El perjuicio de la lluvia en calles de tierra

Para los comerciantes, la cantidad de barro acumulado es un perjuicio

Comerciantes de un sector del barrio San Justo se quejaron por el estado de una arteria paralela a la avenida Presidente Perón

 

Para los comerciantes, la cantidad de barro acumulado es un perjuicio
Para los comerciantes, la cantidad de barro acumulado es un perjuicio

La calle de tierra paralela a la avenida Presidente Perón, que nace desde que la corta Ramos Mejía, es todo un problema para los comerciantes y vecinos de la zona durante y después de las lluvias.

Es que el lugar posee un tránsito importante debido a la cantidad y variedad de comercios que hay sobre ese sector y las precipitaciones dejan a la calle con mucha agua acumulada y barro durante varios días, complicando el paso de los vehículos.

Para algunos comerciantes, esto es un perjuicio en sus ventas, mientras que frentistas indican que es una complicación para transitar hasta la puerta de sus hogares. “Aunque no parezca, el movimiento de autos que hay acá es muy grande, entre el mayorista del frente y la cantidad de comercios sobre esta calle, todo el día están pasando autos”, aseguró un comerciante.

A esto hay que sumarle que los sábados por la noche el sector intensifica su cantidad de vehículos en circulación debido a la presencia de un local bailable, por lo que, indicó un vecino, “si el fin de semana llovió, con el movimiento de autos que hay, el lunes directamente no se puede pasar por acá”.

La calle Uritorco presenta una importante “laguna”
La calle Uritorco presenta una importante “laguna”

Además, hay algunas arterias que chocan perpendicularmente con la Perón que también presentan acumulaciones de barro y agua similares, a dos días de las últimas lluvias, como es el caso de la calle Uritorco, que en medio de sus dos cuadras de extensión muestra una inmensa “laguna”.

En la zona están asentadas también algunas industrias que tienen movimiento de tránsito pesado, por lo que a el combo de agua y barro se le suma el paso de camiones por las sentidas calles de tierra.

 

Print Friendly, PDF & Email