“Hay muchísimo entusiasmo”

Unión de Arroyo Algodón jugará el próximo campeonato del plano local y dicha localidad volverá a tener fútbol mayor después de casi medio siglo. Se están haciendo arreglos en su cancha, conformando el plantel y esta semana se definirá el entrenador. “Está todo bien encaminado”, explicó Alejandro Bruera, uno de los precursores para que retorne dicha actividad a la vecina población

La gente del club trabajará en los próximos días con las mejoras en la cancha solicitadas por parte de la Liga local tras una visita que se realizó la semana pasada
La gente del club trabajará en los próximos días con las mejoras en la cancha solicitadas por parte de la Liga local tras una visita que se realizó la semana pasada

Unión de Arroyo Algodón, cuenta la reseña histórica, nació a consecuencia de la “alianza” de los dos clubes que tenía dicha localidad: Spila Perachiolo, en referencia al escribano Domingo Spila Perachiolo, un influyente dirigente radical que donó los terrenos donde funcionaba la entidad, y de Juventud Unida, fundado a mitad de la década del 50 y encabezado por Enrique Romani, un reconocido empresario de la región, y como consecuencia de personas “que mantenían insalvables discrepancias” con la Comisión Directiva de Perachiolo.

El gran apogeo del fútbol de Arroyo Algodón se vio en la década del 60 en el marco de la Liga Villamariense de Fútbol (LVF). Allí se protagonizaban notables clásicos entre los dos clubes del pueblo: Juventud Unida y Spila Perachiolo. Según se detalla en el libro “Centenario LVF”, en esos años el club Juventud Unida afrontó muchos de sus campeonatos en la máxima división, mientras que Perachiolo participó en la categoría denominada “ascenso”, donde estaban mayormente los clubes del interior.

De todas maneras, se enfrentaron en muchísimas presentaciones, con clásicos que quedaron para el recuerdo, de acuerdo a las anécdotas de los memoriosos.

De toda maneras, ya en la década del 70, la actividad se frenó y surgió, tal como apunta su denominación, Unión de Arroyo Algodón, como consecuencia de la unión de ambas entidades deportivas del pueblo.

La actividad mermó considerablemente hasta que apareció el fútbol infantil y Unión empezó a jugar en el baby fútbol, no así en “cancha grande”, y con los colores representados por el anaranjado y el negro.

De igual manera, en los últimos tiempos la actividad de los niños mermó y aunque mantenía su denominación, la actividad se centró en La Playosa. Y ya en el 2015, Unión dejó de tener representación en el fútbol y el pueblo quedó silenciado de los gritos de gol y felicidad que brinda ese deporte.

De igual manera, tras el cambio de gestión en la faz gubernamental, el “fuego” del fútbol empezó a tener sus primeras chispas con al apoyo inconmensurable del nuevo intendente, Cristian Ghiano.

Y, principalmente, tuvo el mayor impulso a través de Alejandro Bruera, quien hace más de una década está trabajando en el fútbol (hace ocho años que es tesorero de la Liga de Baby Fútbol) y Juan Lazo, exdefensor de varios clubes en el fútbol local y vecino del pueblo.

A partir de allí el panorama se modificó, hubo una reunión muy valiosa con Claudio Martínez, presidente de la Liga, quien recorrió las instalaciones del club y el predio deportivo, que cuenta con las condiciones de jugar, pero deben llevarse a cabo algunas reformas.

Por lo tanto, en ese pasaje de 2015 a 2016 el pueblo nos “mostró su apoyo” y está “muy entusiasmado” con la decisión de participar, con Primera y Reserva, en los campeonatos de la Liga Villamariense.

Así lo apuntó ayer Bruera (actual secretario de Gobierno), en diálogo con EL DIARIO. En un principio, indicó que todo surgió “a través de una iniciativa que se dio tras el cambio de gestión” y, además, apunto que éramos el “único pueblo en la ruta 158 que no teníamos fútbol”.

Otra imagen de las instalaciones que posee el club Unión de Arroyo Algodón
Otra imagen de las instalaciones que posee el club Unión de Arroyo Algodón

Por consiguiente, manifestó que “en estos días comenzarán con las prácticas el grupo de jugadores que son del pueblo”. En ese punto vale remarcar que muchos futbolistas de dicha localidad han participado en diferentes campeonatos comerciales en los últimos años, por lo que hay una base de jugadores, sumado a todos los juveniles que se integrarán tras conocerse la decisión de hacer fútbol de manera oficial.

Bruera, además, adelantó que “hay en carpeta técnicos muy importantes del ambiente futbolístico de Villa María que quieren venir a dirigir y habrá reuniones con ellos en los próximos días para definir todos esos aspectos en esta semana”.

En ese sentido, argumentó que la idea “es comenzar la pretemporada la semana que viene porque el torneo tiene fecha de inicio a fines de febrero y eso hace que haya que preparar todo rápidamente”.

En tanto, explicó que el principal objetivo es “darle continuidad a los jóvenes de acá, que es la finalidad de todo esto; después, seguramente se completará con algunos jugadores de afuera”, pero siempre la prioridad la tendrán “los chicos del pueblo”.

Otro punto en el que hizo hincapié Bruera fue en la faz institucional y tras indicar que el club había quedado en cierta forma acéfalo, “hace cinco meses estamos trabajando con una contadora en el aspecto de la personería jurídica y ya hay una Comisión Normalizadora” que estará al frente del club.

Entonces, comentó que está “todo encaminado para arrancar este año con el tema del fútbol. Contamos con mucho apoyo de la gente del pueblo, que se sumó con mucho entusiasmo”, y apuntó que vecinos de la localidad “han donado el juego de camisetas” y ahora están en tratativas de realizar una cena para recaudar fondos y ya nos “han ofrecido una vaquillona”.

Arroyo Algodón, entonces, volverá a palpitar después de más de 40 años la emotividad del fútbol grande del plano local y será una nueva institución que recupera la Liga Villamariense tras el productivo retorno de Silvio Pellico el año pasado.

Print Friendly, PDF & Email