La inflación golpea mucho más en el interior del país

Los datos que arroja el INDEC revelan, por ejemplo, que en Mendoza la inflación de mayo llegó a 3,4%, contra 2,1% a nivel país

Según datos oficiales del INDEC

Los valores registrados en  Capital y Gran Buenos Aires distan ampliamente de lo que sucede en el resto del territorio argentino, principalmente, por las tarifas de servicios

n el interior del país, los incrementos de las tarifas hacen que los niveles de inflación sean superiores a los de Capital y Gran Buenos Aires.

Los datos oficiales que arroja el INDEC marcan, por ejemplo, que entre enero y mayo de este año, la inflación en la región metropolitana fue del 11,6%. En el resto del país ascendió al 11,8% en la región Pampeana, 11,9% en Cuyo, 12,2% en el NEA, 12,8% en el NOA y 13,1% en la Patagonia.

En ese sentido, se conoció que las mayores diferencias se concentran en el rubro vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles. A saber: en Capital y GBA fue del 9,9%, contra el 16,4% en Cuyo, el 22,1% en la Patagonia, el 23,4% en el NEA y el 23,8% en el NOA.

También hay diferencias importantes en el rubro Educación, por la mayor incidencia de la enseñanza privada, y en Comunicaciones.

A modo de ejemplo, se destacan los niveles inflacionarios en Mendoza. En mayo fue del 3,4% y en los primeros cinco meses del año ya alcanzó al 16,9%, superando la anterior meta oficial de inflación (15%) de todo 2018, según los datos de la Dirección de Estadística e Investigaciones Económicas (DEIE) de esa Provincia. Y, en los últimos 12 meses, acumula un alza del 29,9%. Cuando a nivel nacional el alza de mayo fue de 2,1%, y acumula en el año un 11,9% y una variación interanual del 26,3%.

Tan solo en los primeros cinco de este año, por las tarifas, en Mendoza los gastos de vivienda encabezan el ranking de los mayores aumentos, con el 31%.

En base a estos valores, el Gobierno reformuló las metas de inflación de este año. De un inicial 10%, como figura en el Presupuesto Nacional, se lo recalculó al 15% y ahora en la Carta de Intención al FMI el Gobierno espera que la inflación de este año se ubique en torno del 27% pero con la posibilidad de un desvío mayor que la eleve hasta el 32%.

De todas maneras, una variable clave es el valor de dólar porque tanto las tarifas como los precios de los combustibles están dolarizados con un efecto directo e inmediato sobre la tasa de inflación. Y para la segunda mitad de 2018 están previstos nuevos aumentos tarifarios en gas, electricidad y en las naftas.

 

Print Friendly, PDF & Email