La garganta roja con tanto grito

El ganador del Apertura acaricia el bicampeonato. Derrotó 2 a 0 en Plaza Ocampo a Unión Central en un partido que terminó con tres expulsiones

P45 F1
Textos: Federico GazzoliAlberto Arce (h)Alexis Zegatti y Juan P. Morre
Fotos: Víctor AlvezValentina Torriglia

Tan sólo un tiempo y los nerviosismos del rival fueron suficientes para que Hipólito Yrigoyen de Tío Pujio se metiera en el bolsillo la primera final del Torneo Clausura de la Liga Villamariense. Es que al anotar ambos tantos del 2 a 0 con el que derrotó a Unión Central durante la primera etapa y aprovechando un par de expulsiones que el elenco de calle Rucci tuvo en el parte complementaria, los tiopujienses se impusieron merecidamente en Plaza Ocampo.

El único momento en que los dirigidos por Germán Vicario no estuvieron firmes fue durante los primeros minutos del pleito, cuando el “Aurinegro” ganó el duelo en la zona del mediocampo y llegó a generar tres chances claras de gol entre los 7’ y los 9’. Primero avisó Elián Geremía, tras un tiro libre impulsado por Brian Guerrero, con un cabezazo que pasó cerca del poste derecho; luego lo tuvo el propio Guerrero, mediante un centro-tiro al arco que salió a pocos centímetros del palo izquierdo; finalmente un tiro libre de Jonathan Zabala fue enviado al córner por David Pauletti mediante un puñetazo.

Parecía que el último campeón estaba dormido y que los comandados por Marcelo Sachetto en cualquier momento podrían sacar provecho de dicha situación, pero el “Rojo” reaccionó a tiempo y después del primer cuarto de hora comenzó a exhibir la jerarquía que lo llevó a ser el mejor elenco del fútbol local.

Un claro motivo de esa levantada de Yrigoyen fue la aparición en escena de Alvaro Nieva. Es que el mediocampista, que hasta ese entonces poco había entrado en acción, comenzó a tener más contacto con la pelota y a desequilibrar desde tres cuartos de cancha en adelante, lo que claramente aportó al crecimiento tiopujiense.

Tras una asistencia del propio Nieva, Matías Bendazzi encaró por el medio y cayó en las puertas del área, pero el árbitro Franco Rodríguez dejó seguir. La pelota volvió a caer en los pies de Nieva y éste habilitó a José Fernández, quien remató de derecha a ras del piso para poner el 1 a 0.

Sea o no merecido, luego de un inicio con algunas dudas, los de ruta 9 estaban en ventaja y eso generó que su actuación continuara en levantada.

Sobre la media hora tuvieron dos chances claras de aumentar la ventaja. Una fue un remate de Gastón Garaffini que se fue por encima del larguero y la otra, tras centro de Andrés Ferrero desde la derecha, un balón que en el punto penal increíblemente Fernández no llegó a conectar de cabeza a pesar de encontrarse libre de marcas.

El segundo tanto se veía venir y no tardó demasiado en llegar. El reloj señalaba 39’ cuando Bendazzi le ganó la posición a Ezequiel Gaido e ingresando al área por el sector derecho se tomó todo el tiempo del mundo para acomodarse de la mejor manera y meter un violento derechazo ante el que nada pudo hacer Leonardo Morales para evitar que se convirtiera en el 2 a 0.

Antes del final de los primeros 45’ un desconcertado Unión tuvo el descuento en los pies de su mejor jugador, Jonathan Zabala, pero Pauletti desvió hacia el saque de esquina un disparo suyo.

Poco fútbol, varias rojas

Con la intranquilidad que le generó irse al descanso en desventaja, todo hacía suponer que en el complemento el “Aurinegro” intentaría volver a ser aquel que complicó a su rival durante los primeros pasajes del pleito. Pero lejos estuvo Unión de lograr ese cometido ya que los nervios, y quizás la inexperiencia para afrontar una final, le jugaron una mala pasada. Una clara muestra de esa situación pudo observarse a los 13’ cuando el delantero Juan Pablo Sotto vio la segunda amarilla y tuvo que irse a las duchas.

A pesar de la inferioridad numérica el “Aurinegro” siguió buscando descontar y esa misión fue comandada por su mejor jugador, Jonathan Zabala, que a los 15’ probó con un remate de zurda que Pauletti controló en dos tiempos, aunque poco les duró la ilusión a los del “Yosi” Sachetto ya que a los 22’ perdieron a Zabala, quien vio la tarjeta roja luego de aplicarle un puñetazo en el rostro a José Demichelis.

Allí Yrigoyen, que se perdió el tercero a los 39’ con un remate cruzado del ingresado Richard Brusa, pareció ponerle punto final a un encuentro que ganó en base a su experiencia y efectividad.

Más allá del cómodo triunfo que lo deja bien parado de cara a la revancha, Germán Vicario deberá pensar como suplir una nueva ausencia para ese partido ya que en tiempo cumplido se fue expulsado por doble amarilla el marcador de punta Maximiliano Theiler.

Unión quedó diezmado por las expulsiones, pero seguramente, haciendo honor a su extensa historia, dará pelea hasta el último instante de la serie en pos de cumplir su sueño de volver a ser campeón luego de tantos años.

 

P46 FiguraLa figura

Matías Bendazzi. Igual que en semifinales ante Alumni, el experimentado delantero de Yrigoyen se las arregló para complicar constantemente a la defensa de Unión. Aguantó bien la pelota de espaldas al arco y ganó bien en los mano a mano. Su olfato goleador quedó claramente de manifiesto en el gol que anotó.

ArbitroEl árbitro

Franco Rodríguez. Buena actuación. Demostró estar a la altura de un partido caliente en el que había muchas cosas en juego. Acertado en las tres expulsiones y en no dejarse llevar nunca por los constantes reclamos. Algo para criticar fueron algunas tarjetas amarillas que le faltó sacar en el complemento.

Print Friendly, PDF & Email