Menopausia: ejercicio y alimentación

El milagro de la nutrición

Escribe Silvina Scaglia Lic. en Nutrición

Quizá una de las preguntas que usted me haría es “¿cómo disminuyo las grasas de mi dieta?”. Bueno, casi todo el exceso de grasa proviene del consumo de lácteos y de carnes. De todas formas, no es preciso eliminarlos sino remplazarlos. Una posibilidad es recurrir a lácteos descremados y carnes desgrasadas y aumentar el consumo de frutas, vegetales, frutos secos y granos enteros.

Otra pregunta que usted me haría podría ser “¿es aconsejable el entrenamiento con pesas para una persona de 53 años que nunca realizó actividad física?”.

El buen estado físico puede mejorarse mediante ejercicios con peso porque fortalecen los músculos, mantienen la densidad de los huesos y ayudan a prevenir la osteoporosis. Sin embargo, siempre conviene, al inicio de un programa, practicar actividad sin cargas. Luego se pueden agregar, por ejemplo, muñequeras.

¿Necesita una frecuencia especial la práctica de ejercicio durante la menopausia? Ante todo es necesario elegir una actividad física que la divierta, que no requiera esfuerzos excesivos y que pueda incrementarla poco a poco.

En cuanto a la frecuencia, debe ser una ejercitación regular realizada por lo menos tres veces por semana.

Es preciso abordar esta etapa con energía, confianza y convicción. Es evidente que existen cambios en el cuerpo y en el aspecto. Sin embargo, todas las mujeres pueden mejorar su salud y apariencia hasta el grado que deseen.

Es importante hacer cosas por uno mismo y adoptar un estilo de vida saludable.

 

Hasta la próxima…

Print Friendly, PDF & Email