Aquí está el bicampeón

Talleres de Ballesteros, dirigido por el “Chano” Sandro Cepeda, derrotó 2-0 a Unión de Ordóñez, volvió a ganar el torneo de ascenso y se aseguró su retorno a la máxima división

Toda la algarabía por el "bi" y el ascenso de la gente y de los jugadores de Talleres
Toda la algarabía por el «bi» y el ascenso de la gente y de los jugadores de Talleres

Escribe: Alexis Zegatti. Fotos: Osvaldo Carballo

Talleres de Ballesteros cerró un 2015 magnífico, al convertirse en el campeón del Torneo Clausura de la divisional B de la Liga Bellvillense de Fútbol, tras vencer 2-0 a Sportivo Unión de Ordóñez.

En la primera parte del año, el equipo de Ballesteros superó al poderoso Complejo Deportivo de Justiniano Posse. En consecuencia, los dirigidos por Sandro “Chano” Cepeda son de la A y lograron quedar en la historia grande del club tras conseguir dos títulos consecutivos.

Ayer la serie se definió en cancha de la “T” luego de igualar en el primer encuentro.

Desde el inicio el local intentó sorprender al rival y salió a buscar el encuentro, pero enfrente el “lagarto” no le hacía las cosas sencillas y hasta por momentos tuvo ráfagas de buen juego, pero sin riesgo para el campeón.

A Talleres le costaba llegar con claridad al arco defendido por Arnulfo y las ocasiones que tuvo fueron a través de pelota parada.

A los 5m un córner fue conectado por Tadeo Albiero y el uno de la visita se lució tapando el cabezazo. Luego Bertoldo escapó por izquierda, envió un centro pasado para el ingreso de Juan Ribero que buscó conectar al ex-Alem. Pero el “lungo” no llegó a definir.

La primera para la visita fue al cuarto de hora, también desde una pelota parada: el arquero salió mal y uno de los defensores de la T despejó. A los 23’ llegó una de las primeras polémicas de la tarde: Centro de Astudillo, Córdoba por detrás de todos la metió dentro de la montonera y el balón terminó dentro del arco, pero el asistente cobró posición adelantada.

Sportivo creció futbolísticamente, se adelantó en el campo y generó riesgo. A los 34m Balsells la perdió en la salida ante la presión de Astudillo que, sin ángulo, definió imperfecto.

Pero Talleres no se quedó y respondió con ocasiones claras. A los 40’ Bazán intentó con un tiro libre que Arnulfo envió al córner. Dos minutos después Juan Ribero desbordó por derecha y envió un centro preciso a la cabeza de Albiero que fusiló a Arnulfo, pero el uno respondió de manera espectacular.

En la siguiente, otra polémica le permitió a Talleres lograr la ventaja. Albiero ganó en el corazón del área chica tras un tiro de esquina, Arnulfo voló y sobre la línea despejó el balón que se metía dentro del arco. Pero Rodríguez, a instancias de su asistente Cabrera, convalidó el gol y le dio la ventaja al equipo local.

Mientras los hinchas del local festejaban, el verde movió y Joaquín Ribero derribó en el área a Córdoba. Penal para la visita. El encargado de patear fue Palavecino, sin embargo, Ribero desvió el remate con sus pies y tranquizó a los locales.

En la segunda parte, Talleres salió con la intención de cerrar el encuentro. Y desde el inicio lo tuvo.

Iban dos minutos cuando Bazán no pudo culminar una gran jugada de Bertoldo que por izquierda escapó y envió un centro peligroso. El balón pasó de largo y por detrás apareció Juan Ribero que remató con destino de gol, pero Arnulfo desvió; ese rebote fue captado por Bazán que cabeceó y en la línea apareció un “defensor salvador” para evitar la ventaja.

Mientras Sportivo ponía delanteros, Cepeda buscaba oxígeno para su equipo y metió al histórico Españon, el juvenil Villaba y Sierra para cerrar espacios y aguantar el triunfo.

A los 25’, con Sportivo desordenado e intentando igualar, Talleres encontró los espacios y fabricó una contra letal: Pelotazo de Juan Ribero para la corrida en solitario de Acuña que fue derribado al enfrentar a Arnulfo. Penal para el local.

Bazán se encargó de patearlo y con mucha tranquilidad definió al palo izquierdo del uno que voló hacía el otro lado. 2 a 0 y algarabía en Ballesteros.

Sobre el final quedaron algunos intentos en vano de la visita que puso mucha gente en ofensiva, pero no logró superar con claridad a la defensa del campeón para descontar.

Talleres terminó gritando bicampeón y logrando el pase a la máxima categoría de la Liga Bellvillense.

Los jugadores soltaron la emoción tras el pitazo final
Los jugadores soltaron la emoción tras el pitazo final
Print Friendly, PDF & Email