“Desde nuestra propia historia podemos conectar con los demás”

Ariel Goldvarg compartió su saber acerca de oratoria consciente en el auditorio de AERCA

El coach ontológico Ariel Goldvarg disertó en Villa María acerca de la forma de expresarse donde las emociones y la conexión con el público son componentes centrales

Ariel Goldvarg compartió su saber acerca de oratoria consciente en el auditorio de AERCA
Ariel Goldvarg compartió su saber acerca de oratoria consciente en el auditorio de AERCA

Comunicar a través del cuerpo, mente y emoción resultan fundamentales en la oratoria consciente y la diferencian sustancialmente de los estilos que habitualmente se aplican en conferencias, charlas o en una conversación donde intentamos transmitir un mensaje a otros.

Ariel Goldvarg, especialista en esta forma de expresarse, estuvo en Villa María compartiendo su experiencia y conocimiento en el “arte sutil de crear impacto con autenticidad”.

“Queremos compartir algo que tiene que ver con la oratoria consciente que implica qué historias nosotros contamos, no sólo sobre un escenario o en una presentación sino también en nuestras relaciones personales”, manifestó Goldvarg antes de advertir que “también tiene que ver el cómo a través de nuestras historias nos conectamos con los demás y construimos experiencias que ayudan a crecer”.

“En la oratoria consciente, las emociones son un eje central pero no el único porque cuando hablamos de conciencia (entendiendo a esta como el registro, el ser consciente de aquello que puedo ver), también tenemos que considerar a la conexión como componente”, expresó el coach ontológico que disertó en el auditorio de la AERCA.

“El conectarse con otras personas es tan importante como la conexión conmigo mismo cuando comunico un mensaje, en ese momento establezco contacto con otros”, sostuvo el reporteado.

Al hacer referencia sobre su presentación ante el público villamariense, el también docente de posgrado en distintas instituciones sostuvo: “Hablamos no de modelos clásicos de oratoria donde buscábamos palabras bonitas para difundir mensajes o decir cosas, sino de una oratoria para crear experiencias”.

“Queremos crear una conexión con otros, donde la emoción y la conciencia serían los pilares donde nos apoyaríamos”, subrayó.

“Observo que en la actualidad existe una necesidad. Cuando vamos a una presentación o una conferencia, no tenemos tanta paciencia para alguien que hace exposiciones muy lentas, extensas o complejas, entonces creo que el desafío del líder de hoy es conectarse desde un lugar mucho más llano, directo, humano y real”, explicó Goldvarg en diálogo con EL DIARIO y otros medios locales.

“Creo que este tiempo es particularmente desafiante en este tema y hay muchos que perciben la necesidad de expresarse mejor. Aquellos que se abren a la posibilidad de que estamos en un mundo distinto, ya están transitando un camino diferente”, consideró.

“La buena noticia es que cuando empezamos a conectarnos con cosas que ya están, podemos generar en los que nos escuchan un impacto mucho mayor ya que es más genuino y se permite sostener en el tiempo”, también resaltó.

 

A tiempo

“Lograr manejar el pánico escénico, crear curiosidad e interés, generar contextos poderosos y recrear la imaginación en el público, es lo más lindo que te puede pasar en una presentación y lo mejor es que tal vez puedas lograrlo en tres minutos”, explicó el coach.

“Ahora se habla mucho de las presentaciones ágiles que inspiran e ilustran. Yo desde hace muchos años vengo trabajando con el modelo TED (charlas y conferencias de Tecnología, Entretenimiento y Diseño), entrenando oradores que deben explayarse en 18 minutos. Hoy, hasta eso es mucho”, reflexionó el especialista.

“Es poco probable que nos sentemos a mirar una charla extensa. Por lo general deberían durar entre tres y siete minutos para captar la atención”, advirtió Goldvarg.

“El crear curiosidad, interés rápido en la gente y un espacio de impacto es vital desde el primer segundo. Debemos llamar la atención, pero ganarse el permiso de que esa atención se sostenga. Para eso se necesita algo más que una preparación de lenguaje sino que también se demandan otras cosas para ser efectivos y por eso creo que la emoción es esencial en esto para crear esa experiencia en otros”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email