El “León” perdió la garra en el “Prado”

Luciano Acosta estuvo perfecto en los penales. En la imagen celebra el que significó el 2 a 2 junto a “Nacho” Russo

Alem estaba 2 a 0 arriba en el inicio, pero el “Gallego” se lo dio vuelta, terminó ganando 4 a 3 y dejó al borde de la eliminación al “Tricolor”

Luciano Acosta estuvo perfecto en los penales. En la imagen celebra el que significó el 2 a 2 junto a “Nacho” Russo
Luciano Acosta estuvo perfecto en los penales. En la imagen celebra el que significó el 2 a 2 junto a “Nacho” Russo

Escribe: Juan Pablo Morre

“Así es el fútbol”. Esa es la frase típica que justifica, en un plano muy general, los porqués de un partido como el de ayer, en donde Española, eliminado y 2 a 0 abajo en apenas 20 minutos, remontó el partido con el atributo, además de una notable fortaleza mental, de aprovechar todos los regalos que le brindó un Alem, que pasó del “cielo al infierno” en un abrir y cerrar de ojos.

Así, el clásico villanovense terminó 4 a 3 a favor del “Gallego”, en un trámite cambiante como sorpresivo, que le brindó felicidad al local en su afán de cerrar el campeonato de la forma más decorosa y le abrió aún más la herida al “León”, que ya no depende de sí mismo en su objetivo de clasificación y está a un resultado de quedar fuera de los playoffs.

Ni siquiera, en el plano individual, la gran tarde del reaparecido Maximiliano Le Roux, autor de un “hat-trick”, le impidió el mal trago al “Tricolor” que se retiró del campo de juego con la impronta de equipo abatido, pero con la obligación -cómo marca su historia- de recuperar su espíritu en pocas horas (recibe el miércoles a Universitario, con el cual pelea la clasificación) y aferrarse a las chances que aún sostiene.

Con apertura de ataque, sociedades en todos los sectores, peligrosidad en sus avances y un infalible Maximiliano Le Roux, Alem asumió el protagonismo y la responsabilidad del triunfo, con 20 minutos llenó de furia futbolística.

Entonces, al minuto, Adrián Vega no controló tras centro de Gustavo Cerutti, luego el propio “Chuchu” cabeceó alto en excelente ubicación y, en la siguiente, Arcas se lució y le ahogó el grito de gol a Le Roux.

Todo eso, en apenas tres minutos, dejó a las claras que el letargo del local ante el impulso del visitante, que abrió el marcador a los 13 minutos cuando Pablo Fernández ejecutó un tiro libre perfecto al primer palo y conectó con Le Roux quien, sin marca alguna, metió un cabezazo tremendo: 1 a 0.

Seis minutos más tarde, otro tiro libre ejecutado por Fernández terminó con la pelota en el pecho de Diego Acosta, quien con toda su experiencia controló y recibió el impacto desde atrás de Ignacio Perón; ante esto, el referí Claudio Moyano marcó el primer penal de la tarde y Le Roux, con excelente ejecución, anotó el 2 a 0 claro y justificado de los dirigidos por Pablo Suárez que, imprevistamente, a partir de allí mermaron considerablemente su nivel, dejando entrever con claridad sus falencias.

Por lo que, el trámite cambió radicalmente de tónica ante las impericias propias de Alem e innegablemente las virtudes del local que, con la activa participación de Emiliano Yordán, asociado a Luciano Acosta, tomó el control de la pelota. Ante esto, Alem se repitió en infracciones en su propio campo a raíz de la falta de coberturas y fallas individuales.

En una de esas infracciones, a los 29’, Agosto bajó a Sayaga; en el tiro libre, Braian Verón le pegó mal al balón, que se amortiguó en la barrera, y antes que Pereyra, apareció el juvenil Agustín Moreno, quien anotó el 1 a 2.

Después del descuento, Alem, inexplicablemente, empezó a transitar en la cornisa, tanto anímica como futbolística, con el atenuante que el local no lo perdonó y le dio el empujón al vacío simplemente porque usufructuó los obsequios -individuales y colectivos- que le propinó el visitante.

A los 33’, Chiosso le cometió una falta tan clara como innecesaria dentro del área al pibe Moreno (después de otro envío al área producto de otra infracción en un costado) y Luciano Acosta, con tiro cruzado pegado al palo (el arquero fue al otro lado) estableció el inesperado 2 a 2.

Así, en cuatro minutos, todo quedó en pardas, pero sólo en el marcador ya que en el campo de juego el impacto del empate veloz del “Gallego” hizo mella en el “León”, que mostró una imagen tan improductiva al punto tal que le impidió aflorar su vigor de equipo combativo; por lo que, el rival corrigió sobre la marcha, se ordenó tácticamente y prácticamente no pasó sobresaltos defensivos durante gran parte de lo quedó del partido.

Dicha sintonía de acertar ante el error, se extendió al complemento; porque después de que Bustos, en un cierre al extremo, le impidió el gol a Artaza, el anfitrión respondió con eficacia. A una nueva pérdida de pelota en la salida sobrevino la réplica de un activo y colaborador Ignacio Russo, quien después de volver a perder otro mano a mano con Pereyra, tiró un centro, la pelota impactó en el brazo de Ciani y Moyano marcó el tercer penal de la tarde. Acosta, esta vez con tiro al medio (casi desvía el arquero), marcó el 3 a 2.

Ese gol fue el cimbronazo que aturdió del todo a Alem. Ante esto, Pablo Suárez metió un doble cambio (Dichiara y Sotto) para cambiar el rumbo del juego pero el “León” dependió de la rebeldía individual, que apareció a cuenta gota y entonces Española sostuvo la ventaja con ímpetu, orden defensivo y administrando correctamente los tiempos a través del tándem Acosta y Yordán quienes, en el marco del esfuerzo defensivo, fueron una estampita de Fernández.

Con éste último contenido y sin espacios, el visitante resignó lucidez y claridad para hilvanar juego; sin embargo, a través de su enjundia, el volante central inició un par de chances y, en la más clara, el arquero Guillermo Arcas tuvo una atajada vital, sobre los 29’, ante un tiro del ingresado Matías Bustamante.

No obstante, era Española quien más cerca estaba de ampliar el marcador aprovechando los amplios espacios que dejó un rival”jugado” y con urgencias; entonces, después de “perderse” un gol increíble tras cesión de Russo, en la siguiente el atacante Maximiliano Castillo (entró por Moreno) picó con todo el tiempo y espacio tras otro yerro en la salida del rival y definió con certeza para concretar el 4 a 2 que selló el triunfo.

Es que, por más que Le Roux, tras arremetida de Sotto, redondeó una contundente actuación individual ya en el cierre del partido y anotó el 4 a 3, la historia ya estaba escrita con tinta roja y amarilla.

 

La figura:

AGUSTIN MORENO: En el peor momento de Española, el juvenil apareció en su esplendor y fue el principal motor de la recuperación “gallega”; anotó el 1-2 con típico gol de goleador y luego recibió la falta del penal que permitió el empate por parte de Luciano Acosta, otro de gran partido, al igual que su compañero en la zona central, Emiliano Yordán. En Alem, Le Roux fue infalible y anotó los tres goles que, a la postre, no impidieron la caída de su equipo.

 

El árbitro:

CLAUDIO MOYANO: Con experiencia y sapiencia, el referí local redondeó una acertada actuación; correcto en los penales, en el manejo de las tarjetas y mucho criterio para sobrellevar los momentos más críticos del juego.

Print Friendly, PDF & Email