Martes de alegatos y sentencia

Lautaro Andrés Piva, el joven algodonense que murió la madrugada del 18 de diciembre de 2011 tras recibir una brutal golpiza a manos de la patota villamariense, incluido un ladrillazo en la cabeza. Al día siguiente cumplía 20 años

Tras un cuarto intermedio de dos semanas, a las 9 se reanudará el debate. En primera instancia alegará el fiscal de Cámara, luego el abogado de la Querella y finalmente los defensores de Nelson Destéfanis, su hermano Darío, Walter Pajón y Juan Carlos Heredia

De izquierda a derecha, la asesora letrada Silvina Muñoz y los coimputados Nelson Destéfanis, Walter Pajón, Juan Carlos Heredia y Darío Destéfanis. Los cuatro fueron detenidos el mismo día que empezó el juicio por un pedido expreso del fiscal Francisco Márquez

El juicio oral y público por el asesinato de Lautaro Andrés Piva (19), ocurrido hace poco más de seis años en la vecina localidad de Arroyo Algodón, llegará hoy a su fin.

Desde las 9 de la mañana, jueces y jurados escucharán los alegatos del fiscal Francisco Márquez y de los abogados de la Querella y las Defensas y pasado el mediodía pasarán a deliberar para dictar sentencia en esta causa que tiene como coimputados a cuatro jóvenes villamarienses, dos de los cuales eran menores al momento del hecho.

Lo cierto es que, en las primeras horas de la tarde, Nelson Armando Destéfanis (23), alias “Chizo” o “Chicito”; su hermano Darío Diego Destéfanis (22), Walter Ezequiel Pajón (26) y Juan Carlos Heredia (24), apodado “Carlitos”, sabrán cuál será su suerte para los próximos años.

 

Pedirá perpetua

Cuando comenzó este proceso, el pasado 4 de diciembre, el acusador público adelantó que, a su criterio, la muerte de Piva no fue un “homicidio en riña” sino que se trató de un “homicidio doblemente calificado, por alevosía y con el acuerdo premeditado de dos o más personas”, un grave delito que tiene como única sanción la prisión perpetua.

Es por eso que se descuenta que el fiscal Márquez pedirá la pena máxima, aunque no se sabe aún si lo hará para los cuatro jóvenes (lo más probable) o solo alguno de ellos.

En principio, el que aparece como más comprometido es el mayor de los hermanos Destéfanis, Nelson, ya que se le atribuye haber arrojado un ladrillo sobre la cabeza de Piva cuando ya el joven algodonense se encontraba inconsciente, tendido en el suelo frente al boliche bailable “Bugarú” donde la madrugada del 18 de diciembre de 2011 se produjeron los incidentes que derivaron en una violenta refriega callejera.

Lautaro Andrés Piva, el joven algodonense que murió la madrugada del 18 de diciembre de 2011 tras recibir una brutal golpiza a manos de la patota villamariense, incluido un ladrillazo en la cabeza. Al día siguiente cumplía 20 años

En segunda instancia alegará el abogado Sebastián Elía, quien representa a la mamá de Lautaro, Susana Correa, quien se constituyó en la causa como querellante particular (acusador privado).

Finalmente expresarán sus conclusiones los asesores letrados Silvina Muñoz, quien asiste legalmente a Nelson Destéfanis, y Francisco Argañaraz, defensor oficial de los otros tres acusados.

Cuando concluyan los alegatos de las partes, el presidente del tribunal, René Gandarillas, les concederá a los cuatro jóvenes la “última palabra” y seguidamente jueces y jurados pasarán a deliberar en sesión secreta.

Sin embargo, quienes tendrán la responsabilidad de decidir sobre la inocencia o culpabilidad de los imputados son los otros dos jueces técnicos, Félix Martínez y Eve Flores, junto a los ocho jurados populares titulares. El juez Gandarillas solo votará en caso de que se produzca un empate a cinco.

Print Friendly, PDF & Email