“Lleva mi apellido y quiero que se asocie con honestidad”

El empresario en el centro de su salón de avenida Perón, junto a los autos, como desde hace casi un cuarto de siglo

Su propia concesionaria está cumpliendo nueve años. Pero José Pomilio lleva casi 25 años en el rubro. Trabajó para Tagle en su Río Cuarto natal, pasó luego a Centro Automotores como todo Renault y fue jefe de Ventas de la firma durante ocho años en Bahía Blanca. Regresó del sur del país en 2001 invitado por Motcor (del Grupo Tagle) para la flamante concesionaria en Villa María. Y en 2007 decidió abrir la propia

El empresario en el centro de su salón de avenida Perón, junto a los autos, como desde hace casi un cuarto de siglo
El empresario en el centro de su salón de avenida Perón, junto a los autos, como desde hace casi un cuarto de siglo

Aprendí mucho de todas las grandes empresas en las que estuve. Mantengo con ellas una excelente relación, porque en cada lugar trabajé como si fuera mío. Les compro a ellas, es decir, tengo trabajo y el mejor trato con el Grupo Tagle”, dijo José Pomilio en el inicio de su charla con Peso específico.

Y enseguida agregó: “Trabajo desde los 13 años, y desde 1990 lo hago en el rubro automotor. Mi empresa es chica, pero seria y ordenada, porque la seriedad y el orden son las principales cosas que aprendí trabajando en grandes empresas”.

Al respecto, indicó que en Pomilio Automotores “nunca se compran autos en remates, nunca se venden autos tumbados, nunca se entregan autos sin los papeles al día, le pedimos al comprador que lo haga revisar con su mecánico por las dudas se nos haya pasado algo en nuestra revisión… No sé si somos los más baratos, sí trato de ser lo más honesto posible. La concesionaria lleva mi apellido, que es lo único que tengo, y quiero que se asocie con honestidad”.

José Pomilio junto a una de las rotativas de EL DIARIO, durante su visita a nuestra cooperativa de trabajo
José Pomilio junto a una de las rotativas de EL DIARIO, durante su visita a nuestra cooperativa de trabajo

“En todos estos años no tenemos ni un solo juicio en contra”, acotó el empresario, que además es directivo de la Cámara del Comercio Automotor de Córdoba.

Posiblemente desde esa condición de directivo en el sector, aportó un dato que no es menor: “De cada 10 vehículos usados que se venden, solamente a tres los vendemos las agencias legales”.

“El resto se vende en galpones, con el riesgo que ello supone para el comprador. Pero yo no soy un denunciante, soy un comerciante, que tiene a sus cuatro empleados en blanco, los mismos desde que abrimos, y que además paga todos los impuestos casi siempre al día”, comentó.

 

El mercado

Cuando se lo consulta sobre la situación del mercado automotor, Pomilio remontó un par de años para pasar a explicar: “En enero de 2014, cuando aumentaron los de alta gama, hubo un quiebre. Y al no poderse importar fueron aumentando los cero kilómetro. Eso generó un mayor valor también para el usado. Ya avanzado 2015, con la expectativa de la devaluación que se veía venir durante la campaña electoral, la gente salió a comprar y no había autos. Vos vendías y no tenías qué comprar. Ya en enero de 2016 la gente había comprado para cubrirse de la devaluación, que efectivamente vino. El panorama se completa con Brasil, que tenía previsto vender 3,8 millones de autos y con suerte va a llegar a los dos millones. Todo lo que sobró en Brasil, más lo que no pudo exportar Argentina, hizo que bajaran los precios, empezaron a liquidar modelos que no se fabricarán más (Clio, Corsa…), aparecieron las bonificaciones… Y el usado se quedó estancado, porque hay casos en los que no se sabe muy bien cuál es el precio del auto”.

 

“Más amigos que clientes”

Regresando al tema de su concesionaria, Pomilio expresó que uno de sus mayores logros es que “el 65% nos vuelve a comprar”.

“Esto quiere decir que ya tenemos más amigos que clientes. Entra un auto y ya sabemos a quién le puede interesar, quién está buscando una unidad como esa; entonces lo llamamos y conversamos. Es una situación casi ideal y eso no tiene precio”, concluyó José Pomilio.

Peso específico

Print Friendly, PDF & Email