“Me retiro satisfecho, pero con un sabor amargo por lo que quedó pendiente”

Luis Rey hizo un balance de su gestión ante los medios presentes

En una Audiencia Pública realizada en el Concejo Deliberante, el auditor general brindó el informe de su último año de gestión en el que detalló no sólo lo actuado en 2015, sino también lo hecho durante los últimos cuatro años, agradeciendo a cada uno de sus colaboradores por haberlo acompañado

El auditor ofreció un informe más “humano” que técnico al despedirse de su cargo
El auditor ofreció un informe más “humano” que técnico al despedirse de su cargo

“Escuchar al vecino fue el principal objetivo de esta Auditoría”, aseguró Luis Rey en el recinto, apenas inició su último informe de gestión.

Tras destacar el “crecimiento” de actuaciones que hubo en el organismo durante los últimos cuatro años, Rey consideró que “la intervención ante la Auditoría es sencilla y no genera costos, esto y los resultados obtenidos marcan el grado de crecimiento”.

“Aún con limitaciones, nunca se dejó de atender un reclamo ni de escuchar a un vecino. Las decisiones que tomé fueron en solitario y por eso asumo todas las responsabilidades”, remarcó.

Hizo hincapié en la necesidad de trasladar el Centro de Mediación Comunitaria al ámbito de la Auditoría General -para lo cual presentó un proyecto- y enumeró los temas sobre los que recibió consultas (ver “Un repaso…”).

“Actué ante todo tipo de reclamo que se me presentó, no sólo por la queja, sino también de oficio. La Auditoría se ha transformado en el lugar adonde el vecino va a llevar su queja”, señaló.

“En estos cuatro años hice lo que pude, con total libertad y sin condicionamientos de ninguna especie, no sé si es todo lo que debí hacer. Me retiro satisfecho, pero con un sabor amargo por lo que quedó pendiente”, confesó.

Con la voz quebrada nombró y agradeció a cada uno de sus colaboradores. Ya embargado por la emoción, tuvo que hacer una pausa y enseguida se despidió diciendo: “Dios bendiga a cada uno de ellos, que estuvieron a mi lado”.

 

Destacable

Tras los aplausos que ganaron el recinto, Carlos Gagliano (UCR) dijo que rescataba “desde el punto de vista ético el mencionar las cosas que no logró”.

“Usted dice que se hace responsable de todos sus actos, pero reconocerlo públicamente es destacable. La Auditoría ha mejorado su prestigio y se ha insertado en la sociedad. Le deseamos suerte”, agregó.

“En nombre del bloque de Unión por Córdoba-Frente para la Victoria, agradezco el acompañamiento porque siempre tuvo una respuesta”, manifestó por su parte Rafael Sachetto.

“La Auditoría es una herramienta más para los vecinos, adonde pueden defender sus derechos”, añadió Sachetto, quien también le deseó suerte.

“Dejo la función, termina un ciclo, pero estaré disponible para la persona que venga”, respondió Rey.

“Ha insertado en la comunidad lo que es la Auditoría y comparto su visión de que haya un centro de mediación y la necesidad de descentralizar la Auditoría llevando la función a los barrios”, apuntó Georgina Etchegaray, del Partido Villamariense escindido Social Cristiano.

 

El reconocimiento de la gente

“Este no es un informe más de los que año a año he presentado, es un informe final de gestión, y lo que pude rescatar de estos cuatro años es el crecimiento de la Auditoría”, afirmó el defensor del Pueblo ante los medios presentes en el lugar.

“Sé que faltan muchas cosas para hacer, en esto nunca se termina y siempre hay que ir incluyendo nuevas cuestiones a tratar, pero rescato el crecimiento en la intervención de la gente solicitando que la Auditoría mediara en sus conflictos y esto es lo más importante que hemos logrado, porque no olvidemos que ésta es una institución que tiene 16 años, tenemos mucho por hacer y por aprender”, sostuvo el defensor.

“Creo que el mayor logro es que la gente nos reconozca como un lugar referente adonde puede hacer un reclamo y donde siempre es escuchada”, añadió.

Al detallar cuáles fueron los mayores reclamos de este año, señaló que fueron los relacionados a defensa del consumidor y dentro de ellos, la telefonía.

“Y creo que van a seguir estos reclamos de defensa del consumidor porque la gente ha reconocido a la Auditoría como un lugar para ir a reclamar por estos temas”, reiteró.

