Irascible albañil condenado por golpear ferozmente a su pareja

Daniel Agüero en el banquillo de los acusados, custodiado por personal penitenciario y junto a su defensor, el abogado local Javier Quiroga

Violencia de género – Otro caso que llega a los estrados judiciales villamarienses

Daniel Angel Agüero recibió una pena de dos años de prisión por “amenazas reiteradas” y “lesiones leves calificadas”. Como se trata de un convicto primario, con buena conducta y una pericia psicológica favorable podrá obtener en breve la “libertad condicional”

 

Un trabajador de la construcción fue condenado ayer por un violento episodio ocurrido en septiembre pasado en Villa María, cuando amenazó y agredió físicamente a su concubina, y producto de esa feroz golpiza la joven sufrió tres convulsiones y tuvieron que asistirla en el Hospital Pasteur.

Se trata de Daniel Angel Agüero (23), quien fue declarado autor responsable de “amenazas reiteradas” y “lesiones leves calificadas” (las agrava la violencia de género) y recibió una pena de dos años de prisión de cumplimiento efectivo.

La condición de convicto primario de Agüero le permitiría obtener la “libertad condicional” en los próximos días, ya que hoy cumple ocho meses entre rejas y la legislación vigente prevé el acceso a dicho beneficio excarcelatorio si observó buena conducta durante el tiempo que estuvo detenido y sortea con éxito una pericia psicológica que acredite que está apto para reinsertarse en la sociedad.

En efecto, el artículo 13 del Código Penal establece que “el condenado a prisión (…) por tres años o menos, que hubiere cumplido ocho meses de prisión, observando con regularidad los reglamentos carcelarios, podrá obtener la libertad por resolución judicial, previo informe de la dirección del establecimiento e informe de peritos que pronostique en forma individualizada y favorable su reinserción social”.

Agüero fue apresado el 25 de septiembre del año pasado, polco después que su pareja lo denunciara por un violento incidente ocurrido horas antes en la vivienda que ocupaban.

Por causas que no fueron precisadas, el agresor la insultó, luego la amenazó diciéndole que la iba a “hacer cagar” y finalmente la golpeó frente al pequeño hijo de ambos.

Para evitar que la agresión continuara, la joven intentó escapar, pero el irascible sujeto la tomó de los cabellos, la tiró al suelo, la arrastró algunos metros y luego le apretó el cuello con ambas manos. Fue entonces cuando le dio un rodillazo en los genitales y Agüero cesó en la agresión.

Sin embargo, la víctima sufrió una crisis de nervios que le provocó tres convulsiones, por lo que fue auxiliada por personal de Bomberos Voluntarios.

Aunque las lesiones fueron consideradas “leves” por la Justicia por el tiempo de curación que demandaron, la joven decidió radical la denuncia por el temor que le ocasionó la violenta reacción del padre de su hijo.

El juicio fue presidido por el camarista Félix Martínez y contó con la participación del fiscal Francisco Márquez y del abogado villamariense Javier Quiroga, quienes difirieron en la modalidad de la pena, ya que el acusador público pidió que fuera de cumplimiento efectivo (como finalmente ocurrió), mientras que el defensor solicitó que fuera de ejecución condicional, es decir en suspenso.

Print Friendly, PDF & Email