“La situación está cada vez peor en nuestra ciudad”

Varios artistas locales intervinieron en la concentración del evento. Luego se dio la movilización por distintos puntos estratégicos de la ciudad

Como cada año, cientos de personas se dieron cita en plaza Centenario para reclamar contra el abuso policial. Un grupo de jóvenes de la Coordinadora Antirrepresiva aseguró que en Villa María se producen cada vez más persecuciones y represiones hacia los pibes de los barrios más humildes

Varios artistas locales intervinieron en la concentración del evento. Luego se dio la movilización por distintos puntos estratégicos de la ciudad

Un grupo de más de 100 personas se dio cita ayer por la tarde en plaza Centenario para participar de una nueva edición, la sexta, de la Marcha de la Gorra Villa María y Villa Nueva, una manifestación en la que, bajo la organización de diferentes organizaciones no gubernamentales, la consigna principal es reclamar contra el abuso policial.

En esta ocasión, la consigna común fue “El Estado nos mata, sus medios lo bancan, nuestra lucha avanza”, aunque también, entre muchas otras, pudieron observarse pancartas con los siguientes mensajes: “Debajo de cada gorra hay una historia”; “Control popular a las fuerzas de seguridad”; “Tu Código vulnera mis derechos”; “Contra tu Código de Convivencia, organización y resistencia”; “Ni un/a pibx menos, basta de represión e impunidad”; “El miedo que te venden lo pagamos nosotrxs” y “Los pobres merodean, los ricos pasean”.

El encuentro comenzó, pasada las 17, en la tradicional esquina de Buenos Aires y General Paz, donde se produjeron las intervenciones de distintos artistas locales: Madre Chica, Cucusa longa, Songlines, Vitamina, la murga “La cuerda que falta”, Alicia Perrig y la poesía de Manu Lunari.

Posteriormente, cerca las 20, comenzó la marcha por las calles de la ciudad. Desde el punto de encuentro la manifestación se dirigió al Palacio Municipal, luego al Concejo Deliberante y finalizó frente a los edificios de Tribunales y de la Policía de la Provincia, dándose luego el retorno hacia el lugar de inicio de la caminata y la posterior desconcentración.

 

“Reprimen y persiguen con impunidad”

En relación a los ejes centrales sobre los que se desarrolló esta nueva edición de la tradicional manifestación, EL DIARIO dialogó con Ailín del Campo, Lucía Saavedra y Luisina Arenas, integrantes de la Coordinadora Antirrepresiva, quienes apuntaron: “Dentro de los principales reclamos por los que nos movilizamos está la petición para dar de baja el Código de Convivencia de la Provincia de Córdoba, que es una herramienta que tienen las fuerzas policiales para actuar con impunidad reprimiendo y persiguiendo a los pibes de los barrios periféricos”.

“También luchamos para que no se apruebe el proyecto de ley que establece la baja en la edad de imputabilidad y en reclamo del protocolo surgido desde el Ministerio de Seguridad de la Nación contra la Comunidad LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales), que es una herramienta para amparar la persecución y la criminalización”, añadieron.

Al mismo tiempo, aseguraron que “esta movilización es el resumen de un arduo trabajo que se realiza a lo largo de todo el año, como por ejemplo algunos talleres que brindamos en los barrios en los cuales aportamos herramientas legales de defensa a quienes sufren la violencia policial”.

“Siempre acompañamos los casos de persecución que se siguen dando en la ciudad, que lamentablemente se producen cada vez con más frecuencia”, indicaron con una marcada preocupación.

Como ejemplo de su teoría, argumentaron: “Durante el mes de febrero, en ocasión de la realización del Festival de Peñas, es cuando se torna más intensa la persecución y la represión hacia los pibes de los sectores populares de Villa María”.

“Durante los días que dura ese evento no los dejan circular libremente por la costanera y en la zona céntrica. Eso es una forma de esconder a los sectores populares para que no gocen de su derecho de poder circular por donde deseen hacerlo”, criticaron, apuntando además que “lamentablemente la Policía también se dedica a perseguir a los limpiavidrios, siendo que esa es su única fuente de ingreso económico”.

“Es como que durante esa época del año quieren ocultar la realidad de la ciudad ante los ojos de la gente que viene de otros lugares, por lo que en vez de ser un festival para todos y todos, como lo venden algunos, es solo para algunos y algunas”, opinaron.

Sobre ese último aspecto, apuntar además que “en algunos lugares, la situación está cada vez peor en nuestra ciudad. Sentimos que el Estado, ya sea a nivel local, provincial o nacional, no escucha nuestro reclamos y no le interesa todo lo que hacemos durante el año para corregir este flagelo”.

“De hecho, seguimos pidiendo justicia por Joel Solá, a tres años de su asesinato, y todavía no tenemos respuesta. Lo mismo sucede con la muerte de su papá Carlos, recordaron y finalizaron su testimonio señalando: “No nos olvidamos de Santiago Maldonado, que también es un desaparecido por una fuerza de seguridad nacional, en este caso la Gendarmería, que llevó a cabo su asesinato”.

Print Friendly, PDF & Email