“Pseudoimputaciones” en el caso Joel

Médicos del Neuropsiquiátrico de Córdoba capital están en la mira de la fiscal (foto de La Voz)

A un año y medio de la muerte, que para la Justicia sigue siendo “de etiología dudosa”, harán una pericia médica para obtener más precisiones sobre su deceso

Médicos del Neuropsiquiátrico de Córdoba capital están en la mira de la fiscal (foto de La Voz)
Médicos del Neuropsiquiátrico de Córdoba capital están en la mira de la fiscal (foto de La Voz)

La fiscal de Distrito 4 Turno 2 de la capital cordobesa, Liliana Sánchez, notificó a varios médicos del Hospital Neuropsiquiátrico de Córdoba sobre la realización de pericias médicas en el caso Joel Solá, el adolescente villamariense de 16 años que murió en noviembre de 2014.

Así lo confirmó EL DIARIO con fuentes judiciales.

Los facultativos no fueron imputados técnicamente por la Justicia, pero formalmente son investigados. Para tales notificaciones entró en juego el artículo 80 del Código Procesal Penal de la provincia, que indica que “toda persona podrá hacer valer los derechos que la ley acuerda al imputado desde el primer momento de la persecución penal dirigida en su contra”.

Es como una “pseudoimputación”, según calificó a este diario un alto funcionario judicial.

“Han sido notificados todos los médicos que intervinieron de alguna manera para que propongan peritos de control. Un cuerpo de peritos especializados hará una pericia médica para determinar la causa de la muerte, si fue correcta la medicación que se le dio al chico y otras cuestiones que no puedo revelar”, confirmó la fuente, que añadió que “por lo pronto, no surge una mala actuación de la Policía de Villa María”. Lo que sí salta es “una probable impericia de los médicos”.

“Se les notificó de la pericia a los efectos de proponer peritos, ya que del acto procesal pueden surgir imputaciones, por lo que se les da la posibilidad de poner un perito de control para preservar la garantía del acto de defensa”, precisó.

Cuando se le preguntó en qué difiere esta pericia de lo que ya había definido el Comité de Mala Praxis que ordenó el anterior fiscal del caso, Rubén Caro, la fuente explicó que dicho cuerpo “hizo un informe que nos ayudó y que orientó la investigación, pero lo que se hará ahora es más exhaustivo”.

“No queremos descartar nada y pueden surgir otras cosas. Hoy por hoy, es imposible con lo que obra en el expediente que se cierre la causa”, confirmó.

El caso sigue caratulado como “muerte de etiología dudosa” y aunque claramente la investigación va a paso lento, deja traslucir que los fiscales (Caro primero y ahora Sánchez) ven la comisión de un delito.

Print Friendly, PDF & Email