De la “salsera” a una escuelita de Santiago

En el marco del Día del Niño, los niños de la escuela “La Centella” disfrutaron de payasos, juegos y un fogón
En el marco del Día del Niño, los niños de la escuela “La Centella” disfrutaron de payasos, juegos y un fogón
En el marco del Día del Niño, los niños de la escuela “La Centella” disfrutaron de payasos, juegos y un fogón

El domingo pasado la fundación local Ni Tan Cerca Ni Tan Lejos, junto a voluntarios de la zona y del gremio de Atilra, entregaron alimentos, juguetes, agua mineral y bolsas de harina

 

A casi un mes de la realización de una “salsera” a beneficio en el Centro Vecinal de barrio General Paz, la fundación Ni Tan Cerca Ni Tan Lejos viajó hacia la pequeña escuela rural 494 “La Centella”, en el Departamento Salavina de Santiago del Estero, para llevar todo lo recaudado durante el evento y en actividades posteriores.

Alrededor de 20 voluntarios partieron en la madrugada del domingo hacia el centro educativo, junto a jóvenes solidarios de James Craik (entre ellos, varios integrantes del gremio de Atilra) y de Oliva, en una decena de rodados cargados de alimentos no perecederos, juguetes, agua mineral y bolsas de harina.

Vale recordar que días después de la “salsera”, organizada por la fundación junto al Grupo Radial Centro y la academia Alas, se había concretado una venta de pollos y a la vez se habían destinado diferentes puntos de recaudación para incrementar las donaciones.

Durante la jornada dominical, la delegación compartió un encuentro especial con los 26 varones y las 16 niñas que integran la comunidad educativa, en los niveles Inicial y Primario. En el marco del Día del Niño, se desarrollaron juegos con payasos y el “Hombre Araña”, se organizaron partidos de fútbol y, por último, un fogón de cierre. Carlos, el director de la escuela, remarcó que “gracias al aporte recibido, les alcanzaba para cubrir durante el resto del año”. Asimismo, puntualizó que “se trataba de la primera fundación que había arribado al lugar” y, debido a lo donado, “se convertía en el primer Día del Niño que se festejaba de esa manera”.

El intercambio también permitió la ofrenda de mochilas y delantales para cada alumno (a través de Atilra), y un cúmulo de cartas con dibujos elaborados por los niños, que fueron entregadas a la Fundación.

Print Friendly, PDF & Email