Investigan la muerte de un preso de la cárcel de barrio Belgrano

El fiscal de Instrucción del Segundo Turno, Gustavo Atienza, está a cargo de la investigación

Su cuerpo sin vida fue llevado a la morgue de la ciudad de Córdoba, donde se le practicará la autopsia correspondiente para determinar fehacientemente la causa de la muerte

El fiscal de Instrucción del Segundo Turno, Gustavo Atienza, está a cargo de la investigación
El fiscal de Instrucción del Segundo Turno, Gustavo Atienza, está a cargo de la investigación

Un hombre de 35 años que cumplía condena por un hecho de abuso sexual con acceso carnal fue encontrado muerto ayer a la mañana en la celda que ocupaba en el Establecimiento Penitenciario Número 5 de barrio Belgrano de esta ciudad.

Se trata de Daniel Gustavo Ulloa, quien fue hallado pendiendo de los barrotes de la ventana de su habitación, atado el cuello con un pulóver de su propiedad, 13 minutos después de las 9, por un efectivo de vigilancia de la cárcel local.

Según lo manifestado por el director del penal, José Herlan en diálogo con EL DIARIO, “el personal de sanidad del establecimiento primero y luego personal de un servicio de emergencias trabajaron en la reanimación del interno, que salió con débiles signos vitales, pero cuando llegaron al Hospital Pasteur, pasadas las 9.20, falleció”.

Se hizo cargo de la investigación del hecho el fiscal de Instrucción del Segundo Turno, Gustavo Atienza, quien por el momento caratuló el expediente como “averiguación de causa de muerte”.

 

A Córdoba

El cuerpo sin vida de Ulloa fue trasladado por disposición del funcionario judicial a la morgue de Córdoba para que se le practique allí una autopsia, ya que el médico forense de los Tribunales villamarienses se encuentra de licencia.

La Justicia no descarta ninguna posibilidad, a pesar de que la hipótesis más sólida hasta ahora sea la de que el condenado se haya quitado la vida.

“Por el momento, hemos secuestrado elementos de prueba, como la prenda de vestir con que hallaron sujeto al interno fallecido e inspeccionamos la celda donde fue hallado. También comenzamos a recepcionar testimonios”, explicó el fiscal, quien añadió que “a simple vista no hemos encontrado signos de violencia externa en el cuerpo de la víctima, pero eso lo va a determinar el médico, yo no soy especialista en esa materia”, dijo.

Ulloa, quien había llegado al penal de esta ciudad días atrás procedente de la cárcel de Río Cuarto, estaba alojado en el pabellón para internos con dificultades conductuales, donde sólo había otros cuatro internos.

El condenado era oriundo de Rufino, provincia de Santa Fe, donde había perpetrado el abuso sexual por el que fue penado con 15 años de prisión, donde ingresó en 2009.

Estaba previsto que dejara la cárcel en 2024.

Print Friendly, PDF & Email