La Tecnoteca planea desarrollar nuevos prototipos de prótesis

Gustavo Cierra muestra las dos impresoras, la propia y la que cedió la UNC, con las que hoy cuentan

A través de un convenio firmado con la Universidad Nacional de Córdoba el espacio que encabeza Gustavo Cierra obtuvo en comodato otra impresora 3D, que se utilizará para llevar adelante la realización de tres tipos diferentes de manos y brazos, buscando satisfacer las necesidades de villamarienses con este tipo de discapacidad

Gustavo Cierra muestra las dos impresoras, la propia y la que cedió la UNC, con las que hoy cuentan
Gustavo Cierra muestra las dos impresoras, la propia y la que cedió la UNC, con las que hoy cuentan

No hay pileta ni cancha de fútbol, ni tampoco helados, sin embargo, hubo cientos de chicos haciendo cola bajo el sol esta semana en la Tecnoteca Municipal.

Es que es un intenso verano el que se vive en este espacio, donde el aprendizaje y el divertimento se conjugan y conviven con importantes proyectos de desarrollo de prototipos de prótesis para el cuerpo en impresión 3D.

Gustavo Cierra, el encargado de la Tecnoteca, contó acerca de los desafíos que se plantean en materia de nuevas creaciones para dar respuesta a inquietudes que villamarienses acercan al lugar, para lo cual ahora cuentan con una nueva impresora. Pero, además, también se mostró absolutamente sorprendido por la cantidad de pequeños que han invadido la sala desde el lunes, en búsqueda de hacer amigos y divertirse de la mano de la robótica y la computación.

 

Los prototipos de manos que se  desarrollaron durante el año pasado
Los prototipos de manos que se
desarrollaron durante el año pasado


Nuevos proyectos: dos manos y un brazo

En febrero del año pasado la Tecnoteca anunciaba orgullosamente que estaba lista la primera prótesis de mano hecha con la impresora 3D con la que cuentan, luego de que un vecino de la localidad que perdió su articulación cuando tenía 2 años se acercara al lugar con este proyecto. A lo largo del año se desarrollaron otras seis producciones similares.

Gustavo contó que durante el verano tienen tres inéditos desafíos, siempre buscando satisfacer las demandas de villamarienses: “Hacer una mano flexible, para lo que hemos adquirido un material que cuando se imprime termina siendo como goma y con ello vamos a hacer una mano para que no necesite articulación de tuerca, tornillos y todo eso. El otro tiene que ver con hacer brazos, que no hemos hecho nunca, y vamos a trabajar creándolos. Y por último trabajaremos en el proyecto de una mano motorizada, es decir que tenga microcontroladores y micromotores para que se cierre automáticamente”.

Los chicos hacen fila en la puerta de la Tecnoteca, en plena tarde de verano
Los chicos hacen fila en la puerta de la Tecnoteca, en plena tarde de verano

A esto se le suma que van a trabajar también en el diseño de materiales educativos, “que es la creación con este tipo de tecnología de mapas impresos en 3D con relieve para que los utilicen chicos con escasa visión o ciegos”. “Esto nació luego de que viniera una profesora con una alumna a plantearnos esa necesidad”, detalló y desafió: “Todo esto vamos a intentar hacerlo durante el verano”.

“El objetivo de esto, además, es que los mismos destinatarios de estos proyectos vengan a trabajar en ello, es decir, los chicos que requieren de esas manos van a venir y ellos van a diseñar, les vamos a enseñar a ellos para que luego ellos mismos puedan producir las modificaciones o adaptaciones que quieran. No es que nos vamos a poner a fabricar estas manos, sino que somos como tutores o docentes que guiamos para que ellos también lo puedan hacer”, resaltó el programador.

Los primeros dos días de esta semana pasaron más de 300 chicos por el espacio educativo
Los primeros dos días de esta semana pasaron más de 300 chicos por el espacio educativo

Cierra confió que son tantos los pedidos que algunos los deben derivar a Buenos Aires “para no demorarlos a ellos, porque en realidad nosotros podemos hacer un trabajo fuerte durante el verano, ya que durante el año estamos muy ocupados con las clases, entonces como que bajamos el ritmo de producción”.

