Las voces después del partido

Cristian Mignola lleva la guinda y se prepara para el contacto. El ala fue autor de uno de los tries de su equipo

RUGBY – El clásico

Luego del cotejo, algunos de los protagonistas de este clásico dialogaron con EL DIARIO y dejaron su opinión y sensaciones de un tradicional partido que cumplió 45 años de historia

 

Escribe: Gustavo Ferradans

Es el partido que todos quieren jugar y por el que cuentan los días hasta que llegue el momento de disputarlo. Es el encuentro que genera alegrías y tristezas, según sea el resultado, el que reúne más recuerdos y el que se juega, muchas veces, más con el corazón que con la cabeza.

Jockey y San Martín escribieron ayer una nueva página del gran clásico villamariense, y ante unos 1.500 espectadores que le dieron un marco algo menor al acostumbrado. En la cancha se vivió una verdadera fiesta, como ocurre en cada edición. Los jugadores del rugby infantil de cada equipo hicieron la, ya tradicional, pasarela para el ingreso de los jugadores de primera y hubo papelitos y humo de colores para recibirlos.

El partido se jugó sin treguas, intensamente, sin regalar nada, como en cada clásico, como rivales que son, desde hace 45 años. Luego del mismo, cada uno dejó una impresión:

Facundo Boaglio (subcapitán del Jockey): “Tal vez haya sido un partido similar a uno anterior, pero por el resultado. Pero el juego va cambiando. Todos los años los planteles se renuevan. Nosotros tenemos varios chicos nuevos y otros se van sumando y estamos en la misma sintonía y eso se ve dentro de la cancha”, señaló.

El fullback opinó que “El primer tiempo fue cerrado, complicado, cometimos errores, pero cuando nos metimos en las 22 (yardas) pudimos sumar. Creo que sacamos diferencia por afuera. Lo analizábamos en la semana, que se achicaban mucho en el ruck y la carta nuestra era por afuera. Tenemos gente rápida y definidora, creo que se vio en los tries anotados por los wines y los centros. Creo que mejoramos muchísimo con respecto al partido anterior”.

Los jugadores del Jockey buscan tacklear a Cucú Martínez. El jugador Tricolor aportó todos los puntos de su equipo

Finalmente dijo: “Este triunfo sirve para la clasificación a la siguiente ronda. Quedan dos fechas muy duras, pero la idea es ganar ambos para sumar puntos y entrar a la clasificación sin problemas”.

Sebastián Dominici (Heac coach del equipo): “Mi viejo siempre dice que los clásicos hay que ganarlos, más allá de jugarlos bien o mal. Un triunfo en este partido era medio paso para la clasificación, por eso era tan importante ganarlo.  Nos jugó en contra la semana pasada, en los cuartos de final del Torneo del Interior, la semana pasada, no tener un plantel tan largo como para afrontar las dos competencias, y tal vez la cabeza jugó en contra. Estamos dolidos por aquella derrota, pero muy alegres por esto, siempre es bueno ganar un clásico. Les dije a mis jugadores que lo disfruten y que el lunes volvemos a entrenar como siempre”,   señaló.

“El partido se quebró con el try de Mignola, pero cuando nosotros pudimos hacer nuestro juego dinámico, siempre quedamos debajo de los palos. Eso por ahí, en el rugby de Córdoba no pasa. Fue virtud de los chicos, de sacar y jugar rápido la pelota, desarrollando un rugby que es el que queremos hacer. Decir para qué está este equipo es muy difícil. El rugby es muy físico, se lesionan muchos jugadores. Creo que estamos para jugar todos los partidos al ciento por ciento, competir y jugar contra cualquier rival de Córdoba, pero nuestro principal rival, somos nosotros mismos, por la poca cantidad de jugadores y por la cabeza de los chicos. Por eso, estos triunfos vienen bien para ir mejorando eso”.

“Logramos hacer diferencia con el cambio de ritmo y por afuera, pero también en los forwards los bloqueamos, y en el uno a uno, en el contacto hicimos diferencias, fue la clave para ganar el partido y por afuera, se abrió”, finalizó.

Elio Martínez fue el autor de todos los puntos de San Martín y en esta oportunidad le tocó ser el apertura del equipo. En diálogo con EL DIARIO dijo: “Esperamos algo distinto. Veníamos a jugarlo con buenas expectativas. Venimos con resultados que por ahí no son habituales, pero hemos progresado y mejorado mucho, quedó reflejado con Urú Curé. Queremos crecer y estamos por un buen camino. A los clásicos hay que jugarlo con la mente fría, muy concentrados, me tocó jugar en un puesto que no es el habitual y creo que di todo. Igual no me acostumbro a jugar de apertura, tenemos bajas importantes y puntuales que tuvimos para este partido. Creo que la diferencia estuvo en el juego, ahí nos costó un poco”, opinó el jugador.

 

Los capitanes Valentín Pigni y Facundo Boaglio reciben las copas, junto a ellos Fernando Badrán, Marcos Bovo, Guillermo Garlaschelli de la firma La Casa del Electricista, el presidente del Club Juan José Reale y el presidente de la Comisión de Rugby, Ricardo Pigni

Tres copas

Hubo tres copas en juego y todas se quedaron en poder del Hípico. La primera copa que se disputó fue la Copa Poblar, donada por uno de los esponsores del equipo local que ayer inauguró una secretaría deportiva y shop en el ingreso al country.

En Primera división fueron dos las copas en disputa: “Lechuza Villa María”, que fue entregada a los ganadores por Marcos Bovo (responsable del Ente Deporte y Turismo) y Fernando Badrán (director de Deportes); mientras que la segunda copa se denominó “La Casa del Electricista”, y fue entregada por Guillermo Garlaschelli. Para estas dos últimas fue la tercera edición que estuvo en juego y todas quedaron para el equipo local.

Print Friendly, PDF & Email