viviendas ya construidas se habría pensado para frenar el efecto de
incremento de precios de los terrenos

El Gobierno nacional prevé relanzar el Plan Procrear con una meta de construir 100 mil casas por año. Entre los cambios previstos respecto del esquema actual habría una mayor diferenciación según el nivel socioeconómico de cada familia, tanto en la prioridad de acceso como en las tasas de interés aplicadas, y se incluiría una nueva línea para permitir la compra de viviendas ya construidas.

Emilio Basavilbaso, nuevo titular de ANSES
Emilio Basavilbaso, nuevo titular de ANSES

Esto último se haría para frenar el efecto de incremento de precios de los terrenos que se registró en varios puntos del país, a partir de la mayor demanda para poder aplicar al crédito.

Los lineamientos de cómo será relanzado el plan de acceso a la vivienda que comenzó con el Gobierno kirchnerista fueron explicados por Emilio Basavilbaso, director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) al diario La Nación.

El funcionario también dijo que elevarán los montos tope de los préstamos, porque los actuales “no permiten muchas veces terminar las obras”.

«Nuestra apuesta es multiplicar el Procrear», sostuvo Basavilbaso, agregando además que el relanzamiento será «lo antes posible» y “procurando que el programa sea sustentable, es decir que no le haga perder valor al fondo de garantía previsional, de donde salen los recursos, frente a la inflación”.

Para eso, el funcionario señaló que, por ejemplo, “se evitará subsidiar a quienes, por sus ingresos, podrían pagar una tasa de mercado. Hoy los créditos se otorgan con tasas que se diferencian según el nivel socioeconómico de cada familia, pero que tienen topes de entre 14% y 19%, según el destino que se le da al dinero y la zona del país. Es decir, son topes que quedan por debajo de la inflación anual, lo que lleva a hacerle perder valor real al fondo”.

Basavilbaso comentó también que entre las alternativas en estudio está “lograr la participación de bancos privados en el esquema de financiamiento” y no descartó “la aplicación del proyecto que tiene bajo análisis el Banco Central para habilitar créditos hipotecarios sobre la base del uso de una unidad de cuenta que se ajuste periódicamente por un índice, en un esquema similar al que funciona en el mercado chileno”.

El director de ANSES, quien hasta el año pasado estuvo a cargo del Instituto de la Vivienda de la ciudad de Buenos Aires, dijo que “en la jurisdicción porteña se hizo una prueba piloto con un esquema de esas características”.

“Salió muy bien, pero no hubo tiempo de extenderlo», dijo.

Otro de los cambios previstos para el Procrear es establecer un nuevo sistema de prioridades para el acceso en el que se sumen puntos por variables como la cantidad de hijos, la presencia de personas discapacitadas en la familia o el acceso actual a agua o cloacas, según ejemplificó Basavilbaso. «Esta estructura tiene que ser transparente y debe haber un organismo de contralor; en el caso de la ciudad teníamos a la UBA, que nos auditaba», explicó al mismo matutino.

Además aclaró que “el programa no dejará de adjudicar préstamos a sectores medios altos, pero no serán los prioritarios ni recibirán subsidio a través de las tasas, según el esquema previsto”.

«Hay subsidios muy grandes a quienes no los necesitaban. Si hacemos esto de una manera inteligente, podríamos ayudar a muchas más familias», afirmó.

Según un informe difundido por ANSES, pocos días antes de que el anterior director ejecutivo, Diego Bossio, dejara su cargo, entre junio de 2012 y noviembre de 2015 se pusieron en marcha 200.468 proyectos, de los cuales 171.143 fueron por líneas individuales. Entre ellos se consignó que hay 121.289 obras terminadas y que otros 29.325 corresponden a desarrollos urbanísticos que realiza el Estado. Basavilbaso comentó que se está haciendo ahora una auditoría para determinar cuántas fueron las obras que pudieron terminarse y cuántas no, básicamente por insuficiencia de fondos.

 

Print Friendly, PDF & Email