Además, se mostró orgulloso de la cantidad de proyectos que se han impreso durante el 2015. “Hemos tenido 300 impresiones de cosas raras. Por ejemplo, hay una empresa acá que se dedica a arreglar impresoras láser y vino a hacer los engranajes, es decir, esta impresora 3D imprimió partes de una impresora común. También hemos impreso algunos proyectos de la Escuela del Trabajo, proyectos de fin de curso de la UTN, un chico de Pozo del Molle vino a imprimir parte de una impresora 3D; una señora tiene un lavarropas que tiene unos tacos que sostienen la parte de centrifugación, los tenía rotos y los vino a imprimir; hicimos flotantes de carburador para un motor de una bomba extractora, desde la Escuela José Ingenieros vinieron a imprimir relojes para las aulas que ellos mismos diseñaron… En fin, hemos hecho de todo este año”.

 

La UNC cedió su impresora 3D

Pero para poder conseguir cumplir con estas metas que se plantean durante el verano, la Tecnoteca ya cuenta con una ayuda extra. A través de un convenio con la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) recibió en comodato otra impresora 3D, que ya está en marcha.

Sobre este importante acuerdo, Cierra contó que “todo comenzó con una invitación que nos hizo el grupo UNC Más Más, que es un grupo de la UNC conformado por gente de la Facultad de Astronomía, Matemáticas y Física (FAMAF) y la Facultad de Filosofía y Humanidades (FFYH), luego de que nos invitaran a participar de unas jornadas de capacitación sobre la didáctica de programación”.

“Ahí estaba la secretaria de Extensión de la FFYH, que se llama Liliana Pereyra, y Cecilia Martínez, quienes cuando vieron todo lo que hacemos acá, las manos que imprimíamos con las impresoras, nos comentaron que tenían una impresora 3D a la que no le están dando mucho uso y plantearon que podríamos usarla nosotros para este fin”, recordó.

Posteriormente, subrayó que desde la FFYH desarrollaron “un repositorio de acceso libre, que se llama Ansenuza, y como nosotros estamos desarrollando mucho material pedagógico usando tecnología como impresión 3D, robótica y demás, les ofrecimos alojarlo ahí para que cualquier docente del mundo pueda acceder en forma gratuita”.

A partir de eso, “y gracias al rápido trabajo del decano Diego Tatián en Córdoba y de Rafael Sachetto por parte de la Municipalidad, hoy tenemos las dos impresoras a full para poder hacer la mayor cantidad de impresiones posibles”.

El convenio, además de incluir el comodato del aparato, incluye también colaboración por parte de profesionales sobre los proyectos que desarrollen desde la Tecnoteca. “Este convenio sería como un primer paso a una intención de trabajar en conjunto durante todo 2016”, afirmó Gustavo.

 

Los chicos coparon la Tecnoteca

No sale de su asombro Gustavo cuando cuenta que entre el lunes -cuando la Tecnoteca comenzó con su horario de verano- y martes más de 300 chicos se llegaron hasta el espacio que ocupan en el predio ferrourbanístico.

“Este año hemos extendido el horario por la tarde por la demanda de chicos que tuvimos y la verdad que nos hemos visto sobrepasados, nos sorprendió, porque generalmente en las vacaciones de invierno sabemos que se llena, pero en verano no esperábamos que fuera tanto”, relató.

“Sin embargo, nos ha sorprendido que tanto por la mañana como por la tarde no nos alcanzan las computadoras porque vienen grupos de 60 ó 70 chicos y la capacidad que tenemos nosotros es de unas 50 computadoras, y muchos se tienen que ir y volver más tarde”, dijo, contento.

A su vez destacó que “algunos son chicos que han venido con la escuela y vuelven ahora, pero muchos vienen por primera vez porque están de vacaciones; tenemos muchos chicos que vienen, por ejemplo, con sus primos que son de afuera y lo primero que hacen es traerlos a conocer”.

¿Qué es lo que tanto llama a los chicos a ir a la Tecnoteca? “Una madre, días pasados, me preguntaba ‘yo no sé por qué les gusta tanto venir acá si en mi casa también tienen computadora’ y la diferencia está en que ellos acá hacen amigos, charlan, interactúan y están todo el tiempo jugando en red, es decir, en un mismo entorno y eso en sus casas no lo pueden hacer”, expuso.

Según consideró, “esto tiene que ver con el trabajo que se viene haciendo durante el año donde los chicos se han apropiado totalmente de las actividades y el lugar, entonces ellos también ya lo tienen en cuenta en su tiempo libre, porque a lo mejor durante el año no pueden venir tanto porque están en clases”.

Print Friendly, PDF & Email