¿Cómo se puede manejar el dolor del parto?

Es posible tener un parto con relativamente poco dolor, pero es recomendable la preparación
Es posible tener un parto con relativamente poco dolor, pero es recomendable la preparación

Escribe: Patricia Rodríguez de Vodanovic

Licenciada en Educación Física, Kinesiología y Fisioterapia – MP 5215

Centro Integral de Preparación para el Parto

Si usted es como la mayoría de las mujeres, el dolor durante el trabajo de parto y el parto es una de las cosas que le preocupan acerca de tener un bebé. Esto es ciertamente comprensible, porque el parto es doloroso para la mayoría de las mujeres.

Es posible tener un parto con relativamente poco dolor, pero es recomendable que se prepare, planeando algunas estrategias para manejarlo. Planear cómo actuar ante el dolor es una de las mejores maneras de asegurarse de que permanecerá calmada y de que será capaz de controlarlo cuando llegue el momento.

El dolor durante el trabajo de parto es ocasionado por las contracciones de los músculos y la presión sobre el cuello uterino. Este dolor se puede sentir como un cólico intenso en el abdomen, las ingles y la espalda, y también como una sensación de malestar general. Algunas mujeres también experimentan dolor en los costados o en los muslos.

Otras causas del dolor durante el trabajo de parto incluyen la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre la vejiga y los intestinos y el estiramiento del canal de parto y la vagina.

El dolor es diferente para cada mujer. Si bien suele considerarse que el trabajo de parto es uno de los eventos más dolorosos que una persona puede experimentar, esto varía mucho de una mujer a otra, e incluso de un embarazo a otro. Las mujeres sienten el dolor de distintas formas. Para algunas se parece al dolor menstrual, para otras es una presión intensa y para otras son oleadas muy fuertes que se asemejan a los cólicos abdominales.

A menudo, no es el dolor en cada contracción lo que las mujeres consideran más duro, sino el hecho de que las contracciones son constantes y conforme el trabajo de parto avanza, hay cada vez menos tiempo entre una contracción y otra para relajarse.

 

Preparación

A continuación hay algunas cosas que puede hacer antes o durante su embarazo para ayudarle a controlar el dolor durante el trabajo de parto:

El ejercicio regular y razonable (aprobado por su médico) puede ayudarle a fortalecer sus músculos y a preparar su cuerpo para el estrés del trabajo de parto. El ejercicio también aumenta su resistencia, lo que será útil si tiene un trabajo de parto largo. Lo importante que debe recordar con cualquier ejercicio es no sobrepasarse, y esto es especialmente cierto si está embarazada. Hable con su médico acerca de cuál considera un ejercicio seguro para usted.

Si usted y su pareja acuden a clases sobre el parto, aprenderán diferentes técnicas para manejar el dolor, desde visualización hasta estiramientos diseñados para fortalecer los músculos que sostienen el útero.

Algunas formas de manejar el dolor durante el trabajo de parto incluyen:

-Caminar.

-Masajes o contrapresión.

-Cambio de posición.

-Baño de inmersión o una ducha.

-Escuchar música.

-Relajación.

-La distracción contando o realizando una actividad que mantenga su mente ocupada en otra cosa.

 

Medicamentos

Se pueden utilizar diversos medicamentos para el dolor durante el trabajo de parto y el parto, dependiendo de la situación. Estos deben ser recomendados por su médico y si éste los cree necesarios. También él es encargado de transmitir en qué casos están indicados, cuáles son su beneficios y sus contraindicaciones, como lo son los analgésicos, anestesias regionales y tranquilizantes.

Las epidurales tienen algunas desventajas: pueden bajar la presión arterial de la mujer y originar dificultades para orinar. También pueden ocasionar picazón, náuseas y dolores de cabeza a la madre. Los riesgos para el bebé son mínimos.

 

Parto natural

Algunas mujeres eligen dar a luz sin usar ningún medicamento en absoluto, confiando en cambio en técnicas como la relajación y la respiración controlada para manejar el dolor.

A continuación se enumeran algunas cosas en las que se debe pensar al considerar el control del dolor durante el trabajo de parto:

-Los medicamentos pueden aliviar mucho el dolor, pero probablemente no lo eliminen completamente.

-El trabajo de parto puede ser más doloroso de lo que se imaginó. Algunas mujeres que expresaron de antemano que no deseaban ningún tipo de analgésico cambian de opinión al comenzar el trabajo de parto.

-Ciertos medicamentos pueden afectar a su bebé, provocándole somnolencia o cambios en el ritmo cardíaco.

 

Hablar con el médico

Es recomendable que revise sus opciones para controlar el dolor con la persona que atenderá el parto. Averigüe qué métodos hay disponibles para controlar el dolor, si son eficaces y cuándo es mejor utilizar o no ciertos medicamentos.

Recuerde también que su capacidad para resistir el dolor del parto no tiene nada que ver con su valor como madre. Preparándose y educándose puede estar lista para decidir qué tipo de control del dolor funciona mejor para usted.

Print Friendly, PDF & Email