“La vida de los débiles queda al capricho de los poderosos”

El obispo bendijo las instalaciones de la biblioteca de la SEA y se expresó sobre el aborto (Foto de archivo)

Debate sobre la despenalización del aborto – El obispo de la Diócesis de Villa María reiteró su visión en un acto

Samuel Jofré se expresó sobre el aborto durante un acto realizado días atrás. Asegura que “la vida de muchos argentinitos corre serio peligro”

Durante la inauguración de la biblioteca “Alberto Caturelli”, en la nueva sede de la Sociedad Educativa Argentina (SEA), el obispo de la Diócesis de Villa María, Samuel Jofré Giraudo, aprovechó la oportunidad para reafirmar la posición de la Iglesia sobre la despenalización del aborto, tema que se debate actualmente en el Congreso de la Nación.

Inició su alocución hablando sobre el conocimiento y la búsqueda de verdad “objetiva”.

A su criterio, al “no aceptar que haya una verdad objetiva, en la cual podamos encontrarnos, es también disolver totalmente la vida social y desconocer la entidad misma que es la verdad”. Y agregó: “Esto no queda solo en elucubraciones, puede tener consecuencias drásticas, como de alguna manera sucede en este momento, en que la vida de muchos argentinitos corre serio peligro”.

Y prosiguió: “Porque hay gente que en base a este relativismo, pretende que la vida de algunos quede al capricho y a la merced de otros. Como es lógico, siempre es la vida de los débiles la que queda al capricho de los poderosos”.

“Por lo tanto, el reconocimiento de una verdad objetiva, que nos habla de la calidad de cada persona más allá de su fortaleza física o de otros valores que puede tener, es fundamental”, manifestó.

Antes de entrar de lleno al tema del aborto, que se debate en el Congreso, abordó la cuestión de la comunidad.

Dijo que “la libertad nunca alcanza su plenitud si no es en comunidad, por la comunicación y eso es precisamente la biblioteca, un instrumento para comunicar la verdad. Entonces hoy, la vida cultural de Villa María da un salto cualitativo de hondo calibre. Demos gracias a Dios por tener un instrumento nuevo, potente, para acceder a la verdad. Y acceder a la verdad no es un lujo, no es un capricho ni es una tarea de exquisitos o desocupados, acceder a la verdad es el camino a la libertad y es el camino de acceso a la eternidad como trascendencia”.

“Pero no es solo un instrumento de la perfección personal, es fundamental para el bien común, para la vida de la comunidad”, porque a criterio del obispo, con la “verdad subjetiva no hay un orden social y entonces, cedemos a la ley del más fuerte”.

Print Friendly, PDF & Email