Omar Catalán, entre la solidaridad y el fútbol

Juntos por la acción social. El equipo compuesto por integrantes y profes de la Escuelita Los Leones junto a Omar Catalán

El campeón con Racing de la Supercopa 88 colaboró con la escuelita de fútbol y copa de leche del barrio Industrial este fin de semana

 

Juntos por la acción social. El equipo compuesto por integrantes y profes de la Escuelita Los Leones junto a Omar Catalán
Juntos por la acción social. El equipo compuesto por integrantes y profes de la Escuelita Los Leones junto a Omar Catalán

El exfutbolista de Racing de Avellaneda y campeón de la Supercopa 88, Omar Catalán, estuvo de paso por Villa María con el objetivo de dar una mano a la Escuelita de Fútbol “Los Leones” de barrio Industrial. Se puso los cortos, habló de fútbol, de valores, de códigos y de la hermandad que existe entre el deporte y la acción social. Vale aclarar que esta institución deportiva de barrio Industrial no sólo cumple la función recreativa sino que también es un centro de contención y una de las tantas copas de leche activas en la ciudad.

En ese sentido este fin de semana se llevó a cabo un partido a beneficio en las instalaciones del Club Deportivo Argentino de barrio Nicolás Avellaneda con la presencia de distintos actores sociales ligados al deporte y otras disciplinas que estuvieron dispuestas a colaborar con la causa.

La tarea conjunta entre el Deportivo Argentino, “Los Leones” y la Iglesia Cristiana Evangélica nucleó los fines solidarios de compartir la jornada a través de la práctica deportiva, recaudar fondos y reunir alimentos no perecederos.

Al final de la jornada EL DIARIO dialogó con la reconocida vieja gloria de la “Academia” y dejó algunas impresiones muy valiosas:

-¿Sabemos de su vocación solidaria pero por qué le dijo sí a Villa María?

-Esta no es una ciudad que desconozco, si no que ya la he visitado varias veces, siempre me quedan grandes sensaciones cuando vengo, y ésta no es la excepción. Estar aquí es como volver a recordad la niñez y la juventud, incluso en canchitas donde nosotros mismos sacábamos las piedras para comenzar el sueño que hoy se ve reflejado en el barrio. Disfrutamos y compartimos de una tarde hermosa en la que todos nos sumamos con una causa: ayudar y dar una mano.

-¿En que consistió este campeonato benéfico?

-Nos hemos juntado con el fin de cooperar. Desarrollamos partidos con gente grande dispuesta a colaborar, con edades que permitieron cierta igualdad para el desarrollo del juego. De todas maneras más allá de jugar a la pelota que lo hemos hecho y muy bien (se ríe), la idea fue juntar a las instituciones de Los Leones, el Club Argentino y la Iglesia Cristiana para poder ayudar y concientizar en la enseñanza de valores y aconsejar a los más jóvenes. Más allá de eso y de que cada persona trajo un alimento, hemos podido compartir el momento de reflexión con lo más grandes, pensando en los más chicos.

-¿Cómo se hace para desligarse de las exigencias del fútbol profesional?

-En realidad no te despegás nunca. Un amigo me dijo una vez “vos vas a ser futbolista toda la vida”, y yo le dije “ya estoy afuera, no soy más futbolista”, pero bueno hoy le tengo que dar la razón (risas), ya sea porque lo que me ha tocado en mi vida, por las cosas que he vivido, pero créeme que no te despegás nunca. Si hasta mirando un partido por televisión lo mirás desde la condición de futbolista. Se lleva en la sangre

-¿Qué le ha dejado el fútbol y cómo lo ve hoy?

-Yo siempre dije que el fútbol es mi vida y es mi pasión y me ha dejado cosas muy importantes como lo son los amigos. A veces se dice que en el trabajo no se encuentran los amigos, pero éste no es el caso, o quizás sí porque nunca tomé al fútbol como un trabajo más allá de poder vivir gracias él. En cuanto a la actualidad de este deporte lamentablemente hoy se rige muchísimo por el dinero que está en juego, hay códigos y valores que se han perdido y si bien la competencia existió siempre hoy es distinto, no sé si para mejor o peor, pero ya no es lo mismo. Igual el fútbol es fútbol, y cuando cruzás la línea para entrar a la cancha se acabaron la historias que no hacen al deporte, pasa lo que pasó hoy acá, corremos detrás de la pelota como dicen muchos, pero no por la fama y el dinero, sino por la pasión.

Omar Catalán
Omar Catalán

-El hincha de Racing guardará por siempre la Supercopa 88 en la que le marcaste el gol a Cruzeiro de Brasil en la final ¿Cómo llevas contigo ese recuerdo?

-Ese fue un momento único del fútbol, esas cosas que jamás olvidarás y quedarán por siempre en la memoria personal. Me causa mucha satisfacción cuando la gente amante de Racing todavía me lo recuerda y agradece. Yo creo mucho en Jesucristo y profeso mis días desde ese lugar, y seguramente ese día tuve que estar ahí con el propósito de que Racing sea campeón, como estar aquí a la orden del barrio Nicolás Avellaneda, la Escuelita de Fútbol y la Iglesia Evangélica. En mi vida tengo dos pasiones muy marcadas: el fútbol y la enseñanza del camino hacia Jesucristo para quien todavía no lo haya conocido.

-Su retiro del fútbol profesional se dio inmediatamente después de la Supercopa 88. ¿Cómo fue?

-En realidad fue un mal manejo de mi representante por aquel entonces y bueno me enojé un poco y decidí dejar el fútbol. Quizás no era el momento y podría haber tenido cinco o seis años más de carrera profesional, pero ya pasó y queda todo esto que es muy hermoso.

-Usted es una persona amante del fútbol, ¿cómo vio la elección en AFA?

-Como la vieron todos. Lamentablemente vemos que la corrupción en este país llega a todos los niveles y este deporte no es ajeno a eso. Creo que los intereses del fútbol van más allá del fútbol y eso queda completamente claro. Las relaciones y los intereses son por poder. Por eso nosotros desde nuestro lugar tratamos de transmitir el fútbol con otros valores y la idea es tener una esperanza, desde la acción social.

-¿Qué mensaje final dejaría sobre la vinculación entre el deporte y la acción social?

-El deporte es un gran medio para hacer muchas actividades, ya sea para armar grupos, para formar jóvenes, para transmitir la fe, para sacar de la calle, para ser una contención. El pasado fin de semana nos juntamos con exjugadores para hacer un partido a beneficio de la Asociación Down de la Escuela Avellaneda y me encontré con Perico Pérez, Giunta, entre otros, y estábamos todos juntos por el fútbol y para ayudar. “El fútbol es un gran medio para…” puntos suspensivos y ponele el fin que quieras, porque el fútbol es una pasión argentina y convoca.

 

Print Friendly, PDF & Email