El fiscal pidió penas de 17, 16 y 12 años y hoy se conocerá el veredicto

Pagniez, Pereyra y Gianinetto tendrán hoy su “última palabra” y luego se conocerá la sentencia de la jueza

A último momento, la jueza Silvia Saslavsky de Camandone decidió posponer el dictado de la sentencia. El debate oral y público se reanudará a las 9, con la “última palabra” de los coimputados Jorge Pereyra, Hugo Gianinetto y Héctor Pagniez

Pagniez, Pereyra y Gianinetto tendrán hoy su “última palabra” y luego se conocerá la sentencia de la jueza
Pagniez, Pereyra y Gianinetto tendrán hoy su “última palabra” y luego se conocerá la sentencia de la jueza

El fiscal de la Cámara del Crimen de Villa María, Francisco Márquez, solicitó ayer duras condenas para los tres hombres que están acusados de haber asaltado y torturado ferozmente a un matrimonio en un campo cercano al paraje Santa Rita, a mediados de abril de 2014.

Al concluir su alegato, el titular del Ministerio Público pidió penas de 16 años de prisión de cumplimiento efectivo -con declaración de reincidencia- para Jorge Luis Pereyra (48) y Hugo Alejandro Gianinetto (41), y de 12 años para Héctor Eduardo Pagniez (35).

En el caso de Pereyra, quien se encontraba con “libertad condicional” al momento de ser detenido (había salido de la cárcel apenas 40 días antes del asalto), Márquez requirió que se le aplique una sanción unificada de 17 años de cárcel, ya que estaba debiendo parte de una condena de seis años que le impusieron en octubre de 2010, también por delitos contra la propiedad.

El acusador público consideró que Gianinetto y Pereyra deben ser declarados coautores penalmente responsables de “robo calificado por uso de arma de fuego”, reiterado (tres hechos), y “portación ilegal de arma de guerra”, y en el caso de Pagniez, coautor del primero de los delitos.

El abogado defensor Juan Rusconi pidió la nulidad de todo lo actuado
El abogado defensor Juan Rusconi pidió la nulidad de todo lo actuado

Por su parte, el abogado Juan Antonio Rusconi, defensor de los tres sospechosos, reclamó la nulidad de todo lo actuado luego de objetar un allanamiento realizado por la Policía en el domicilio de Gianinetto; subsidiariamente, pidió la absolución de Pereyra y “penas mínimas” (no especificó montos) para los otros dos imputados.

En sus conclusiones, Rusconi cuestionó severamente el accionar policial, aunque no pudo rebatir las muchas pruebas que incriminan a sus clientes, pese a que los sujetos que asaltaron a José Artemio Córdoba (57) y a su esposa, Nancy Noemí Giovaninni (52), en la finca rural ubicada a unos 25 kilómetros al norte de esta ciudad, en jurisdicción de Tío Pujio, usaron capuchas para no ser identificados.

Tras el planteo de nulidad efectuado por el defensor y ante lo avanzado de la hora (los alegatos finalizaron pasadas las 14), la jueza Silvia Saslavsky de Camandone dispuso un cuarto intermedio hasta hoy a las 9 para dar continuidad al debate, aunque ya en la instancia final.

En efecto, sólo resta que los acusados hagan uso de lo que se conoce como “última palabra” y, concluida esa instancia procesal, la magistrada pasará a deliberar para dictar sentencia.

 

El fiscal Francisco Márquez solicitó duras condenas para los acusados
El fiscal Francisco Márquez solicitó duras condenas para los acusados

Inusitada violencia

El violento asalto que se les atribuye a Gianinetto, Pereyra y Pagniez comenzó en horas del mediodía del viernes 18 de abril de 2014, cuando tres sujetos encapuchados, que circulaban en una chatita Fiat Strada, irrumpieron en la vivienda rural del matrimonio.

Portando armas de fuego de grueso calibre y bajo amenazas de muerte, los delincuentes le exigieron al dueño de casa el dinero de la supuesta venta de un campo, aunque, en rigor de verdad, Córdoba no había realizado ninguna transacción de esa índole.

Los maleantes utilizaron distintas acciones de violencia, tanto física como psicológica, para amedrentar a las víctimas y lograr su cometido.

Primero golpearon a ambos con sus armas y les efectuaron algunos cortes con arma blanca. Posteriormente, uno de los asaltantes castigó a Nancy, pegándole con un cable de electricidad como si se tratara de un cinto, y luego de tirarla al suelo, le caminó encima del cuerpo.

Poco después los sujetos cortaron el cable de un velador que había en la casa y picanearon a Córdoba, sometiéndolo a reiteradas descargas eléctricas de 220 voltios. No conformes con eso, y ante la negativa de la pareja de que tuviera una importante suma de dinero, uno de los malvivientes sacó a Córdoba fuera de la casa y simuló un fusilamiento.

Los ladrones permanecieron en la finca rural dos horas y media y, antes de darse a la fuga, se apoderaron de ocho mil dólares y cinco mil pesos en efectivo, varias alhajas de oro, un puñal de oro y plata, herramientas de mano, dos motosierras, dos amoladoras, un taladro y cuatro armas de fuego: una escopeta calibre 12.70, una carabina calibre 22, un revólver calibre 32 y un viejo fusil Mauser en desuso.

Cabe señalar que en la finca rural también se encontraba una hija del matrimonio, quien fue desapoderada de dinero y algunos objetos de valor. Por ese motivo, el fiscal Márquez pidió ayer que se condene a los acusados por tres hechos de “robo calificado” por uso de arma­­­­.

 

QUE DICE LA LEY SOBRE EL “ROBO CALIFICADO”

En su inciso segundo, el artículo 166 del Código Penal de la Nación establece que “se aplicará prisión de cinco a 15 años (…) si el robo se cometiere con armas o en despoblado y en banda”. Sin embargo, el párrafo siguiente precisa que “si el arma utilizada fuera de fuego, la escala penal prevista se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo”. Es decir, que la condena a aplicarse deberá estar entre los 6 años y 8 meses y los 20 años de prisión.

En el caso del asalto al matrimonio Córdoba-Giovaninni, el fiscal Márquez sostuvo que se trató de un hecho “muy grave” por la violencia física y psíquica de los delincuentes. De ahí que solicitó penas altas.

Print Friendly, PDF & Email