Se registró un 50% más de denuncias que en el mes de abril

En los cinco primeros meses del año hubo 804 denuncias por violencia familiar en el Juzgado específico de Villa María. En mayo se notó un incremento de casos en relación con el mes anterior

p7 Violencia Fliar cuadroEn cada día del mes que expiró hubo al menos seis familias de la región que vivieron un infierno. Y al día siguiente, otras seis. Y así cada jornada. Mujeres, niños o abuelos, víctimas de la agresión de alguien que hasta ayer, nomás, dijo amarlos.

Eso es lo que refleja el registro del Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familiar y Penal Juvenil de Villa María donde se registraron 171 denuncias en el quinto mes del año.

El número fue sensiblemente superior (en un 50%) a las denuncias de abril, que alcanzaron 126.

Si sumamos todos los hechos analizados en 2016 por la Justicia, llegan a 804 los casos de violencia familiar que fueron denunciados.

Cada expediente registra el drama familiar de personas de la ciudad y de la región que se animan a exponer su situación. Se estima que hay otros tanto que sufren en silencio sin encontrar la vía de salida.

Frente a cada caso, desde la Justicia deben tomar medidas urgentes para evitar que crezca la violencia en un espiral sin fin, para luego, iniciar el trámite judicial. Esto incluye, por ejemplo, audiencias donde se cita a las partes para que relaten su historia.

Según confiaron fuentes judiciales, se están acortando significativamente los plazos que van desde la denuncia hasta la audiencia, lo que representa que diariamente decenas de testimonios del horror vivido dentro de las paredes de una casa sean relatados en la planta baja de Tribunales.

En el registro que lleva el Juzgado se da cuenta que de los 171 hechos denunciados en mayo, la Justicia debió excluir del hogar a 24 agresores. Además, ordenó en ese mismo período 59 medidas de restricción.

Para los casos más graves, se dispuso la entrega de botones antipánico. Estos fueron otorgados a cinco víctimas. Hubo además ese mismo número de detenidos.

Otro dato que registra el informe estadístico del Juzgado, es que en 49 casos, es decir, casi el 30%, el alcohol y las drogas estuvieron presentes.

En nueve situaciones de las denunciadas hubo uso de armas de fuego.

En lo que hace a los tipos de agresiones se ve de todo: lesiones leves, graves, amenazas que inspiran terror y heridas de arma. Además, en cinco casos hubo abuso sexual.

 

Víctimas “colaterales”

El eufemismo “daños colaterales” utilizado por los hacedores de las guerras para justificar “errores” en los que bombardean hospitales o escuelas es utilizado también -ya no como eufemismo, sino como un dato concreto- para hablar de los testigos mudos de la violencia familiar.

En el registro de mayo se detalla que de todos los hechos hubo 67 chicos menores de edad, que sufrieron de manera directa o indirecta la violencia protagonizada por mayores del entorno. Son “las víctimas colaterales”.

Print Friendly, PDF & Email