El primero tricolor

San Martín pudo levantar cabeza después de una serie de derrotas y se ilusiona con un futuro mejor
San Martín pudo levantar cabeza después de una serie de derrotas y se ilusiona con un futuro mejor
San Martín pudo levantar cabeza después de una serie de derrotas y se ilusiona con un futuro mejor

Escribe: Fernando de Goycoechea

San Martín pudo ayer cantar victoria por primera vez en la temporada oficial del rugby cordobés.

Los “tricolores” que participan de la Zona Permanencia del torneo organizado por la Unión Cordobesa de Rugby se dieron el gustazo de superar por 24 a 13 al Córdoba Rugby.

Apelando a su libreto tradicional, donde los delanteros son protagonistas excluyentes, los del “Sanmar” terminaron doblegando a sus invitados.

La presión en el scrum y el ataque constante cerca de las formaciones para romper la defensa tramada por los cordobeses, fue la fórmula a la que le apostaron los dueños de casa.

Más allá del buen trabajo de desgaste que tuvieron a cargo los “gordos” villamarienses, los que tuvieron la misión de definir fueron los tres cuartos.

En el primer capítulo del juego disputado ayer en barrio Las Acacias, los del equipo dirigido por Mauricio De Zárate y Agustín Morra, sumaron puntos a través de dos tries de Eduardo Gómez y por el empuje incontenible de los forwards locales en un scrum que terminó en try penal.

En la segunda parte del partido Córdoba Rugby reaccionó y redoblando esfuerzos logró no sólo equilibrar las acciones, sino también mover el tanteador a su favor.

En la levantada, el medio scrum Pablo Médici resultó fundamental ya que con su puntería a los postes y su destreza para esquivar rivales camino al try que concretó, puso en partido a los hombres de barrio Parque Liceo.

De todos modos, los anfitriones tenían algo más para dar y, a los 11 minutos, Agustín Ludueña se filtró en las líneas enemigas llevando la pelota hasta las profundidades del ingoal cordobés.

La media hora que siguió a la última acción efectiva del cotejo no tuvo nada para destacar. Los desaciertos de manejo, las fricciones y las infracciones se repitieron hasta que el árbitro, Santiago Corvalán, señaló hacia el centro de la cancha decretando el fin del choque y el inicio de los festejos tricolores por el encuentro con un triunfo.

 

Print Friendly, PDF & Email