Hallaron sin vida en una celda al padre de Joel, el chico muerto en Complejo Esperanza

Carlos Alberto Sola, el hombre hallado muerto ayer en una celda de la Comisaría de Distrito local

En un año y 18 días la familia Sola vio desaparecer al adolescente de 16 años, poco después a la madre y, ayer, al padre, quien fue encontrado muerto en el interior de la sede policial de esta ciudad

Carlos Alberto Sola, el hombre hallado muerto ayer en una celda de la Comisaría de Distrito local
Carlos Alberto Sola, el hombre hallado muerto ayer en una celda de la Comisaría de Distrito local

Un hombre que fue trasladado a la sede de la Comisaría de Distrito de Villa María, poco antes de la medianoche del domingo pasado, apareció muerto durante las primeras horas de la madrugada de ayer, confirmó a EL DIARIO el fiscal de Instrucción del Segundo Turno, Gustavo Atienza, quien investiga lo sucedido.

La persona que fue encontrada sin vida, cuando se hallaba aislada en el interior de la sede policial de General Paz 317, fue identificada como Carlos Alberto Sola, apodado “el Pato”, de 57 años, padre del adolescente Carlos Joel Sola, fallecido hace poco más de un año a raíz de un paro cardiorrespiratorio, cuando era trasladado hacía el Complejo Esperanza por un hecho policial.

 

El hecho

“El hombre fue llevado a la sede de la Policía en resguardo, debido a que se encontraba en estado de ebriedad y generando algunos problemas”, informó el fiscal Atienza, quien agregó que “poco después fue encontrado sin vida” dentro del recinto policial donde fue recluido.

El funcionario judicial precisó que Sola “se encontraba aislado” y la versión del abogado de la familia, Daniel Volpe, señaló que el desenlace fatal se habría registrado alrededor de la 1.30, es decir, unas dos horas después de su ingreso a la Comisaría.

Atienza subrayó que el hecho “está en proceso de investigación”, aunque dio cuenta que “supuestamente se quitó la vida”, para lo cual “habría agarrado su propia vestimenta, la anudó en la parte superior”, todo lo cual indicaría que murió por “ahorcamiento”.

Sin embargo, el fiscal reiteró que “todavía estamos en proceso de investigación” y que “aún no recibí el informe firmado por el (médico) forense en el que se establece la causa eficiente” de la muerte de Sola.

Señaló, asimismo, que ha dirigido la investigación hacia dos objetivos: “Por un lado, conocer la causa eficiente de la muerte para saber por qué y cómo falleció, como así también saber sus últimos movimientos; por otro, (determinar) si en el hecho intervino una tercera persona, por lo que se busca establecer si ha existido responsabilidad, si lo hubiere, en el personal que estaba a cargo”.

 

Era el papá de Joel

El hombre hallado sin vida durante la madrugada de ayer en el interior de la principal sede policial de Villa María, donde también se encuentra la Jefatura de la Unidad Departamental San Martín, era el progenitor del menor Joel Sola, quien murió por un paro cardiorrespiratorio el 12 de noviembre del año pasado (es decir, hizo ayer un año y 18 días), cuando se produjo su traslado al instituto de menores Complejo Esperanza.

Ese día el chico fue trasladado a un nosocomio de la capital provincial tras sufrir una descompensación y su padre, el hombre hallado muerto ayer, había sostenido que lo que le ocurrió a su hijo fue un homicidio debido a los golpes que presentaba en el cuerpo.

El traslado del menor a Córdoba fue dispuesto por la Justicia luego de que efectivos policiales lo sorprendieran en la cuadra del 200 de avenida Yrigoyen, a poca distancia del Casino de Villa María, ante la presunta autoría de “tentativa de hurto”.

En la ocasión, de acuerdo a lo informado por fuentes policiales de esta ciudad, el chico “se autolesionó” e ingirió una tapa de plástico de una gaseosa, lo que obligó a que fuese trasladado al Hospital Regional Pasteur, desde donde poco después fue trasladado al Complejo Esperanza, situado en Campo Bouwer, en la ciudad de Córdoba.

Fue en esa oportunidad que el padre del adolescente fallecido expresó: “Mi hijo era un sinvergüenza, pero no mató a nadie”.

Pasaron los meses, se sucedieron los reclamos para que se investigue la presunta comisión de abuso policial, pero nunca se supo qué ocurrió con Joel.

Una y otra vez, Marta García, la madre del menor, quien dejó de existir hace pocos meses, reclamó: “Quiero saber la verdad de cómo murió mi hijo”, al mismo tiempo que Rebeca, una hermana del pibe, esperaba en Córdoba el resultado de las autopsias.

García reiteró una y otra vez ante la consulta de los medios que “todavía no tenemos respuestas sobre la muerte de Joel”, a la vez que dio cuenta que su hijo estuvo dos veces en el Complejo Esperanza y que en septiembre de 2014 fue violado en ese lugar.

A un año del fallecimiento del hijo de “El Pato” Sola, la fiscal cordobesa Liliana Sánchez informó que la carátula del caso seguía siendo “muerte de etiología dudosa”.

 

Hoy, el sepelio

En el tramo comprendido entre el 12 de noviembre del año pasado y el 30 de noviembre del corriente, la familia Sola sufrió nada menos que tres fallecimientos: la muerte de Joel, el deceso de la mamá y, durante la madrugada de la víspera, el fallecimiento del papá.

En el caso del adolescente y su progenitor, por ahora, los episodios permanecen en la penumbra de la calificación jurídica “muerte de etiología dudosa” y, en ambos casos, la pérdida de la vida ocurrió en ámbitos relacionados con la Policía.

Los restos de Carlos Alberto Sola, quien residía en Vélez Sarsfield y España, eran velados en una de las salas de la Empresa Manelli, en General Paz 716 y la inhumación se producirá hoy, a las 10, en el cementerio la Piedad.

Print Friendly, PDF & Email