“Mucha gente dice que no sabe a quién va a votar pero no es así”

“Lo que está influyendo es la gran cantidad de elecciones que estamos teniendo, que genera un hastío en el elector y también en el encuestador”, dijo Poncio sobre los sondeos nacionales
Darío Poncio ubicó a Marcelo Frossasco en el segundo lugar, que terminó siendo de Tagni. Entrevistado por EL DIARIO, lo vinculó a indecisos que no lo están y al hastío de la ciudadanía a responder
 
“Lo que está influyendo es la gran cantidad de elecciones que estamos teniendo, que genera un hastío en el elector y también en el encuestador”, dijo Poncio sobre los sondeos nacionales
“Lo que está influyendo es la gran cantidad de elecciones que estamos teniendo, que genera un hastío en el elector y también en el encuestador”, dijo Poncio sobre los sondeos nacionales
El consultor Darío Poncio sostuvo que los “indecisos” modificaron las posiciones previstas en las elecciones en Villa Nueva aunque recalcó que en las tres mediciones que realizó previo a los comicios el candidato de Juntos por Villa Nueva, Ignacio Tagni, fue creciendo al punto de duplicar lo obtenido en el primer sondeo.
Poncio había ubicado a Marcelo Frossasco en el segundo lugar tanto en los sondeos previos como en boca de urna del domingo. En televisión, la semana pasada dijo que Tagni le estaba disputando el segundo peldaño al dirigente de Unión por Córdoba y evaluó que llegaría a los 20 puntos. Las urnas revelaron que el radical llegó a los 29 y que se quedó por 1,4% sobre el representante del schiarettismo con el segundo escalón.
Ayer, entrevistado por EL DIARIO, habló sobre los errores muestrales, el comportamiento de los electores y los guarismos de los candidatos según la zona.
-¿Qué está ocurriendo con las encuestas en el país, que vienen fallando, tales los casos de Buenos Aires y Córdoba, por ejemplo?
-Hay un libro, “El espiral del silencio”, que ha revolucionado un poco el marketing político y que creo que algunos asesores y consultores lo aplican, que sostiene que si la encuesta da muy bien a un candidato, mucha gente se sube al carro ganador y esto luego genera buenos resultados electorales. Es medio maquiavélico. No estoy muy de acuerdo con eso. Cuando las encuestas están lejos de la época de elecciones, en muchos casos quien la encarga tiene alguna ventaja, pero cuando se acerca la fecha de los comicios es más complicado. Durante años las encuestas fueron muy exactas en el país, entonces empezamos a tenerles mucha confianza. En estos últimos años no ha sido así, ya desde 2011 empezaron a fallar y la peor fue la de Poliarquía en Río Negro, hace dos meses, que daba ganador a Pichetto y perdió por 20 puntos. Y estamos hablando de una de las más serias. Para mí, lo que está influyendo es la gran cantidad de elecciones que estamos teniendo, que genera un hastío en el elector y también en el encuestador. Entonces, cuando hacen una consulta telefónica tienen que hacer un montón de llamados para lograr que alguien les conteste. Y en las personales, método con el cual trabajamos, notamos ese cansancio de los ciudadanos: no quieren contestar, o dicen estar indecisos y no lo están, o que votarán en blanco y después no lo hacen. Eso genera un  obstáculo para tener con claridad un panorama. En Villa Nueva teníamos con claridad el primer lugar, pero lo teníamos segundo a Frossasco. Hicimos tres encuestas y vimos el crecimiento de Tagni, que pensé que no llegaba a sacarle el segundo puesto a Frossasco.
-¿Usted dice que influyeron los indecisos?
-Sí. Mucha gente que dice que lo está, en realidad no lo está.  Y hay movimientos de último momento que son difíciles de medir. 
El hecho de que en Villa María, (Raúl) Costa y (Enrique) Sella hubieran decidido hacer votar por (Juan) Zazzetti y no por su candidato (“Juanchi”) González, no se puede prever en ninguna encuesta. Comprendían indecisos que no sabían a quien iban a votar. Es la única forma de explicar que Schiaretti sacó más de 20 puntos hace un mes y ahora su candidato 4 puntos. Eso es porque gran parte de los votantes se inclinaron por Zazzetti. Esto generó también que la diferencia se achicara a 9 puntos, cuando había encuestas (yo no hice en Villa María) que hablaban de una distancia de 15 ó 18 puntos. Creo que el accastellismo mantuvo su caudal… en realidad bajó 5 puntos respecto a 2011. Aquel año, la suma de Costa y (Miguel) Olaviaga llegó al 38% y ahora Zazzetti sacó 38% y  González 4%, por lo que de alguna manera la oposición se hizo más fuerte.
-¿Cuál es el margen de error muestral?
-Cinco puntos. Si fuera cero, no se haría directamente la elección y nos quedaríamos con lo que dice el sondeo.
Por otra parte hay un error no muestral, que es el humano, y que abarca el hecho de que te mientan o de que el encuestador haga mal las cosas.
-¿Qué ocurrió en Villa Nueva?
-Nosotros veíamos, y lo dijo (Natalio) Graglia 15 días antes de los comicios, que el radicalismo siempre había tenido un piso electoral. En 2007, (Germán) Bicego sacó el 31%, más allá de que había menos electores y en 2011 obtuvo 29,2%, lo mismo que Tagni ahora, por lo que se evidencia el votante histórico del radicalismo, aunque Tagni hizo una campaña corta, por lo que le fue muy bien.
-¿No influyó el PRO y el Frente Cívico?
-Seguramente ayudó. En 2011, el FC era (Manuel) Argüello, que había sacado el 16% y ahora estaba con Frossasco, otro dato político importante. Creo que la decepción fue Frossasco, en función del apoyo recibido por el gobernador y del vicegobernador electo, que habían llegado la semana previa.
-¿Cómo fue creciendo Tagni?
-Entre la primera y la tercera medición casi duplicó la intención de voto.
-¿Y Frossasco? ¿Ganaba al comienzo?
-Nunca ganó.
-¿Graglia cayó?
-En la última medición bajó algo. 
-Usted ha dicho en varias ocasiones que Accastello tiene una imagen positiva del 85% y Cavagnero cerca del 80%. ¿Por qué eso no se traduce en votos a sus candidatos y por qué ese porcentaje de villamarienses no votó a Accastello como gobernador?
-Eso es imposible. Vos podés ser radical, votar al candidato de tu partido pero tener una buena apreciación del intendente por su gestión. Y, por otro lado, los intendentes no fueron los candidatos. 
Print Friendly, PDF & Email