Pequeño villamariense con Síndrome Urémico Hemolítico

La salud del niño evoluciona lentamente en un centro de salud de la capital provincial (foto extraída del muro de la mamá de Laureano, Belén Gigena)

Se llama Laureano y su madre, Belén Gigena, relató la historia vía Facebook y agradeció el apoyo que le brindó la sociedad para solventar los costos de la internación del niño

La salud del niño evoluciona lentamente en un centro de salud de la capital provincial (foto extraída del muro de la mamá de Laureano, Belén Gigena)
La salud del niño evoluciona lentamente en un centro de salud de la capital provincial (foto extraída del muro de la mamá de Laureano, Belén Gigena)

En los últimos días un pequeño villamariense llamado Laureano, de apenas 2 años, tuvo que ser internado en terapia intensiva en la ciudad de Córdoba debido a que se vio afectado por el Síndrome Urémico Hemolítico.

Así lo dio a conocer su madre, Belén Gigena, en su muro de Facebook, donde relató que “el día domingo llevé a mi hijo al Hospital Pasteur por una diarrea con sangre, vómitos y fiebre. Esa noche lo internaron y el martes a la noche lo trasladaron a Córdoba, donde fue internado en terapia intensiva”.

“Sus riñones están dejando de funcionar y ya estamos pensando en la diálisis, con secuelas para toda su vida. Es realmente muy doloroso todo esto, tanto para él que es tan chiquito como para nosotros que sabemos las consecuencias. Agradeceré las oraciones de todos”, redactó el día miércoles.

Al día siguiente, el jueves, escribió: “Laureano internado en terapia intensiva, muy bien controlado. En este momento estamos fuera del quirófano esperando que salga de allí, donde le están poniendo el catéter para empezar hoy mismo con la diálisis”.

“Lamentablemente el riñón no funciona y hay que ayudarlo a mantener estable su cuerpo. Nos dieron un pronóstico, dentro de lo que se puede decir, bueno. Sólo Dios sabe cuándo y cómo va a pasar todo esto”, señaló.

Finalmente, el viernes por la noche Belén sostuvo: “Recién llego del Hospital con unos gramos de tranquilidad. Hoy pude estar varias horas con él, ya que está más tiempo despierto. Toma agua y me dieron para que le dé de cenar”.

“Sus riñones están estancados y hasta que el síndrome termine de irse seguirá así. Por suerte la diálisis va bien y mantienen su cuerpo estable. Me dejaron llevar una tablet para ponerle dibujitos y videos. Hoy volví contenta. Un poquito más tranquila y con muchas esperanzas y agradecimiento para todos los que día a día piden por Laureano, por su pronta recuperación. Gracias”, agregó.

 

Print Friendly, PDF & Email