Criptomnesia, la enfermedad que nos convierte en plagiarios

La criptomnesia suele ser una fuente continua de bochornos, dado que la persona olvida de dónde obtuvo la información que recibe y la asume como de su autoría.

Mucho se ha escrito de George Harrison, el guitarrista de The Beatles. En particular, sobre sus desesperados esfuerzos por componer piezas sin dejarse intimidar por el talento arrollador de la dupla integrada por Lennon/McCartney. Así que, luego de la separación del grupo en 1970, se esperaba un estallido musical de George como solista. Sin embargo, esto no ocurrió.

Peor aún, como autor se vio involucrado en un publicitado escándalo donde se le acusó de plagio, lo cual puso en evidencia un lado inesperado de su vida: Harrison sufría de criptomnesia, para entonces una rara enfermedad que gracias al músico se dio más a conocer.

El término fue acuñado por el psicólogo Theodore Flournoy (1854-1921) y de acuerdo con el Diario Británico de Psiquiatría, criptomnesia significa la existencia de recuerdos ocultos en la conciencia. Es decir, que la persona no sabe que los tiene y no recuerda de dónde los obtuvo o se generaron.

El reconocido psiquiatra Carl Jung fue uno de los investigadores más riguroso de la criptomnesia.

«Originalmente, fue asumido que los recuerdos ciptomnésicos sólo podían ser rememorados en estados alterados de conciencia. Hoy en día, el término se aplica para describir la aparición de recuerdos en estado normal de conciencia, los cuales no son reconocidos por el sujeto», dice el Diario Británico de Psiquiatría.

La criptomnesia, en consecuencia, es causal de casos de plagio, «especialmente cuando recuerdos lógicos ya no son reconocidos como tales, sino como experiencias que han sido creadas al momento», dice el medio especializado del Reino Unido.

La página web The Skeptic’s Dictionary reseña que el primer caso reportado de criptomnesia ocurrió en 1874 y fue protagonizado por William Stanton Moses, un médium que durante una sesión para comunicarse con espíritus dijo haber hecho contacto con dos hermanos que habían muerto recientemente en India.

«Las muertes fueron verificadas, pero una investigación posterior demostró que el obituario de los hermanos había sido publicado seis días antes de la sesión, incluyendo toda la información reportada por el médium», dice The Skeptic’s Dictionary.

De acuerdo con el reconocido psiquiatra Carl Jung, en el campo artístico, en especial en la literatura, las características de este tipo de plagio se revelan en la repetición de tendencias generales de una historia, incluyendo detalles importantes, expresadas con frases diferentes del texto original.

Print Friendly, PDF & Email