Peñaloza encendido

Caler tuvo que lidiar con todo el oficio de “Chipi” Gandín (foto gentileza de La Opinión de Rafaela)

“Hay que tener más carácter para jugar al fútbol”, tiró el “Chacho”, que quiso hablar poco porque se mostró “con mucha bronca” tras el empate

Caler tuvo que lidiar con todo el oficio de “Chipi” Gandín (foto gentileza de La Opinión de Rafaela)
Caler tuvo que lidiar con todo el oficio de “Chipi” Gandín (foto gentileza de La Opinión de Rafaela)

Las formas. Eso es lo que más molesta en Alumni. Las maneras en las que dilapida puntos, sobre todo por errores propios, bien marcados.

Después de lo sucedido ante San Jorge, cuando el equipo villamariense le “permitió” al rival, con obsequios claros, dar vuelta el marcador, las falencias de anoche profundizaron esos problemas. Porque Alumni le ganaba muy bien a Ben Hur y, sin embargo, el castillo que había construido con fútbol se desmoronó en un abrir y cerrar de ojos.

Iba a ser la primera victoria del equipo desde que Jorge Peñaloza volvió a la dirección técnica, encima con un alto nivel futbolístico y en condición de visitante. Pero el punto final cayó mal y el “Chacho” perdió la calma de siempre en las declaraciones, demostrando que estaba caliente por lo sucedido.

“De ir ganando un partido 2 a 0, nos empatan y no lo pudimos dar vuelta… Creo que hay distracciones de jugadores… No te pueden convertir dos goles, en esta categoría se pagan caro”, afirmó el entrenador, al principio.

“Hacemos un esfuerzo enorme, desdoblado todo el tiempo, para que te conviertan dos goles en dos minutos…Te deja una bronca bárbara”, añadió.

En ese sentido, reconoció estar “bastante enojado” y dijo no querer “hablar mucho”, aunque tras las preguntas de la prensa, siguió con el mensaje de fastidio que le provocó el equipo. Y dijo: “Tenemos que hablar mucho y tener más concentración en lo que estamos haciendo y ser más fuertes de espíritu”.

“Este es un problema que el jugador tiene que borrar porque entrena, deja un montón de cosas, pero hay que tener mucho más carácter para jugar al fútbol porque hay que ganar, no empatar estos partidos”, expresó más tarde. Y añadió: “Nos preocupa que tenemos que ganar, es lo que más buscamos, es lo que más interesa y por lo que más hacemos el esfuerzo”.

Dentro del enojo, no todas fueron pálidas del “Chacho”, ya que también rescató el “buen funcionamiento en los primeros 35 minutos, cuando el equipo llegó muchas veces y tenía que haberlo liquidado, 3 a 0 por lo menos; después se rompió ese funcionamiento”.

En ese contexto, Peñaloza remarcó que “hay una laguna que hay que tapar porque después sufrimos; terminamos corriendo mal, buscando desesperadamente. Y no tenemos que llegar a esa circunstancia”.

Las falencias serán apuntadas por Peñaloza cuando el plantel vuelva a trabajar, esta vez, de cara al compromiso con Rivadavia de Venado Tuerto, en Plaza Ocampo. Un compromiso clave para el “Chacho”. Y para todo Alumni.

 

“Penal muy dudoso”

Más allá de las falencias propias, en Alumni hubo bronca por el penal que marcó el árbitro Diego Massiello y que Darío “Chipi” Gandín transformó en gol.

Es por ello que los jugadores fueron elevando la queja, sin dejar de lado la autocrítica.

Uno de los que habló del tema fue Juan Valle, quien volvió a la titularidad y fue uno de los puntos más altos del equipo.

“Tuvimos unos 30 minutos muy buenos donde estábamos muy cerca del 3 ó 4 a 0, pero en caliente hay que decir que fuimos muy bol…”, manifestó Valle, sin pelos en la lengua.

No obstante, opinó: “El penal fue muy dudoso, aunque nos empataron por dos errores nuestros y se dio un resultado que no queríamos porque estábamos jugando bien”.

“Parece que tenemos todo al alcance de la mano y en dos minutos nos dejan con un sabor amargo. Pasó así el partido pasado y también ahora, en un partido que era para ganarlo por más goles”, puntualizó.

Por último, Valle dijo no saber “si el punto termina de definirse como bueno en el futuro; para eso hay que ganar de local”.

 

Print Friendly, PDF & Email