Justo un día para recordarlo

Ayke tenía apenas dos años cuando se enfermó.

Mientras se celebraba el Día del nimal, el domingo murió Ayke, un destacado rescatista de Río Negro. Todo Cipolletti lamentó la partida del perro raza bloodhound

Personal de la División Canes de Cipolletti, de la Policía rionegrina, lloró la pérdida de un amigo y un compañero de trabajo: Ayke, el perro bloodhound que había sido adiestrado para la búsqueda de personas, según confirmó el diario La Mañana de esa ciudad.

El perro partió de este mundo el domingo, justo cuando muchos otros festejaban el Día del Animal y compartían en sus redes sociales la foto de su mascota amada.

Ayke tenía dos años y había sido donado por una familia oriunda de la localidad de Allen.

“Es un dolor y una pérdida muy importante. Era un can muy efectivo, excelente. Tuvo muchas participaciones y cada vez que salió a buscar, encontró. Lamentamos mucho su muerte”, indicó el veterinario Sergio Gómez, que lo recibió en su consultorio e intentó salvarle la vida, pero no pudo hacer nada al respecto.

En diálogo con LM Cipolletti, el profesional explicó que murió como consecuencia de haber sufrido una torsión en el estómago y el bazo, una complicación grave pero muy característica de esta raza”.

Ingresó a su consultorio alrededor de las 8 del domingo, y ya presentaba signos evidentes del trastorno que sufría. Babeaba mucho, tenía una dilatación gástrica aguda, problemas para respirar y se encontraba muy hinchado.

Al efectuarle una ecografía, se confirmó el diagnóstico, y cerca de las 17 falleció. “Es muy difícil que salga un animal de una torsión de estómago, de diez capaz que uno se salva, con suerte”, comentó el veterinario consultado.

En el último tiempo, Ayke había logrado encontrar a una abuelita perdida de Catriel. Junto a Ringo, otro perro de la División de Canes, también había sido convocado por la Justicia neuquina para buscar a Lorenzo Muñoz, el hombre que asesinó a puñaladas a una mujer y a su pequeña hija en Las Ovejas y luego se suicidó. En este caso la ayuda no fue determinante para encontrar el cuerpo.

“Lo sepultamos en el cementerio propio que tiene nuestra división”, contó con profundo pesar el encargado de esa sección, Adán Muñoz.

Lo inesperado del desenlace, debido a su corta edad, generó conmoción entre los compañeros de Ayke, quienes lo despidieron con emoción.

Print Friendly, PDF & Email