Casi 4 de cada 10 cordobeses no terminó la escuela primaria

Schweizer dijo que apostarán a un modelo que escuche al alumno para adaptar la metodología a la persona

Los relevan en la ciudad para poner en marcha la alfabetización

Schweizer dijo que apostarán a un modelo que escuche al alumno para adaptar la metodología a la persona
Schweizer dijo que apostarán a un modelo que escuche al alumno para adaptar la metodología a la persona

No hay datos locales sobre la población que no sabe leer ni escribir, pero el contexto no es alentador.

Cuando hace dos semanas el intendente Martín Gill lanzó el programa de alfabetización y de terminalidad educativa señaló, ante una pregunta, que en el Departamento General San Martín había 2.500 habitantes en esa situación, de acuerdo al último censo.

Ahora, la titular de Educación del municipio, Margarita Schweizer, dijo a EL DIARIO que se trabaja para relevar esa información a nivel villamariense, al tiempo que graficó el cuadro con los números de la provincia de Córdoba según el Censo 2010.

“En la provincia, de una población de 5 años de edad o más, que son poco más de 3 millones de personas, sólo 2.072.030 asiste o asistió a un establecimiento educativo”, indicó. Luego desmenuzó: 528.839 habitantes alcanzaron a completar la primaria, 445.420 alcanzaron a completar el secundario, 135.490 finalizaron estudios terciarios, 170.782 concluyeron estudios universitarios y 13.573 obtuvieron títulos de posgrado.

“O sea que si globalizamos, quienes a 2010 habían terminado la primaria era un 63% de la población, lo que nos daría casi un 40% que no. Esta última es una cifra muy alta, muy alta”, declaró la funcionaria.

Lineamientos

Schweizer fue entrevistada por EL DIARIO en la sede de Sarmiento y San Martín, donde hasta diciembre funcionó la Universidad Popular. Allí habló sobre los lineamientos del programa de alfabetización, que aspiran a poner en marcha a fines de agosto, aunque aclaró que esta fecha “es estimativa”.

“La Dirección de Educación de Adultos creada en esta Secretaría tendrá a su cargo el abordar una compleja problemática, con alfabetización, terminalidad de niveles Primario y Secundario, educación de jóvenes y adultos en general y educación para el trabajo”, ratificó.

Dijo que en Argentina el analfabetismo pasó del 2,6% del año 2001 a 1,9 en 2010, y que si bien “hubo descenso, no significa que eso cubra las necesidades de una amplia gama de demandantes y a veces no demandantes”.

“La educación es un organismo vivo y como tal tiene que responder a las demandas que se van generando en el seno de la sociedad y que generalmente están sostenidas por enormes cambios, incluso en este momento podemos hablar de cambios de paradigmas. Estamos requiriendo otro tipo de respuestas, que no es la estrictamente tradicional, lo que hace que estemos con la mirada muy atenta sobre el tipo de propuesta a hacer. Lo que importa es que quien necesita el servicio sea captado, se lo motive y crezca su interés, en vez de que deje la tarea que ha comenzado”, ilustró.

 

Viene de página 3

 

Contó que buscan obtener datos sobre la situación villamariense y estimó que lograrán conocer el porcentaje de analfabetismo. Más allá de esto, apuntó que no miran la demanda “sólo cuantitativamente sino cualitativamente, porque no es bueno ni debe ocurrir que la persona esté sin ser alfabetizada”.

Cuando se le preguntó cuáles serán las sedes en las que se concretará el plan, dijo que no están establecidos los puntos fijos pero sí el criterio: llegar a todos los lugares en que se necesite. “No es intención alfabetizar generando más centros de los que hay, tenemos CENMA y establecimientos que dependen de la provincia, no pretendemos superponer esfuerzos, queremos ir adonde la gente no llega, ir a barrios, MuniCerca y demás”, indicó.

Y recalcó que pondrán en marcha un modelo que “prefiere escuchar a aquel que llega para adecuar la propuesta, no será un modelo impositivo, sino enseñar lo que hay que enseñar -eso no se negocia- pero viendo con los grupos de qué forma. El modelo a elegir no homogeneiza: somos personas y por eso somos individualmente personas”, agregó.

Consultada sobre qué saberes no se negociarán, enunció el “aprender a leer y escribir, a sumar y restar, aquellos conocimientos que son básicos a los efectos de manejarse en la sociedad que los exige”.

Finalmente, cuando se le preguntó si se acreditará lo realizado por la persona, dijo que sí. “Pretendemos acreditar, claro, lo que no significa colisionar con lo que existe. Pretendemos sumar”, cerró.

Print Friendly, PDF & Email