El “Polaco” sigue fraseando y cantando

Roberto al centro junto a integrantes del Dúo por la Vida, Cristina Conde y Analía Rosso en la Usina Cultural

Entrevista – Roberto Goyeneche hijo rememora las anécdotas de su padre en su reciente visita a nuestra ciudad

El exmánager del inolvidable cantor y ahijado de Aníbal Troilo regresó a la ciudad para cerrar el ciclo “Tango en palabras” y participar de eventos alusivos al Dúo por la Vida

Roberto Goyeneche hijo, heredero y mánager del “Polaco” y ahijado de Aníbal Troilo, es una máquina inagotable de propalar anécdotas.

Solo basta con acercar el oído, o en este caso el grabador, a ese vozarrón marcadamente porteño para registrar un manantial de recuerdos acompasados al ritmo arrabalero del “dos por cuatro”.

Arribó nuevamente a nuestra ciudad para participar del cierre del ciclo “Tango en palabras” que se llevó a cabo el jueves pasado en la Usina Cultural (con Analía Rosso como invitada) y de la grabación del tercer álbum discográfico del Dúo por la Vida, acontecida anoche en el mismo espacio comunal.

Viajó acompañado de la destacada cantante Cristina Conde (exintegrante de Las Mosquitas y esposa del recordado Ricardo Guzmán), quien intervino en el registro del mentado disco en vivo como invitada especial. Ambos, a su vez, fueron reconocidos en miércoles en la sesión del Concejo Deliberante local que declaró a sendas propuestas de Interés Cultural.

“El bueno siempre es el artista”

“Mi viejo me despachaba la gente que se le acercaba a mí y yo les decía qué hacer. El quedaba como un rey, como el bueno, y yo era el malo. Cuando me los mandaba, de lejos mi viejo me podía hacer una u otra seña. Si me hacía como si se cortara el rostro es porque el tipo era un pesado o que no le caía bien. Si me hacía como si se acariciara la pera es porque el tipo que me mandaba era macanudo. También cuando uno era mánager de una cantante mujer, que había pocas, uno debía hacerse cargo de todos los trámites antes y llevarla hasta el escenario para que actúe, para que nadie malinterpretara nada”.

“Acá no se puede fumar”

“Cuando estuvo intervenido por los milicos el canal donde se hacía ‘Grandes valores del tango’, había un petiso muy jodido que no nos dejaba fumar en ningún lado. Incluso, hasta fuimos afuera del canal y nos seguía repitiendo: ‘Acá no se puede fumar’. Cansado, el ‘Polaco’ le mete una piña. En eso llegan Néstor Fabián y Ricardo Guzmán, que ven que mi viejo le pega a este tipo y lo empiezan a correr por dentro del canal. Era una autoridad. Nos echaron a todos y no volvimos más hasta que se levantó la intervención”.

“Este bandoneón no puede tocar más”

En aquel recordado concierto donde tocaron juntos Astor (Piazzolla) y mi viejo en el Regina en el 82, la gente estaba que explotaba. Después de que se habían todos los músicos del escenario y con el público aplaudiendo a rabiar, vuelven abrazados ellos dos para hacer ‘Garúa’ mano a mano. Cuando terminaron, Astor dijo: ‘Después de acompañar a este cantor, este bandoneón no puede tocar más’. La gente se abalanzaba para agarrar un pedacito”.

“Traigo el tema a mis años”

“Siempre dicen de mi viejo sobre el tema del fraseo y que cantaba distinto. Néstor Marconi les decía a sus músicos: ‘El Polaco es como un gato. Se va, viene pero siempre termina con vos’. Una vez le pregunté por qué había grabado el mismo tema de distinta manera, una con Troilo y otra solista. Me respondió: ‘Porque en una orquesta yo hago lo que el director me dice. En cambio solista lo hago a mi forma, traigo el tema a mis años, a lo que yo quiero’”.

“Le estaba cantando a los dos”

“ A un año de la muerte de mi papá, en el 95, hicimos un concierto de homenaje en el Teatro San Martín. Hubo cola desde las cuatro y media de la tarde. Estaban todos: Fito Páez, Charly García, Adriana Varela, todos. En un momento veo que está cantando Baglietto pero llorando. Le pregunto a Badía, que era el conductor de la velada, qué le pasaba. Me dice: ‘Hace dos semanas se le murió el padre’. Cuando terminó le digo a Juan: ‘Cómo vas a venir’. Y él me contestó: ‘El ‘Polaco’ es el ídolo mío y el de mi viejo, le estaba cantando a los dos’”.

“Todavía no hay quien me lo retruce”

“La última grabación de papá fue ‘Viejo ciego’ con Antonio Agri en el estudio de Litto Nebbia (Melopea). Fue una semana antes de que lo internaran y no lo sacaran más. Litto llamó a casa y le dijo a mi viejo que se fuera al estudio para despejarlo un poco. Con Antonio habían actuado juntos en Mar del Plata en el 90, 91 y 92 con solo violín y voz; una maravilla. Ya en el estudio, Antonio lo chucea (sic) al ‘Polaco’ con los acordes de ‘Viejo ciego’. Mi viejo lo ve, apoya los dos puños en la consola y se mete. Esteban (Morgado), que estaba ahí, también entra con la guitarra. Yo dije: ‘Graben’. La interpretación de ese tema, para mí, creo que no se va a lograr nunca más y todavía no hay quien me lo retruce”.

Premios y en gira

Roberto, al finalizar su charla con EL DIARIO, comentó que en agosto desarrollará la segunda edición de los premios “Roberto Goyeneche”, y que aún desea crear un museo particular con todo el legado de su padre. Por último anticipó que intentará concretar una gira por el país junto a Cristina Conde y el Dúo por la Vida, como un grupo emergente.

Print Friendly, PDF & Email