Seis años de prisión por abusar de tres menores en Villa Nueva

Acorralado por las pruebas, Bianciotti optó por confesar todos los hechos

JUICIO ABREVIADO – Les mostraba pornografía y llegó a manosear a una nena

Eduardo Bianciotti confesó los hechos y fue declarado culpable de “abuso sexual simple”, “corrupción de menores” y “suministro de material pornográfico”. Curiosamente, en noviembre de 2015 integró un jurado popular que le impsuo perpetua a un homicida de La Playosa

Un camionero villanovense fue condenado ayer a seis años de prisión de cumplimiento efectivo, luego que admitiera haber abusado de tres niñas, a las que les exhibía pornografía en su casa, e incluso llegó a manosear las partes pudendas de una de las víctimas.

Al cabo de un juicio de trámite abreviado, Eduardo Hugo Bianciotti (65), alias “Quebracho”, fue declarado autor responsable de “abuso sexual simple”, “corrupción de menores” y “suministro de material pornográfico”, hechos cometidos durante febrero y marzo de 2017 en perjuicio de dos nenas de 10 años y una de 11.

Bianciotti, nacido el 9 de noviembre de 1952 y con último domicilio en Marcos Juárez 222 de la vecina ciudad, está detenido desde hace poco más de un año y estaría en la cárcel hasta septiembre de 2022, fecha en la que podría obtener la “libertad asistida” seis meses antes del cumplimiento total de la pena impuesta.

Sin embargo, como el sexagenario transportista padece serios problemas de salud, a tal punto que para movilizarse debe valerse de una silla de ruedas, su defensora adelantó que solicitará la prisión domiciliaria, aunque no es un hecho que se le vaya a conceder.

Como los hechos delictivos eran de instancia privada, el debate oral se realizó a puertas cerradas en la sala de audiencias que la Cámara del Crimen posee en los Tribunales locales.

Intervinieron en el proceso el juez Félix Martínez, el fiscal Francisco Márquez, la abogada Analía Nicoli y el secretario Guillermo Picco.

Previo a las deliberaciones, el titular del Ministerio Público y la Defensa habían acordado pedir la sanción finalmente aplicada por el presidente del tribunal unipersonal para el caso de que Bianciotti confesara lisa y llanamente los hechos que se le atribuían.

Así, tras la lectura de la pieza acusatoria, el camionero se declaró culpable y posibilitó que el juicio se abreviara, omitiéndose la recepción de pruebas testimoniales.

La confesión de Bianciotti, sumada a la prueba colectada en el expediente, fue concluyente para que se arribara a un veredicto condenatorio en pocos minutos.

En fechas no precisadas, pero registradas durante los meses de febrero y marzo del año pasado, el disoluto individuo les exhibió material pornográfico (videos y fotos) a las tres menores, e incluso a una de ellas la sometió a tocamientos y manoseos impúdicos.

Las víctimas eran vecinas de Bianciotti, ya que al momento de los hechos vivían junto a sus familias en inmediaciones del domicilio del camionero, a quien conocían desde hacía bastante tiempo.

 

Eduardo Bianciotti junto a los restantes miembros del jurado popular que declaró culpable a Jacinto Taibo, el lunes 30 de noviembre de 2015 en la Cámara del Crimen. El tambero recibió la pena máxima por el asesinato de su pareja

Fue jurado popular

Curiosamente, en noviembre de 2015, el camionero de Villa Nueva integró un jurado popular que terminó con una pena de prisión perpetua para un tambero y trabajador rural santafesino que fue juzgado en los Tribunales villamarienses.

En efecto, Bianciotti fue uno de los ciudadanos que participó en el juicio que se le siguió a Jacinto Fabián Taibo (36) por el asesinato de María Ercilia Benítez (24), una joven correntina de Goya con la que tuvo una niña.

El proceso oral y público comenzó el 19 de noviembre de aquel año y concluyó el lunes 30 cuando jueces y jurados, en fallo unánime, declararon a Taibo autor responsable de “homicidio doblemente calificado” por el trágico hecho ocurrido dos años antes (el 16 de noviembre de 2013) en la localidad de La Playosa.

 

Gabriel Simaski en una foto que publicó en la red social Facebook

Condena en suspenso para un médico por violencia familiar

En tanto, en otro proceso oral sustanciado en la Cámara del Crimen de Villa María, el juez Félix Martínez le impuso una condena de tres años de prisión de ejecución a un médico cordobés por hechos de violencia de género.

La pena recayó en Gabriel Antonio Simaski (49), quien terminó confesando que amenazó y golpeó a su expareja, en una serie de violentos episodios ocurridos a mediados de 2015 en la ciudad de Oliva, donde por entonces estaba radicado.

Simaski, quien desempeña su actividad profesional en el Complejo Carcelario Nº 2 “Adjutor Andrés Abregú”, ubicado en Cruz del Eje, compareció en libertad y mantuvo ese estado ya que la sanción impuesta fue en suspenso.

Actualmente domiciliado en Capilla del Monte, el facultativo fue declarado autor responsable de “amenazas calificadas” y “lesiones graves” en perjuicio de Estela Suárez, quien se constituyó en la causa como querellante particular (acusador privado), con el patrocinio del abogado olivense Gastón Rodrigo Arrom.

Print Friendly, PDF & Email