El “Rojo” es su sombra negra

Bianchi trata de frenar a Acosta en la mitad de la cancha. El mediocampista de Yrigoyen fue la figura del partido
Bianchi trata de frenar a Acosta en la mitad de la cancha. El mediocampista de Yrigoyen fue la figura del partido
Bianchi trata de frenar a Acosta en la mitad de la cancha. El mediocampista de Yrigoyen fue la figura del partido

Escribe Alexis Zegatti

Yrigoyen se quedó con el primer partido de la serie ante Argentino, al vencerlo por 2 a 1 en un partido que tuvo muchos condimentos: un gol a los segundos de haber comenzado, dos penales y bastantes cruces verbales.

El “Rojo” se quiere transformar en la sombra negra del “Lobo”, al que ya dejó en el camino en el torneo pasado.

Desde el vestuario, en una jugada sorpresiva el local se puso en ventaja. Iban 30 segundos cuando Rodrigo Márquez perdió en el medio, Lucas Morre jugó rápido para Waldemar Carranza que le ganó a Carlos Jacobi y a metros del área remató por arriba de Michael Becco que, pese a estirar su mano, no pudo impedir que la pelota se le metiera para la apertura del marcador. Fuerte golpe para los dirigidos por Andrada que quedaron mareados.

Desordenados, sin agruparse y con poca precisión, Argentino buscaba elaborar alguna jugada de riesgo. A los 14m Galíndez escapó por derecha y envió un centro que fue rechazado, el rebote fue captado por Negro que remató elevado.

Mientras Yrigoyen esperaba con mucha gente en el medio, sin desordenarse, golpear de contra, Argentino, con Díaz marcado muy bien por Bianchi, buscaba alternativas.

A los 20m otra vez una jugada por derecha, la defensa intentó despejar el peligro y Jacobi se anticipó enviando la pelota al área del “Rojo”, falló la defensa y Acosta apareció por detrás de todos y cayó en el área derribado por Manzanares. Penal para la visita.

El 10 del “Lobo” se encargó de patear y el balón se estrelló en el travesaño, picó y salió. Otra vez Díaz, como en la serie anterior, falló un penal y los de Vicario siguieron arriba en el marcador.

Luego, otra falla en la zaga central del “Diablo” le permitió a Morello buscar definir ante la salida rápida de Pedernera que le cerró los espacios e impidió concretar con comodidad.

La primera parte culminó con un Argentino intentando controlar el balón pero muy desordenado y apurado, mientras que enfrente Yrigoyen le cedió la iniciativa y buscó golpear de contra con las corridas de Carranza.

En la segunda parte Argentino salió con mayor decisión y en los primeros minutos Márquez escapó y logró enviar un centro que no pudo conectar Galíndez. Luego Pedernera desvió al corner un remate rasante de Díaz.

La respuesta del local llegó a los 13m cuando por derecha enviaron un centro, Nieva tomó el rebote corto de la defensa y remató desviado; Bendazzi quiso corregir la dirección del balón con una chilena y el balón cayó en las manos de Becco.

Cuando promediaba el complemento un desconocido Jacobi salió lejos a marcar, cometió falta y desde el tiro libre nació la segunda conquista del local: Ferrero envió un centro, Fernández peinó y por detrás de todos apareció Piovano para empujar el balón a la red y decretar el 2 a 0.

En el último cuarto de hora Fuente ingresó para intentar por arriba generar peligro, pero Yrigoyen pudo ampliar de contra. Lo tuvo “Suruno” Fernández tras una guapeada cuando iban 42m, pero terminó perdiendo con Luque que cruzó con lo justo.

A los 45m todos gritaban gol en el banco de Yrigoyen: Manzanares recibió en soledad por la derecha y remató cruzado, el balón se estrelló en el palo, recorrió toda la línea del arco y no ingresó. Y en la siguiente jugada un pelotazo cruzado de derecha a izquierda encontró a Juárez en soledad.

El juvenil se la bajó de cabeza a Fuente, que dominó y fue derribado por Pedernera cuando lo eludía. Penal para Argentino. El encargado de patearlo fue Jacobi, que pudo descontar y darle vida a su equipo.

Yrigoyen, como es habitual, no perdió el orden ni la paciencia y supo cuándo golpear para quedarse con una victoria que le permite esperar la vuelta con más tranquilidad; mientras que Argentino fue un equipo deslucido que estuvo lejos de su nivel, pero que se encontró con un gol sobre el final que le dio aire.

 

La figura

Juan Bianchi. Fue el patrón del medio en el “Diablo”. Quite, distribución y marca para cimentar la victoria de su equipo. Clave para borrar a Díaz de la cancha. Buen partido de Matías Piovano.

 

El árbitro

Carlos Guzmán. Regular. Acertó en los dos penales que cobró a favor de la visita, pero por momentos dejó pegar, cortó jugadas que merecían la ventaja. Al inicio del encuentro amonestó a Bendazzi por una supuesta agresión sobre Danna. Si consideró eso merecía expulsión.

 

Print Friendly, PDF & Email