Bellas Artes está de feria

arte-jovenLa 3ª Feria de Arte Joven tendrá hoy su segundo y último día de actividad. Será en el salón principal de la Escuela de Bellas Artes «Emiliano Gómez Clara» (Rawson 1650), de 11 a 22.

En cuanto a las actividades específicas, el tema del día será “Arte y Diseño” y tendrá una charla de la arquitecta Susana Accastello (docente de la casa) y una conferencia por Skype de la artista y docente Celeste Martínez y el escultor cordobés Gustavo Piñero.

A las 16 horas habrá cine-debate con la proyección del filme “El hombre de al lado”, de Gastón Duprat.

No se trata de una feria en el sentido estricto ni de la creación de un punto comercial, porque el objetivo final del “Arte Joven” no es sólo la venta, sino que es, al decir de la profesora Gabriela Manfredi “la producción de los alumnos para insertarse en el mercado del arte, esa lógica que atraviesa toda la actividad humana”.

Contame la génesis de este proyecto.
-Nació en la cátedra de “Estética y Teoría del Arte”, que dicto en cuarto año. Pero a la Feria la organizan los alumnos como trabajo final. En esa materia reflexionamos sobre el mercado del arte y la obra concebida como mercancía. Como siempre me cuestioné lo que pasa en otras ciudades más cosmopolitas, decidí pasar a la acción. Y me dije que si somos una escuela donde se genera obra permanentemente, era fundamental la creación de un espacio para revalorizarla. Es un compromiso muy grande poner en práctica lo que uno teoriza.

¿Qué relación tienen los estudiantes con lo que producen?
-Muchas veces tienen baja la autoestima porque les cuesta desprenderse del objeto creado. Pero otras veces, lo dejan abandonado en los pasillos, exhibido de por vida, porque no pueden vender. La idea es que esas obras estén expuestas en situación de compra y decirnos a nosotros mismos que si éste va a ser nuestro trabajo, larguemos ahora mismo, empecemos a producir de una vez para insertarnos en el mercado. Creo que una de las finalidades de la escuela es, precisamente, generar estos espacios.

¿Son los propios estudiantes quienes ponen precio a cada obra?
-Sí, pero ese es todo un tema. Generalmente ponemos un piso porque a ellos les cuesta pensar que una obra suya puede valer 500 pesos. Es difícil poner un precio cuando no hay un mercado que te regule y vos aún no te considerás profesional.

¿Cómo fueron las ediciones anteriores de la Feria?
-Nos ha ido mucho mejor de lo que esperábamos porque se acercó mucha gente y se vendieron algunas obras. Si bien hubo un público conocido de los alumnos o relacionado al mundo del arte, también se acercaron empresarios y eso fue muy positivo. Para esta exposición tenemos unas 50 obras de 30 alumnos y también trabajos de exestudiantes. Hay dibujos, pinturas, grabados, collages, bordados y esculturas.

Iván Wielikosielek

 

Print Friendly, PDF & Email