“Fue una experiencia fructífera”

Nora Landart a su regreso de La Haya contó su experiencia en un encuentro en Tucumán

Landart dijo que por primera vez se incorporó en la Asamblea a la violencia de género como factor determinante de la salud 

Nora Landart a su regreso de La Haya contó su experiencia en un encuentro en Tucumán
Nora Landart a su regreso de La Haya contó su experiencia en un encuentro en Tucumán

“Haber participado de esta Asamblea Internacional fue una experiencia verdaderamente fructífera que vamos a poder evaluar los resultados el próximo año, pero la realidad es que por primera vez en la historia de la Asamblea, la región latinoamericana incorpora la violencia de género como un factor determinante de salud”, dijo Nora Landart al referirse a su participación en la XXXV Asamblea General de la Asociación Internacional de la Mutualidad (AIM), que se desarrolló en La Haya.

La mutualista del Grupo de Empresas Sociales de Trabajo Asociado (GESTA) de Villa María representó al sector en dicha Asamblea y expuso sobre violencia de género, en su calidad de coordinadora nacional de la Comisión de Equidad de Género de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM) y de la Comisión de Mujeres de la Federación de Mutualidades de Córdoba (Femucor).

“También fue un gran logro de los africanos incorporar como una de las problemáticas claras la mutilación sexual de las mujeres. Claramente tenemos realidades distintas, pero instalamos el tema, lo que conlleva el compromiso de la mutualidad internacional agrupada en AIM de comprometerse comunitariamente en contribuir en la atención de la problemática, en visibilizar el problema”, agregó Landart.

“Argentina fue reconocida por la Vicepresidencia de la AIM en el plenario general por ser el único país de Latinoamérica que está realizando, en cuanto a mutual, la labor que nosotros estamos realizando. Reconoció a las mujeres argentinas por todo el impulso que están dando desde la faz política para bregar por la participación equivalente de género en las organizaciones, por la tarea que estamos llevando adelante para democratizar las organizaciones y también para que esto tenga una incidencia en todo el tejido social con nuestra práctica”, aseguró.

 

Una de las más desiguales

“Desde lo personal planteé este problema y fue incorporado a las actas de la Asamblea como un problema de derechos humanos, presenté los datos de la realidad de Latinoamérica que es la segunda región más desigual del planeta después de Africa y que no hay indicadores a la vista que permitan revertir esta situación a corto plazo”, remarcó.

“Vamos a estar cerrando 2016 y las proyecciones dicen que el 1% del planeta va a concentrar el 50% de la riqueza y hacia 2019, el 1% de la población va a concentrar el 54% de la riqueza, por lo tanto frente a la desigualdad estructural, emergen y se profundizan todas las formas de violencia. Por eso es la convocatoria a un involucramiento activo de nuestro sector, no para suplir al Estado, en todo caso podemos complementarnos, pero por la inserción que tenemos en nuestras comunidades podemos ser un sector clave para lograr el cambio en el paradigma cultural que se necesita”, señaló.

“Planteamos también la necesidad de abordar la problemática desde la educación para la salud, que es más que la prevención y promoción de la salud, porque es un proceso que nos permite abordarlo desde la primera infancia y le permite al sujeto resignificar sus conocimientos y valorizar sus experiencias previas, pero fundamentalmente lo potencia como actor para buscar las reivindicaciones de recursos que son puestos a disponibilidad por el Estado”, indicó Landart.

 

En Tucumán

A su regreso de La Haya, Landart viajó a Tucumán donde mantuvo un encuentro con la Comisión Nacional de Género de la CAM y reflejó su participación en la Asamblea.

“Nos reunimos en Tucumán también para definir lo que hemos trabajado desde marzo hasta ahora en un plan de acción que va a ser puesto a consideración de las mujeres de las 22 provincias argentinas que estamos representadas en esta comisión, para comenzar a implementar los trabajos”, afirmó, y sostuvo que llevaron a la reunión el proyecto ya avanzado para conformar el observatorio, entre otras cosas.

 

Un compromiso con Africa

“El haber representado a las mujeres argentinas fue una intensa experiencia como mutualista y como militante de los derechos humanos. Yo presenté el trabajo que estamos realizando desde la Comisión de Equidad de Género de la CAM, incluido en esta agenda, se presenta nuestro programa de trabajo como alternativo para ser considerado e implementado por el resto de la región latinoamericana de acuerdo a las particularidades regionales. Uno deja un modelo que puede ser tomado, modificado o considerado de acuerdo a las particularidades regionales”, aseguró.

“Volví con el compromiso explícito de la Vicepresidencia de la AIM de analizar en profundidad cómo podemos contribuir nosotros con la región africana para abordar el tema de la mutilación sexual femenina, porque no sólo involucra prácticas que están validadas culturalmente, sino también religiosamente. Luego de escuchar nuestra metodología de trabajo, quedamos en comunicación y la Vicepresidencia de la AIM entendió que nosotros podíamos hacer un aporte para ayudarlos a ellos en el abordaje de esa problemática”, sostuvo Landart.

 

Print Friendly, PDF & Email