Lo que hay que hacer

Los diez perritos y su mamá, una imagen tierna, más allá de la tristeza

Una nueva historia escribió una conocida rescatista en las redes sociales. Y esta vez no solo llamó la atención porque la perra rescatada tuvo diez cachorros, sino por el mensaje de compromiso animalista que se impone en estos casos

Los diez perritos y su mamá, una imagen tierna, más allá de la tristeza

Silvina Gómez es conocida por su permanente tarea para rescatar animales, pero también por escribir historias en Facebook que acaparan la atención de sus amigos y el resto de animalistas que la siguen por las redes sociales.

Entre tantas historias de diferentes sensaciones y emociones, pero siempre de compromiso con lo que hace, la de la perrita que tuvo 10 cachorros no sólo llamó la atención por el número de los recién nacidos, sino también por el mensaje de lo que hay que hacer a la hora de demostrar el amor por los animales. Para más datos, mejor leer el texto que indica el compromiso de la mujer en lo que lleva adelante desde hace mucho tiempo:

“Creo y estoy casi convencida de que siempre se puede hacer algo por ellos y cuando «no se puede» es porque en realidad no nos interesa mucho hacerlo.

A nadie le sobra tiempo y dinero, todos tenemos nuestras vidas y miles de obligaciones y responsabilidades por cumplir, pero el tiempo lo hacemos cuando queremos algo, no hay excusas, sino acciones, no hay «lástima» que no se cure y esto solo se logra haciendo nosotros mismos, no esperando que alguien vea la foto y se apiade porque si vos no «podés», tal vez nadie pueda y ¿qué será de ese animal al que vos viste y no hiciste nada?

La perrita de la foto es la que estaba en la estación de servicio y tuvo 10 bebés; sí, 10.

Florencia Caballero los vio, entre todos los chicos del lugar los cuidaron hasta que los dimos en adopción. A la mañana, con Ro Sánchez la llevamos a castrar, le vamos a buscar un hogar, pero esta perrita hoy está más tranquila, ya no va a traer camadas de cachorros no deseados ni ocasionará peleas entre perros por querer montarla, creo que ninguna de las personas involucradas en este caso se fundió por un poco de nafta o por usar Internet. Nadie dejó de cumplir sus obligaciones, simplemente le dimos un lugarcito en nuestra vida a este ángel que no es de nadie y es de todos a la vez. Involucrarse no cuesta mucho. Hacer solo cuesta ganas porque cuando se quiere, siempre se puede. Si amas o te da lástima el animalito, hacele un lugarcito en tu vida, no te va a llevar a la bancarrota; no vas a quedarte sin marido ni te van a correr de tu casa. No busques excusa, busca acciones. Ellos no pueden esperar, ellos solo te tienen a vos desde el momento en que los viste”.

 

Print Friendly, PDF & Email