Las cosas por su nombre

Desde Villa María se propone una campaña de concientización para que se utilicen cada vez más los collares con los datos de las mascotas, atendiendo a la cantidad de extravíos que se registran diariamente

Concientizar es la tarea más difícil, pero la más valiosa, en muchos sentidos de la convivencia. Y en el caso de las mascotas es clave. Por eso hay villamarienses que proponen campañas muy importantes para que los vecinos empiecen a mejorar la calidad de vida.

Una de las vecinas, Lucy, nos envió este texto para tener en cuenta y desde aquí nos acoplamos a su campaña, colaborando para que no haya más mascotas perdidas:

¿Tenés un hijo de cuatro patas al que amás con todo tu corazón? ¿Como lo llamás? ¿Tommy? ¿Greta? ¿Arturo? ¿Amelia? ¿Seguro le comprás la comidita que mejor le sienta, le cambiás el agua varias veces al día para que la beba limpia y fresca y tiene su cucha reglamorosa o duerme en tu cama, con vos o, tal vez, en la alfombra al lado de tu cama?

Me atrevo a pensar que tu mascota, perro o gato, es feliz con un dueño como vos y me atrevo a pensar que comete travesuras cual niño pequeño… Y cuando abrís la puerta para sacarlo a pasear o porque llega alguna visita, él o ella te mira picaresco o ni te mira y de un soplido se escapa velozmente a la calle, a oler la libertad y la adrenalina de correr y correr, tal vez para jugar con vos, correr, correr y divertirse, pero en un abrir y cerrar de ojos… pasó una moto fuerte o alguien detonó pirotecnia y se asustó y corrió y corrió para cualquier lado. Y se fue. Y no lo viste más. Así, en un abrir y cerrar de ojos, tu hijo amado de cuatro patas se perdió y comenzó a vagar por las calles asustado, angustiado, buscando tu rostro y tu olor en cada persona que se cruza… y no te encuentra… y sufre,,, y a su rica comidita ya no la encuentra ni a su agua fresquita ni a su cuchita glamorosa.

Si tenés un hijo de cuatro patas al que amás con toda tu alma, identificalo, comprale un collar y colgale una chapita con tu número de teléfono o simplemente esos llaveritos plásticos que posibilitan escribir en un papelito, cerciórate que esté legible el número siempre y que siempre lo lleve con su collar. Y cuando lo hagas confirmarás cuánto amor sentís por él o ella. Sugerile que haga lo mismo a tu familiar o amigo que no lee el diario ni tiene redes sociales. Pensá que muchas personas mayores tienen una mascota como única compañía y no pueden salir a buscarlos, sé solidario, ofrécete a llevarle ese llaverito que cuesta tres pesos y escribile su número de teléfono y contale que así, de a poco y de a muchos, los perritos con hogar que se pierdan por una travesura o descuido o por la pirotecnia pueden regresar rápidamente a los brazos amorosos de sus dueños, y evitamos que más perritos deambulen por las calles hambrientos y sedientos de comidita, agua y sobre todo AMOR.

Dale, ayudalos y ayudanos para que todos HAGAMOS UN MUNDO MEJOR.

 

Print Friendly, PDF & Email