Germán Vicario dejó de ser el entrenador de Yrigoyen

Punto final. Vicario quedará en la historia de Yrigoyen por ser el primer técnico bicampeón

El DTque logró el primer bicampeonato en la historia del club confirmó su alejamiento en la reunión de Comisión Directiva. Comienza la búsqueda del sucesor

Punto final. Vicario quedará en la historia de Yrigoyen por ser el primer técnico bicampeón
Punto final. Vicario quedará en la historia de Yrigoyen por ser el primer técnico bicampeón

En medio del período de vacaciones del fútbol local, Germán Vicario, dio a conocer su salida de Hipólito Yrigoyen de Tío Pujio.

Aunque la decisión no es sorpresiva, ya que antes de ganar el último título había dejó abierta esa posibilidad, la noticia es que el técnico del último campeón se fue del equipo.

-¿Cómo se dio la determinación de tu alejamiento?

-Creo que esta etapa ya tenía un final, como lo habíamos hablado anteriormente. Quizás no lo dije antes porque es posible que el jugador lo tomara mal y por eso decidí hacerlo de manera más tranquila, después de las fiestas y con un previo análisis de la situación. Digo esto porque había más cosas malas que buenas si resolvía seguir.

-¿A que te referís con más cosas malas que buenas?

-En lo deportivo y lo social el trabajo que se realizó fue extraordinario y seguramente han sido de los mejores años del club. Pero tengo que pensar en que desde la partida de Alejandro (Aveldaño) nada fue igual. Uno se tiene que hacer valer porque es de esta tierra, y a veces el que viene de afuera es más profeta. Cuando no toman el valor que uno considera que debería ser, se dan las cosas de esta manera. Yo vine por Alejandro, y si no está él, no hay motivos para seguir.

Por otra parte en el plantel hay cierto desgaste, quizás también con algunos jugadores que no han tenido participación. Son muchos los chicos del club que decidieron alejarse por gusto o bien porque no tenían lugar, entonces consideramos que comienza una nueva etapa y aquellos que se fueron tienen la posibilidad de renovar la ilusión de jugar en Yrigoyen.

-¿Tenés una buena relación con el actual presidente?

-Sí. La decisión viene más por el lado de que han quedado pocos en la conducción. Pero la realidad es que al ser del pueblo, conocer el paño y ser hincha del club además de técnico, hacés cosas extra todo el tiempo y eso tiene un límite que es este momento. El amor por la camiseta nunca se va, pero el dirigente muchas veces da por hecho que lo vas a resolver por estas mismas cosas que menciono. Entiendo que para el crecimiento uno debería ser técnico y nada más, como sucede en los equipos que contratan técnicos de afuera. No por no dar una mano, porque eso fue lo hice toda la vida en Yrigoyen, sino por poner el foco del trabajo la dirección técnica. Cuando estábamos nosotros era sabido que íbamos a trabajar a full y el dirigente se relajaba. Eso cansa y es una de las motivaciones para no continuar. Si no se le da valor a lo que tienen, no hay más nada por hacer.

-¿Te duele dejar el cargo?

– No, para nada. Fue un análisis profundo y la decisión fue muy pensada. Uno a esta altura ya sabe lo que hace.

-¿Tenés pensado qué vas a hacer?

-No. Vamos a dialogar y pensar con el cuerpo técnico las posibilidades que surjan. Si llegase a haber propuestas, las analizaremos y veremos qué es lo mejor. De todas maneras, más allá de que nosotros lo tomamos profesionalmente como un trabajo, no vivimos de esto. Por eso no nos desesperamos y si podemos ir a algún equipo, bienvenido sea. Igual seguiremos yendo a la cancha y difícilmente nos alejemos porque somos de acá y respiramos fútbol.

-Aunque la decisión ya está tomada y sea reciente, la historia te va a recordar como el técnico que logró el primer bicampeonato de Yrigoyen…

-Fue un período de tiempo muy feliz y muy grato. La gente volvió a la cancha y ni en el mejor de los sueños se hubiese dado semejante logro deportivo para la historia del club. Volveremos algún día porque entendemos que hemos dejado una buena imagen y nos vamos sin guardar rencores con nadie, todo lo contrario, muy agradecido por haber formado parte de un capítulo más que importante para Yrigoyen junto a los jugadores.

La última corona. Vicario (arriba izquierda)  junto a un equipo de Yrigoyen que jamás olvidará
La última corona. Vicario (arriba izquierda)
junto a un equipo de Yrigoyen que jamás olvidará

-¿Te quedó pendiente algo?

– Y… (piensa). Cuando terminó el primer campeonato con el equipo dijimos: “Vamos por el bi”, y después de haberlo logrado dijimos: “Vamos por el tri”. Siempre hay algo por jugar, por querer ganar, por tener la sana ambición de ir por más. Lógicamente nos queda ese sinsabor de haber conformado una gran base como equipo y cuestionarnos el porqué de no buscar más… pero honestamente no queda nada pendiente, sólo agradecer al club y a los jugadores por estos años y por habernos dado trabajo de algo que amamos como es el fútbol.

Print Friendly, PDF & Email