Hace tres meses que espera una prótesis de PAMI

La aguarda en silla de ruedas en un geriátrico

Los familiares de Raúl llevan tres meses esperando una prótesis del PAMI. Trabajó «toda su vida y ahora que está jubilado y tiene un problema de salud, no tiene la respuesta necesaria». Así lo relataron sus allegados.

Con sus 72 años, Raúl Antonio Pozzebón sufrió por una caída una fractura y fue trasladado desde Pasco, donde primero lo revisó el médico clínico local, su médico de cabecera, hacia la Clínica Marañón, la que explicaron que corresponde para la atención de los pasivos de esa localidad. Allí, el médico traumatólogo diagnosticó las consecuencias del golpe pero lo devolvió a su casa por no poder realizar la cirugía correspondiente hasta que no llegue la prótesis, la que demoraría 30 días.

Los integrantes del grupo familiar analizaron la situación y viendo que la esposa de Raúl es mayor que él y no podría atenderlo como es debido, hicieron «una vaquita», juntando el dinero para poder alojarlo en el Geriátrico Municipal, que aparece como «mucho más accesible» a otros centros, manifestó uno de los familiares.

«Hicimos todo lo que nos pidieron para completar el trámite, pero la prótesis de fémur no llega. Hasta recurrimos al intendente (Daniel) Delbono para que viera si podía hacer algo por nosotros y a pesar de que viajó a Córdoba para tratar de agilizar la llegada de la prótesis, no conseguimos respuesta», relataron integrantes de la familia.

Contaron además que «llamamos en varias ocasiones a PAMI y la última vez nos dijeron que no saben qué pasa. Uno no conoce, no sabe, pero nosotros hacemos un gran esfuerzo para poder hacer que Raúl se aloje en el Geriátrico, pero se cumple el mes y seguimos esperando». El mes se vence hoy. Los familiares de Raúl deberán renovar hoy ese contrato mensual y abonar el importe, mientras la prótesis no llega y PAMI no responde para mejorar la calidad de vida de un trabajador.

Los allegados a Raúl recurrieron además al Centro de Jubilados de la localidad para que intercedieran, pero tampoco pueden hacer mucho más que insistir por teléfono, pero las respuestas de PAMI no llegan.

La cirugía estaba programada para el jueves, pero debieron suspenderla.

«Este parece ser un problema de PAMI: una persona que trabaja toda su vida hoy no tiene respuesta cuando lo necesita», comentaron.

Raúl arrastra otros problemas de salud, admitieron los familiares, «pero era activo, andaba por la calle, bien, y ahora está en una silla de ruedas, esperando que PAMI envíe la prótesis».

Print Friendly, PDF & Email