La cooperativa impulsada por un pastor de esta ciudad hizo su primera venta

P6 f2 pastor con ladrillos
El pastor Jorge Bustos, con los primeros ladrillos que fabricaron en esa región del Chaco

En el medio del monte chaqueño, el pastor Jorge Bustos lleva su mensaje basado en la palabra y en la acción. Después de años de alternar su trabajo en Villa María como albañil, con su tarea solidaria en Villa Río Bermejito, logró que la cooperativa de trabajo integrada por tobas de esa región hiciera su primera venta de 13.500 ladrillos. “Se hizo todo con mucho esfuerzo, sin grandes herramientas”, dijo Bustos. Con pala y machete despejaron un campo de 70 metros x 70 metros, se organizaron legalmente como cooperativa de trabajo y lograron empezar el camino para que ese grupo viva de su trabajo. “El Chaco es tremendamente pobre. La mayoría de la población vive subsidiada, con subsidios no se genera trabajo ni independencia y es lo que no permite que salgan del círculo de la pobreza”, dice Bustos. “Yo soy un seco, un albañil, que tengo el apoyo de mi señora que es empleada doméstica. Si no fuera por Dios, no podríamos hacer nada”, remarcó. Con la organización del grupo de tobas que integran la cooperativa de trabajo “Betel: amor por el prójimo”, va alcanzando la meta que se propuso este hombre de fe. “Pienso volver en septiembre para consolidar la actividad de la cooperativa y la del templo que construimos y luego, tras pasar las fiestas con mi familia, volveré a terminar la tarea. Si Dios quiere, desde ese momento el grupo seguirá funcionando solo”, concluyó. Quienes quieran colaborar con la obra del pastor Bustos pueden comunicarse al teléfono 0353-154119719.

Print Friendly, PDF & Email