Declararon los últimos testigos y el 26 habrá alegatos y sentencia

Eliana Battistón era la pareja de Lautaro y madre de sus dos hijos (una nena y un varón) al momento del hecho

El juicio por el asesinato de Lautaro Piva se definirá en dos semanas. Ayer se receptaron cinco testimonios y se dispuso un cuarto intermedio hasta el martes 26, a las 9. Los jóvenes implicados en el hecho rompieron el silencio y pidieron perdón

Eliana Battistón era la pareja de Lautaro y madre de sus dos hijos (una nena y un varón) al momento del hecho

En las primeras horas de la tarde del martes 26 de diciembre, los cuatro jóvenes que están siendo juzgados por la muerte de Lautaro Andrés Piva (19) sabrán cuál será su suerte para los próximos años, ya que jueces y jurados escucharán los alegatos de las partes y luego pasarán a deliberar para arribar a un veredicto.

Por esa razón, los coimputados Nelson Armando Destéfanis (23), alias “Chizo” o “Chicito”; su hermano Darío Diego Destéfanis (22), Walter Ezequiel Pajón (26) y Juan Carlos Heredia (24), apodado “Carlitos”, deberán esperar la definición del proceso tras las rejas, con lo cual pasarán Nochebuena y Navidad en la cárcel de barrio Belgrano.

Ayer, en la cuarta audiencia de debate, los cuatro jóvenes domiciliados en barrio Botta de Villa María decidieron romper el silencio y dieron -aunque de manera muy breve- su versión de los hechos ocurridos la madrugada del 18 de diciembre de 2011 dentro y fuera del boliche bailable “Bugarú” de Arroyo Algodón, donde se produjo el trágico episodio.

Asimismo, durante la última jornada de recepción de pruebas comparecieron cinco testigos, entre ellos Eliana Battistón, la joven que era pareja de Piva y madre de sus dos pequeños hijos, y la novia de Heredia, Camila Almada.

 

“No quise matarlo”

Uno de los momentos más relevantes de la víspera se produjo cuando “Chizo” Destéfanis reconoció que había arrojado el ladrillo que golpeó a Piva en la cabeza, aunque se excusó diciendo que su intención no fue darle muerte.

“No quise matarlo”, balbuceó el mayor de los hermanos Destéfanis al declarar ante el tribunal y los miembros del jurado popular, y luego le pidió “perdón” a la madre del joven algodonense, Susana Correa.

Nelson Destéfanis (izquierda) admitió que arrojó el ladrillo, pero que no quiso matar a Piva

Los otros tres acusados también se refirieron escuetamente a lo que ocurrió aquella noche (el próximo lunes se cumplirán seis años) y coincidieron en pedirle perdón a la mamá de Lautaro, quien se constituyó en la causa como querellante particular con el patrocinio del abogado local Sebastián Elía.

“Carlitos” Heredia dijo que estaba en la plaza con su novio y que cuando vio la pelea se metió “para separar”. A su turno, Walter Pajón sostuvo que se encontraba en el interior del boliche y que cuando salió Piva ya estaba en el suelo. En tanto, Darío Destéfanis admitió que le pegó a Juan Osvaldo Puig, uno de los amigos de Lautaro, pero no a quien perdió la vida tras la feroz paliza recibida en la vereda de “Bugarú”. Ninguno de los cuatro acusados respondió preguntas.

Con respecto a los testimonios de la víspera, la declaración de Battistón fue la más importante, aunque dijo que cuando vio que estaban golpeando a Lautaro, fue a pedir ayuda. Para ello, volvió a entrar al boliche y cuando salió, su

Camila Almada, pareja de “Carlitos” Heredia, sale del recinto luego de prestar declaración

novio ya estaba en el suelo y se encontraba inconsciente producto de los violentos golpes recibidos, sobre todo en la cabeza.

Por su parte, Camila Almada declaró que se encontraba en la plaza, sentada junto a su novio (Heredia), y que los dos vieron la pelea desde lejos, e incluso señaló que “Carlitos” solo intervino “para separar”.

Print Friendly, PDF & Email