“No obstante, tuvimos un gran número de reclamos por los seguros que se cobran en las tarjetas de crédito, de parte de los jubilados que no son dados de baja de créditos o en cuotas en asociaciones civiles. Sobre el Ejecutivo en sí no ha habido reclamos, pero sí por dos temas puntuales que son por RAC por obras y por la denuncia formulada por un grupo de vecinos por la planta depuradora de líquidos cloacales, en ambos casos yo me expedí y dicté resolución aconsejando lo que estimaba conveniente”, precisó,

 

Balance positivo

“El balance es positivo en lo que he venido haciendo en la Auditoría, aunque hay muchas cosas que me hubiera gustado realizar, pero no tenemos medios. Uno no se puede involucrar en temáticas de violencia de género, trata de personas, discapacidad, menores y adolescentes si no hay personal capacitado para tratar eso”, puntualizó.

“Creo que la misión que queda por venir es darle mayor presupuesto y recursos humanos capacitados en distintas áreas para que pueda cumplir la Auditoría. Y espero que algún día se le cambie el nombre y se le ponga Defensoría y cumpla esa función para que, con personal capacitado, atienda estas prolemáticas”, remarcó.

“Hubo un crecimiento sostenido en estos cuatro años de gestión, en muchos casos no pudimos atenderlos, pero les sugerimos o aconsejamos los pasos a seguir y qué medidas debía tomar. El crecimiento fue parejo durante los cuatro años”, aseguró.

“Además de los reclamos que se presentó, también se actuó de oficio cuando en los diarios los vecinos se quejaban de los servicios municipales, de calles inundadas o sitios con malezas, después quedaba en el Ejecutivo cumplir o no con las recomendaciones que hicimos”, aclaró el ombusman.

 

Lo pendiente

“Lo que queda pendiente es primero darle a la Auditoría funciones de Defensoría del Pueblo y una vez hecho eso, incorporar a la Defensoría aspectos que no atiende, como violencia de género, adolescentes y menores, discapacidad, que requieren de gente capacitada”, consideró el auditor.

“La Auditoría no puede intervenir en cuestiones judicializadas, se especializa en los procesos no adversariales, por eso es una mediación. La Carta Orgánica Municipal dice que podemos intervenir con fines conciliatorios en conflictos entre vecinos, por lo tanto, es fundamental la mediación dentro del proceso de la Auditoría. Esta es una de las razones por las que propuse -y es una de las materias pendientes- trasladar, centralizar dentro del ámbito de la auditoría el Centro de Mediación Comunitaria, estoy convencido de que es el lugar donde debe funcionar, porque le es propio a la Auditoría”, insistió.

Al final, volvió a recomendarle a “la gente que utilice los servicios que brinda la Auditoría, son informales, económicos, que la gente vaya y use ese servicio que el Estado pone en sus manos para hacer valer sus derechos”.

Luis Rey hizo un balance de su gestión ante los medios presentes
Luis Rey hizo un balance de su gestión ante los medios presentes

Un repaso por cuatro años de gestión

En una audiencia pública convocada por el Concejo Deliberante, el auditor general de Villa María presentó el informe de gestión correspondiente al 2015, pero al ser el último a cargo del organismo, repasó las principales acciones de los cuatro años y planteó que “la obligación inexcusable de las Defensorías del Pueblo es su informe al Parlamento, que anualmente debe entregarle para dar cuenta de los problemas, quejas y recomendaciones sobre el desempeño de la administración”.

En el repaso de los cuatro años, precisó que se dispuso la apertura de 1.450 expedientes, se registraron 1.200 audiencias de conciliación (sistema que se consolidó como el principal mecanismo de resolución de conflictos), se dictaron 1.350 resoluciones y se evacuaron aproximadamente 4.000 consultas verbales por los más variados temas y que, por exceder a la competencia de la Auditoría o porque el caso no ameritaba hacerlo, no se dispuso la apertura de expedientes.

En cuanto a los datos estadísticos de 2015, el defensor confirmó que hasta octubre se iniciaron 328 expedientes, de los cuales el 69,5% estuvo asociado a la defensa de los consumidores, en tanto que hubo un 6,10% que fue por asuntos relativos a la protección de usuarios de servicios financieros que también podrían contabilizarse en el mismo rubro.

Del total de casos, más del 26% fueron reclamos por el servicio de telefonía móvil, cifra que representó el 38,6% en el rubro de consumidores.

Este año se dio la particularidad del crecimiento de casos relacionados a la venta de electrodomésticos, siendo un 16,67% en el rubro defensa a los consumidores.

El 68,9% de los casos se resolvieron favorablemente y un 5,18% fueron desestimados por improcedentes. Del total, 155 se resolvieron a través de audiencias de conciliación (un 47,26%), siendo las intervenciones por esta vía la segunda cifra mayor en toda la gestión.

En materia de “Reclamos varios por servicios”, la Auditoría General receptó casos relacionados a la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), las prestaciones de la Cooperativa 15 de Mayo, las tasas municipales, el servicio de transporte, la recolección de residuos y el desmalezamiento de baldíos, entre otros.

El auditor general también intervino en la solución del conflicto derivado por la tarifa de taxis y en la tramitación de subsidios de gas.

 

Print Friendly, PDF & Email