Experta en síndrome urémico hemolítico dará una charla el jueves

La carne picada suele ser vehículo para la transmisión del síndrome
Viviana Altinier expondrá este jueves en el primer piso del Pasteur
Viviana Altinier expondrá este jueves en el primer piso del Pasteur

En el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), el Hospital Regional Pasteur recibirá el jueves a las 11 la visita de Viviana Altinier, quien actualmente es directora asociada del Hospital Interzonal de Agudos especializado en Pediatría «Sor María Ludovica» de La Plata, quien llegará a Villa María invitada por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) para disertar sobre la mencionada enfermedad y auspiciada por el laboratorio Soubeiran Chobet.

La jornada, denominada “De la diarrea al síndrome urémico hemolítico» fue presentada ayer por la presidenta de la delegación local de la SAP, Celeste Frías, el director del nosocomio, Luis Seggiaro y la titular del comité de capacitación y docencia del Pasteur, Rosa Le Roux, quienes coincidieron en resaltar la importancia del evento ya que estará dirigido a toda la comunidad sanitaria de Villa María y la zona de influencia del hospital.

Según Frías,” este tipo de capacitaciones resultan fundamentales para actualizar los conocimientos acerca de la enfermedad: los signos de alarmas que hay que tener en cuenta, la prevención y los protocolos a seguir”.

“Además, resulta necesario concientizar y visibilizar estos conocimientos a la sociedad para que tengan en cuenta, fundamentalmente, las normas de prevención y el diagnóstico preciso para evitar enfermedades; en este caso las diarreas, indirectamente, el SUH”, agregó.

Frías ponderó también la calidad de la disertante: “ Es una profesional con gran experiencia en el tema ya que fue jefa de internaciones del “Sor María Ludovica”, en el cual, después del “Garrahan”, se da la mayor casuística del país en este tipo de enfermedades; para nosotros es un orgullo ya que es una referente en el tema”.

“Poder tener estos especialistas en el Pasteur es un privilegio, ya que Altinier viene haciendo un recorrido por todo el país y, gracias al apoyo del laboratorio y del Hospital Pasteur, la SAP, cuya sede funciona acá en el Hospital, podremos presentarla ante todos los equipos de salud de la zona”.

Finalmente desde la entidad informaron que se entregarán los certificados correspondientes a los asistentes, avalados por el comité de capacitación del Pasteur.

 

La carne picada suele ser vehículo para la transmisión del síndrome
La carne picada suele ser vehículo para la transmisión del síndrome

La importancia del lavado de manos

“Sólo el 30% de los chicos se lava las manos después de ir al baño”.

Lo afirmó la especialista de la UBA Adriana Bentancor, y destacó que ése es uno de los principales hábitos para prevenir el síndrome urémico hemolítico, una enfermedad de transmisión oral-fecal que afecta a unas 400 personas cada año y puede ser mortal.

La especialista hizo una encuesta entre 1.800 escolares bonaerenses.

«Ese es un dato muy importante que nos permite determinar que hay muchos portadores sanos. Se sabe por ejemplo que muchos lactantes se contagian únicamente a través de las manos de su madre, por lo que trabajar en la higiene es fundamental», señaló a Télam Bentancor, microbióloga y profesora de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), con motivo del día nacional de lucha contra el SUH, que se conmemora cada 19 de agosto.

Causada por una bacteria productora de una toxina, el SUH se transmite a través de agua o alimentos contaminados -principalmente elaborados con carne picada-, leche no pasteurizada y frutas y verduras mal lavadas.

También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas, como no lavarse las manos después de ir al baño, tocar mascotas o cambiar pañales y antes de comer, así como a través de aguas de recreación (piletas públicas, lagunas, piletas de natación) o por contaminación «cruzada», es decir, cuando se ponen en contacto alimentos contaminados con otros no contaminados que se comen crudos, como la lechuga o el tomate.

«En 2015 hubo unos 350 casos en el país, lo que representa una ligera disminución con respecto a años anteriores», señaló Bentancor, quien remarcó que las estadísticas no son precisas, ya que sólo el sistema público de salud tiene obligación de notificar los casos.

La especialista recordó que en 2008 hubo un pico de 550 casos de SUH, que disminuyeron gracias a las medidas que se tomaron en 2009 por la epidemia de gripe A, que incluyeron el lavado de manos y el uso de alcohol en gel.

«Eso bajó el registro de diarreas y casos de SUH, que luego fluctuaron en los próximos años. Por eso hay que trabajar en programas a largo plazo y no en campañas que no se sostienen en el tiempo, ya que estamos hablando de una enfermedad que todavía no tiene vacuna ni tratamiento específico y lo único que nos queda es trabajar desde la prevención», completó.

En tanto desde el Ministerio de Salud recordaron que si bien la enfermedad puede presentarse durante todo el año, lo hace especialmente durante los meses cálidos y afecta principalmente a menores de 10 años, constituyéndose en la primera causa de insuficiencia renal aguda en niños de uno a cinco años.

«El SUH suele presentarse a través de diarrea con sangre, palidez, dolores abdominales y vómitos, cambio de carácter y disminución de la eliminación de orina. En casos más severos puede aparecer diarrea sanguinolenta y deficiencias renales», precisaron.

Agregaron que la complicación de la enfermedad afecta particularmente a niños, ancianos y aquellos que, por padecer otras enfermedades, tienen su sistema inmunológico deprimido, llegando incluso a provocar la muerte.

«Una vez diagnosticado el SUH, el médico indicará un tratamiento a fin de contrarrestar los síntomas de acuerdo a la edad, el nivel de gravedad y la tolerancia a los medicamentos del paciente. Se debe evitar que el enfermo concurra a lugares comunitarios cerrados como escuelas y no tomar antimicrobianos o antidiarreicos, que pueden agravar la el cuadro», advirtieron.

Clasificada por la Organización Mundial para la Salud (OMS) como enfermedad transmitida por alimentos (ETA), cantidades mínimas en los alimentos de la bacteria transmisora -escherichia coli, productora de la toxina Shiga (STEC)- pueden desencadenar un cuadro clínico.

La bacteria STEC se reproduce en 20 minutos, por lo que una sola de ellas al multiplicarse supera la dosis infectiva en 2.20 horas. «Por ello, mantener la cadena de refrigeración de los alimentos es indispensable para asegurar su inocuidad», alertó la Facultad de Veterinaria.

Print Friendly, PDF & Email