Escondido en las alturas

P21-Los AlazanesCualquiera podría asegurar que la mayor de las virtudes de Los Alazanes radica en ser el dique ubicado a mayor altura de toda la provincia de Córdoba. Pero no. Su mérito elemental está simplemente en existir, en consolidarse como un rincón bello y serrano.

Otra bondad del lugar es su escasa concurrencia, factor que se explica por su emplazamiento caprichoso, metido entre las estribaciones de las Sierras Chicas, en la plenitud del Valle de Punilla, a unos siete kilómetros de Capilla del Monte. Con decir que para probarle la estampa hace falta caminar o pedirle ayuda a un caballo, porque rutas de acceso directas no tiene.

La obra nació con el objetivo de darles agua potable a los habitantes de Capilla del Monte (función que aún cumple). Los trabajos de construcción comenzaron en 1939 y finalizaron en 1944. Desde entonces, quienes visitan el dique disfrutan de un paisaje hermoso, protagonizado por un espejo de agua de unas tres hectáreas y rededores de cerros. Las laderas son de piedra y alfombras de tibio verde, de ambiente a lejanías y destierro.

También llevan la firma de la naturaleza el paso del río Los Alazanes y las vistas a cerros emblemáticos como el Uritorco (el más alto de la región, casi dos mil metros de altura luce) y Las Mellizas. Para aprovechar tales regalos conviene realizar el sencillo paseo circular que corre por las cinturas del lago.

Autoría de la mano del hombre es el mirador, la escalinata, y fundamentalmente ese descomunal paredón de 25 metros de altura (las piedras con las que se construyó fueron traídas en su época a lomos de burros y mulas), cuyo techo puede ser saboreado por el viajero.

En tanto, la casa del guarda pesca sirve para refugio de los andariegos en caso de que el clima se ponga rebelde. La morada suele ser utilizada por el señor que se encarga de cuidar que nadie se lleve a casa las truchas que viven en el lago. Las pesca está permitida, pero con devolución.

 

La aventura de llegar

No existen carreteras que conecten con Los Alazanes, ya se dijo. Así que quien quiera conocerlo deberá calzarse las zapatillas y adentrarse en las montañas por unas dos o tres horas. La forma más sencilla de llegar es saliendo desde Capilla del Monte, más precisamente desde el popular balneario La Toma.

Entonces, habrá que atravesar el río Calabalumba primero y luego una intensa trepada conocida como la Cuesta del Toro. El resto será serranías, bosques, cruce de ríos, quebrachos, molles, hierbas, corrales de piedra e incluso morteros dejados por los comechingones. Varias veces hará falta cruzar el río Los Alazanes, que mansito nos va indicando el camino hacia el precioso dique.

 

DONDE

Cercanías de Capilla del Monte

 

DISTANCIAS

260 kilómetros desde Villa María

Print Friendly, PDF & Email